La Declaración Ministerial “Prevenir con Educación” se aprobó en el marco de la Primera Reunión de Ministros de Salud y Educación para Detener el VIH en Latinoamérica y el Caribe, realizada en la Ciudad de México el 1º de agosto de 2008. Fue firmada por 30 ministerios de salud y 26 ministerios de educación que se comprometieron a posicionar la prevención como eje fundamental para responder de manera efectiva al VIH y al SIDA.

La declaración plantea dos metas claras para el 2015: una para el Ministerio de Salud y otra para el Ministerio de Cultura. Estas son reducir en un 50% la brecha de la cobertura de servicios de salud aptos para que los jóvenes puedan consultar sobre su salud sexual y reducir en un 75% el número de escuelas bajo la jurisdicción de los Ministerios de Cultura que no imparten educación integral en sexualidad. Se pretende que estas metas coincidan con las metas del milenio.

La evaluación propone medir los avances e identificar retos de los Ministerios de Salud y Ministerios de Cultura a nivel nacional. Es realizada por socios de la Coalición Mesoamericana de cada país, incluyendo miembros de IPPF y de algunas ONG. Es una herramienta muy importante de incidencia política a nivel regional y potencialmente internacional.

La información es obtenida a través de cuestionarios desarrollados por la coalición y en base a estos se elabora el análisis de diagnóstico a nivel nacional y regional. Se divide la evaluación de Mesoamérica y de Sudamérica. El Dr. José Ángel Aguilar de DEMYSEX (México) centró la exposición en los datos obtenidos sobre Sudamérica, pero destacó un elemento común de ambas evaluaciones: que se logró una mejor evaluación de los Ministerios de Salud que de los de Cultura.

En Sudamérica el promedio de avance regional es del 41%, mayor que en Mesoamérica, y esto se atribuye a la existencia de redes que favorecen la implementación y presión sobre la declaración. Colombia y Argentina cuentan con el 79% y el 73% de avance respectivamente. Perú, Ecuador y Uruguay se encuentran entre el 30 y el 40% de la implementación general y las tasas más bajas corresponden a Paraguay, Bolivia y Venezuela con porcentajes menores al 30%. Brasil no participa de la declaración; el Dr. Aguilar atribuye esta exclusión a cuestiones netamente idiomáticas.

En términos de ministerios, el Ministerio de Salud tiene un porcentaje de implementación del 50%, mientras que el Ministerio de Cultura está en un 40%. En Venezuela, Chile, Bolivia y Paraguay, los ministerios cumplen tan solo con una quinta parte de los compromisos asumidos. El caso de Argentina y Uruguay difiere del resto, con los Ministerios de Cultura por encima de los de Salud, producto de los importantes programas de educación sexual impartidos.

Como aporte de todos y todas para que esta declaración avance en nuestros países se requiere:

- Difundir la Declaración Ministerial (DM) aprobada en 2008.

- Firmar convenios de colaboración entre Ministerios de Salud y Ministerios de Educación.

- Asignar recursos específicos a la DM.

- Diseñar campañas dirigidas a los jóvenes.

- Capacitar al personal médico y de salud en educación sexual integral.

- Legislar a favor y garantizar presupuestos.

- Realizar monitoreo y seguimientos de los acuerdos de la DM.

- Rendición de cuentas de los compromisos.

“Los gobiernos no están monitoreando la implementación, lo más cercano es un equipo de técnicos externos que lo hace”, destacó Leonardo Arenas de COASCE, Chile. Del compromiso de todos y todas como sociedad civil será el resultado de la correcta implementación de estos programas integrales.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.