Centro de Convenciones

Sirva este artículo para cerrar la cobertura en directo del evento del equipo de Corresponsales Clave, aunque en los próximos días seguiremos publicando algunos artículos más que no llegamos a producir en el lugar. La conferencia fue cubierta por un corresponsal dedicado exclusivamente al evento (Diego Mora), algunos corresponsales que vinieron a la conferencia sin apoyo pero contribuyeron con artículos (Mirta Ruiz Díaz y Mariana Isasi), Cecilia Dávila editando desde Buenos Aires y quien suscribe.

Hicimos todo lo humanamente posible para ofrecerles una mirada de lo que ha pasado dentro de la conferencia estos últimos cinco días y en algunos eventos paralelos. Los lentes que utilizamos en Corresponsales Clave para seleccionar sobre qué sesión escribir tienen que ver con que hemos aprendido cuál es la información más necesaria para la región gracias a los años de trabajo, cientos de artículos y sus retroalimentaciones.

Estos días hemos perdido la cuenta de cuántas personas se nos acercaron a agradecer los artículos y sugerir temas para cubrir, una de las cosas que mayor satisfacción nos produce. Si hemos podido hacer sentir a los colegas que se quedaron en casa un poco más cerca de Washington y hemos canalizado los mensajes de diversos sectores hacia los tomadores de decisión, entonces hemos cumplido nuestra tarea. El total de artículos publicados relacionados con este evento al día de hoy es de 33 y el número de lectores esta semana ha sido de 1661.

¿Qué pasó en la conferencia?

En realidad quizás sea más apropiado hablar de lo que no pasó, sin embargo queremos hacer un rápido recuento de algunos temas para resaltar. La “vedette” de la conferencia fue el tratamiento como prevención, aunque curiosamente se refiere a un abordaje biomédico de la prevención, en la conferencia fue más retórica de datos nuevos. Hay más y más resultados de estudios clínicos de este abordaje de prevención, nada objetivamente arrasador, porcentajes bajos para una estrategia que tiene serios cuestionamientos de parte de las poblaciones clave y de quienes podrían tener que financiar esta costosa intervención.

Elly Katabira, Presidente de la IAS

Elly Katabira, Presidente de la IAS

Conclusión: nada nuevo, prevención integral. Si en el futuro hay más evidencias y apoyo al uso de antirretrovirales (ARV) como profilaxis preexposición, estos deberán ser usados con los métodos tradicionales. Por ahora queda la industria farmacéutica “salivando y jalando de la correa”, pero esperando.

Fue una conferencia donde se habló mucho de las poblaciones clave: de las personas trans, de las trabajadoras sexuales, de los hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y los usuarios de drogas. Muchos de ellos no pudieron ingresar al país y se reunieron a mirarlo por televisión. Muchos otros llegaron y nutrieron tres excelentes plenarias del día jueves, las sesiones sociales, científicas y como es habitual, la Aldea Global.

Vivir con VIH por mucho tiempo fue otro tema central, con la presentación de nuevos estudios sobre recurrencia de diferentes enfermedades no relacionadas con el VIH en personas que viven con el virus que envejecen y llevan muchos años en tratamiento. Un tema sin lugar a dudas muy interesante donde aún las personas con VIH no participan.

El desarrollo de vacunas tendría un moderado optimismo a partir de una serie de protocolos prometedores que han roto algunas barreras en la neutralización de anticuerpos, como por ejemplo el estudio de eficacia de vacuna tailandés RV144. Se han presentado nuevos esquemas de tratamiento y nuevos datos sobre la gestión de estos esquemas combinados.

Mucho se habló del financiamiento, del marco de financiamiento promovido por ONUSIDA pero poco se habló del Fondo Mundial. Todo lo nuevo y todo lo viejo que hay que hacer para terminar con esta epidemia requieren de financiamiento, pero poco se usó de este evento para tener una seria conversación que avance una agenda en este sentido.

Para ver los boletines diarios de la Conferencia visite este vínculo.

El principio de Ginebra

En la Conferencia Mundial sobre SIDA que se organizó en Ginebra en 1998 se implementó el llamado “Principio de Ginebra”. Este hacía referencia a la necesidad de mezclar las ciencias con la sociedad civil, los científicos con los activistas, entendiendo que la respuesta al SIDA no era solo biomédica y que había que asegurar más dialogo y fertilización cruzada.

Apertura de a conferenciaEn esta la línea se incluyó a personas de la sociedad civil en todos los comités de la conferencia y viceversa. Se aseguraron sesiones plenarias y orales que cubrieran en forma integral la respuesta de la ciencia a la comunidad. La Aldea Global se integró al centro de convenciones y otras tantas intervenciones. Este abordaje sigue en pie pero la esencia y el uso se fue perdiendo.

Más que nunca existieron dos conferencias: la científica en el segundo piso y la de las ciencias sociales, los derechos humanos, el activismo, las poblaciones clave y la Aldea Global. Aquí no es responsabilidad de los organizadores; existió una diversidad muy amplia de sesiones científicas sobre salud sexual de las poblaciones clave, nuevos esquemas de tratamiento para personas que viven con VIH, el tratamiento como prevención y otras tecnologías para reducir la transmisión.

Pero la mayoría de nuestros colegas pasó demasiado tiempo abajo y creo que con esto se han perdido una gran oportunidad de actualizarse, aprender y poder expresarse brindando nuestra perspectiva. Muchas cosas de las conferencias internacionales deberán cambiar.

Gracias al equipo de Corresponsales y a quienes accedieron a ser entrevistados.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.