Hace unas semanas me llegó a través de Facebook la invitación a un evento que prometía la distribución de vacunas contra el VIH el pasado 18 de julio en la Plaza Garibaldi, uno de los lugares más turísticos de la Ciudad de México y conocido por sus fiestas y mariachis. La publicación de este evento me causó mucha extrañeza, porque las noticias sobre las vacunas del VIH indican que apenas están en fase de experimentación, y que alguna ya está siendo aplicada en seres humanos, pero todavía en el marco de ensayos clínicos. No se ha aprobado una vacuna como tal para ser aplicada a la población en general.

Contacté al organizador de este evento a fin de hacerle todo tipo de preguntas, con el objetivo de saber la razón de anunciar la distribución de vacunas, y aclarar por qué se difundía así en redes sociales. La respuesta fue una explicación de la lógica en la que se basó para anunciar su propuesta: “Sólo quise usar un poco de lo que aprendí en Ciencias de la Comunicación, referente a la influencia sensacionalista y que está tan en boga con las cigarreras”. Además me brindó una definición de vacuna: “se entiende como cualquier forma artificial (creada por el hombre) que ayude a prevenir y/o evite el contagio de alguna enfermedad. Actualmente, el uso correcto y consistente del condón y lubricantes a base de agua (fabricados por el hombre) es la única forma conocida de evitar la infección por VIH.”

El organizador es promotor de una de las organizaciones más importantes en México, cuya oficina es parte de una organización internacional dedicada a mejorar la salud de las personas en países desarrollados, enfocando su trabajo en planificación familiar, VIH y SIDA, barreras a los insumos de salud, y otros temas relacionados.

Al preguntar a la encargada de la oficina de México de esta organización, su respuesta fue de deslinde con respecto a la iniciativa y me canalizó a FUNSALUD, que es la organización receptora principal del Fondo Mundial en México, pues cabe aclarar que el objeto de esta actividad era la aplicación de la Ronda 9 del Fondo Mundial en México: distribución de insumos de prevención –condones y lubricantes- así como información sobre prevención del VIH. Finalmente, me llegó un mensaje de cancelación de esta actividad y ya no recibí más comunicación de parte del promotor ni de la encargada de dicha institución.

Cuando platiqué con el organizador por Facebook y le comenté mi preocupación respecto a este evento, mi enfoque fue de propuesta, de pensar en las personas que recibieron el mensaje de una “vacuna” ante el VIH. Principalmente mi preocupación se basa en las expectativas que tendrán aquellas personas que vayan a buscar una vacuna real contra el VIH, esperando quedar protegidos y dejar de usar condón. Las campañas de las organizaciones civiles y gubernamentales que basan sus estrategias en la información fundamentada en hechos científicos promueven el uso del condón. Si la gente acude esperando recibir una vacuna para no necesitar usar condón y al llegar se les dice que la única vacuna conocida es el condón, se sentirán decepcionados.

Pero toda esta historia no es para denostar o criticar a una organización solo por el hecho de haber planeado una actividad polémica para llevar a cabo sus objetivos de llegar a la mayor cantidad de personas con las estrategias de prevención; es, por el contrario, un modo de llegar a una autorreflexión, tanto por el trabajo que hemos realizado en la organización que represento como por el que realizan otras organizaciones de la sociedad civil que responden al VIH/SIDA.

Las organizaciones civiles necesitamos profesionalizarnos y estar actualizados. En ocasiones creemos que ya lo sabemos todo y que tenemos todas las respuestas. El mundo y en particular la situación del VIH/SIDA es muy cambiante, y siempre hay algo nuevo por aprender. Afortunadamente existen muchas organizaciones y medios de difusión que nos están proveyendo de información actualizada. Es necesario capacitarnos y capacitar a nuestros colaboradores para evitar que las actividades sean contrarias a nuestros lineamientos.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.