El Dr. Massimo Ghidinelli de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) afirmó que el progreso de la región en cuanto a tratamiento ha tenido un gran crecimiento en países de bajos y medianos ingresos, pero se debe sostener a largo plazo a pesar de la falta de subvención, refiriéndose específicamente al Fondo Mundial. También hizo mención a la crisis financiera en el mundo y a las denuncias por desabastecimiento de medicamentos en los países de América Latina, al presentar el informe “El tratamiento antirretroviral bajo la lupa: un análisis de salud pública en Latinoamérica y el Caribe”.

El tratamiento 2.0 tiene por objeto impulsar la próxima fase de expansión del tratamiento de la infección por el VIH mediante la promoción de la innovación y la mejora de la eficiencia. Ayudará a los países a alcanzar y mantener el acceco universal al tratamiento y maximizar los beneficios preventivos del tratamiento antirretroviral por medio del trabajo centrado en cinco áreas prioritarias:

- Optimizar los regímenes de medicamentos.
- Facilitar las pruebas de diagnóstico en el punto de atención y otras herramientas de monitoreo simplificado.
- Reducir Costos.
- Adaptar los sitemas de prestación de servicios.
- Movilizar a las comunidades.

Por otro lado, el Dr. Pedro Cahn, de la Fundación Huésped de Argentina, argumentó que desde 1997 cuando se incorporó el tratamiento HART en Argentina la tasa de incidencia de SIDA cayó por millón, y afirmó que según estudios, se reducen las muertes con una mayor exposición al tratamiento antirretroviral. Un ejemplo claro es Suecia, donde en 1984 la mayor causa de muerte era el SIDA y en 20 años se redujo en más del 80%, pasando en 2007 a ser por otras causas, como ataques al corazón.

El Dr. Cahn dijo que la prevención se debe enfocar en estrategias para modificar los hábitos sexuales, el uso de condones, la circunsición, los microbicidas y las vacunas. También se refirió a un comentario hecho por un científico en otra plenaria, quien afirmó que “faltan 10 años para la vacuna”, a lo que Cahn dijo: “Respetando la actividad científica que realizan, pero siempre faltan 10 años para la vacuna”. Y cerró su participación con la frase: “¿Le damos tratamiento a las personas negativas que son millones o le damos a las positivas? Tratemos a la gente que verdaderamente lo necesita”.

Pablo Anamaría de la Asociación Vía Libre de Perú, incentivó a que no se  dejen de lado los derechos humanos al momento de tomar cualquier decisión, y que los procesos deben ser articulados entre la sociedad civil, el Gobierno y los organismos internacionales.

El Dr. David Wheeler de HIV Medicine Association (HIVMA) de Estados Unidos, tomó como referencia la experiencia de Jamaica afirmando que existe articulación entre las respuestas a distintas enfermedades e infecciones pero corriendo el riesgo de debilitar el sistema de salud. Por ejemplo, ahora existe una clínica de VIH en el país que también puede ser utilizada para tratar otras afecciones.

Wheeler finalizó diciendo que se deben usar los fondos para el VIH para fortalecer los sistemas de salud, se deben continuar creando puentes entre los programas, integrando componentes y creando redes de cuidado para afianzar el tratamiento a nivel primario.

La reunión fue muy informativa y enriquecedora, aunque por la hora de la sesión no faltó quien se durmiera en el auditorio. Como apunte personal, esperaba el pronunciamiento de la Sra. María Kirova del Fondo Mundial, quería saber cuál era su apuesta para la mejora del tratamiento en América Latina, y me sorprendió. Inició su presentación dando a conocer el Fondo Mundial, diciendo que si alguien no lo conocía, se trata del fondo que otorga las subvenciones para la respuesta al VIH y SIDA en países de bajos recursos. Yo me preguntaba si de verdad habría alguien entre las pocas personas presentes en el auditorio que no lo supiera.

Su presentación abundó en halagos para el Fondo Mundial y cómo desde su creación se han logrado reducir los niveles de incidencia de VIH y SIDA en distintos países de la región. Habló sobre la designación de los recursos en un 40% para prevención y 27% para tratamiento, entre otros, además de incentivar la creación de alianzas para la optimización de los recursos y los tratamientos para los próximos 4 años. Y yo, que quería escuchar cuál era la propuesta del Fondo Mundial… me quedé esperando.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.