Por Vladimir Encarnación Jáquez.

Al ritmo de la música, bailes y con evidentes manifestaciones de alegría, se celebró este fin de semana en Santo Domingo, República Dominicana, la 5ta marcha por el Orgullo Gay. La celebración inició con una caravana y culminó con un concierto multitudinario con la participación de más de 20 artistas populares, entre los que destaca “la Delfi”, el primer artista urbano abiertamente homosexual del país.

A pesar del éxito y la gran cantidad de público presente, el evento no estuvo exento de controversias y alguno que otro intento de obstrucción por parte de agentes de la Policía Nacional.

La celebración es organizada cada año por la comunidad LGBTI de República Dominicana, compuesta por organizaciones de lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersexuales, y su principal objetivo es reclamar sus derechos como ciudadanas y ciudadanos que merecen vivir en igualdad de condiciones, algo que históricamente no ha sido posible debido al rechazo y la discriminación de que son objeto.

Celebración del Orgullo Gay en Santo DomingoCabe destacar que durante el evento parte de los y las organizadoras hicieron uso de la palabra frente a los medios de comunicación que se dieron cita para cubrir todos los pormenores de la actividad. Uno de los enunciados más enérgicos lo constituyó una declaración donde –según una reseña realizada por la cadena informativa SIN de República Dominicana- afirmaron que líderes de diferentes iglesias y la sociedad están alimentando un clima de violencia, lo que ha provocado asesinatos y suicidios de más de 17 mujeres trans en los últimos años. Esto se evidencia en las constantes denuncias realizadas por párrocos católicos que descalifican a la comunidad LGBTI tildándola de “desviada” y “libertina”.

Por otro lado no han faltado las voces que apelan a posiciones menos radicales, más conciliadoras y que permitan fomentar una cultura de tolerancia y aceptación. Los medios de comunicación se han hecho eco de los reclamos de la comunidad homosexual cuya visibilidad ha sido mayor en nuestro país durante los últimos años. Entre los trabajos realizados en este sentido resaltan varios artículos publicados por el comunicador y abogado Negro Veras.

Uno de los momentos más comentados durante la celebración del Orgullo Gay, lo constituyó el ahora denominado “episodio de la bandera”. Uno de los manifestantes utilizó una versión modificada de la bandera dominicana, la cual, en lugar de tener los tradicionales colores rojo, azul y blanco, portaba los colores del arcoíris representativo de la diversidad. Esto provocó la reacción de algunos agentes de la Policía Nacional, quienes le prohibieron “tajantemente” (por no utilizar un término más fuerte) utilizarla por tratarse, según expresaron, de una afrenta y desconsideración a los símbolos patrios. Esto provocó la respuesta de los colectivos allí congregados quienes reclamaron su derecho a utilizar las insignias, colores e imágenes propias de la identidad dominicana. El episodio de la bandera terminó con la entonación, por parte de todos los presentes, de las “gloriosas” notas del Himno Nacional.

La celebración, ya periódica, del Orgullo Gay en la República Dominicana es un evidente avance. Es necesario continuar apostando al respeto a la diversidad para continuar construyendo sociedades más equitativas donde cada ser humano, sin importar su preferencia, condición, posición, identidad, estilo de vida, credo, raza, etnia, o cualquier otra condición, disfrute, sin distinción, de la garantía de sus derechos.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.