La Clínica Condesa y AIDS Healthcare Foundation invitaron a los activistas, medios de comunicación y personas interesadas en el tema del VIH/SIDA a recibir las conclusiones a las que llegaron diversos expertos asistentes a la Conferencia Internacional de SIDA 2012 en Washington. Alrededor de cien personas de distintas organizaciones civiles, medios de comunicación y personal médico de la Clínica Condesa se dieron cita.

La Dra. Patricia Campos, Directora de AIDS Healthcare Foundation para América Latina presidió la reunión, de la que también participaron el Dr. Juan Sierra; la Dra. Andrea González, Directora del Programa de VIH/SIDA de la Ciudad de México; David Alberto Murillo, Presidente de Amigos Contra el SIDA; el Dr. Jorge Saavedra, de AIDS Healthcare Foundation; el Dr. Casillas, Director de la Clínica Condesa; y Polo Gómez, activista de El Condomóvil, AC.

Previo a la presentación de los ponentes, la Dra. Patricia Campos reseñó las actividades realizadas por AHF y las conclusiones y perspectivas después de la conferencia. La marcha y rally realizados junto al monumento a Washington con el lema “Mantengan la promesa” (Keep the Promise) fue un éxito al ser firmado por 1432 organizaciones de los 103 países participantes, y dirigido al Fondo Mundial y a PEPFAR (el Fondo de ayuda del Presidente de los Estados Unidos). También se contó con la presencia de las mantas del proyecto “Nombres” y con testimonios de los líderes de diversas comunidades alrededor del mundo.

De acuerdo con lo expuesto por la Dra. Campos, ahora estamos ante un posible punto de inflexión de la epidemia: la ciencia ha demostrado que sí puede detener al VIH/SIDA, pero ahora el dinero no alcanza o no se le está dando la prioridad que se requiere. Si nos confiamos y nos quedamos en una actitud triunfalista corremos el riesgo de ver recortado aún más el financiamiento.

También habló de nuestro país y de cómo se puede aplicar la experiencia aquí. De acuerdo con datos del CISIDAT y la UAM, a ocho años del tratamiento antirretroviral en México, se ha aumentado en más de 100% el número de personas atendidas, pero no se ha reducido la mortalidad. Finalmente abrió el tema de las pruebas rápidas para aplicación en casa, por parte de la marca OraQuick en los Estados Unidos, y su posible introducción a México, con las implicaciones que esto conlleva.

Se sucedieron las presentaciones, con los temas económicos, epidemiológicos, de control, tratamiento, metodología, atención, medios de comunicación, discriminación, entre otros. Fue la sesión de preguntas y respuestas la que trajo la luz a esta reunión, pues realmente puso en nuestra perspectiva todo lo que se dijo tanto en la conferencia en Washington como en las ponencias del mini AIDS 2012 en la Clínica Condesa.

Ante la pregunta de qué propuestas presentadas en Washington se incorporarían en las guías para el tratamiento en México, el Doctor Casillas advirtió del letargo que se vive en la Organización Mundial de la Salud, pues debido a razones económicas toman decisiones tardías. Instó a los Comités de IAS a que quiten los factores externos que obstruyen estas decisiones, pues las guías internacionales se están moviendo en la dirección que proponen.

Su propuesta optimiza los recursos y hace más eficiente la normatividad. Lo prioritario es la detección temprana. Puso como ejemplo a Brasil, donde ya hay un avance al respecto obviando la prueba Western Blot, y donde se realiza la prueba rápida, se procede al conteo de CD4 y entonces se decide si iniciar o no el tratamiento. El Doctor Casillas propone ir más allá, realizando una prueba diagnóstica, otra prueba rápida para corroborar el resultado e iniciar inmediatamente el tratamiento. El acceso universal al tratamiento previene también la aparición de enfermedades oportunistas.

En cuanto al seguimiento, propone que la medición del CD4 no es tan importante como monitorear que el paciente se mantenga indetectable. Lo necesario es garantizar la sostenibilidad de la respuesta anual.

Jamil Vega, médico de la Clínica Condesa, compartió la siguiente reflexión: “Estamos todos ante la historia del elefante, en la que cada quien ve una parte del problema. No es sólo el modelo médico el que va a detener la epidemia; el enfoque debe ser conjunto, con prevención y diagnóstico, y en estas áreas desarrollar estrategias que realmente prevengan y detengan la infección.” Mencionó el reto de cómo apoyar la respuesta de las organizaciones de la sociedad civil, para que se generen proyectos conjuntos entre estas y los centros de salud.

Finalmente el Dr. Tirso Clemades de Fundación Cuentamigo puso en el tintero un tema que no pudo ser respondido por la complejidad del mismo, y porque después de cuatro horas ya había poco espacio para la reflexión y el auditorio estaba a dos terceras partes de capacidad. Compartió su experiencia de jóvenes gays y HSH a quienes se les rompe el condón o no se protegieron adecuadamente, que asisten a consulta pero a quienes no se les suministra el tratamiento pre-exposición. El doctor Clemades les puede recetar el Truvada, pero en la farmacia es carísimo. Finalmente después de unos meses reciben al mismo paciente, ya con diagnóstico positivo al VIH.

Pudo ser una más de las reuniones en las que solamente se dan datos, cifras, se comparten buenos deseos, o se describe cómo se atiende “eficientemente” a una parte del elefante. Tal vez no pudo explicar cómo por la falta de tiempo al final del encuentro, , pero Jamil Vega llegó a un punto crucial: “Es mejor trabajar en conjunto, con un enfoque multidisciplinario. Es más trabajo, pero el resultado seguramente es mejor.”

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.