Con la presencia de representantes de diversas instituciones públicas y privadas, autoridades nacionales, agencias de cooperación, sociedad civil, grupos de personas con VIH y medios de comunicación, la Fundación Vencer presentó en una reunión los principales resultados del proyecto “Veeduría comunitaria en el proceso de implementación de la descentralización de los servicios en ITS/VIH/SIDA”, realizado en el marco del objetivo 2 del proyecto “Avanzamos: Fortaleciendo la Respuesta Nacional al VIH/SIDA/ITS en 6 Regiones Sanitarias hacia la meta del acceso universal”, financiado por el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria.

Si bien existía preocupación sobre cómo seguiría el proceso de descentralización de los servicios de ITS/VIH/SIDA luego de la destitución del expresidente Fernando Lugo y el nombramiento de nuevas autoridades en todos los ministerios, en líneas generales esta renovación de autoridades fue vista como un cambio positivo, debido a las dificultades que se habían generado anteriormente en la implementación del proceso.

Antecedentes

El Programa Nacional de Control de ITS/VIH/SIDA (PRONASIDA), como ente rector en la respuesta nacional al VIH que conducía el proceso de descentralización iniciado en el año 2007 con apoyo del Fondo Mundial, tuvo un bajo perfil durante la gestión anterior.

Otros programas, como el de tuberculosis y lepra, fueron desarticulados y debilitados también. Al culminar los fondos de la 6ta. Ronda del Proyecto de VIH del Fondo Mundial, muchos servicios quedaron con insuficiente presupuesto en los hospitales regionales debido a la negativa de la anterior gestión del Ministerio de Salud de fortalecerlos como centros de referencia. Esto tuvo como consecuencia una reducción de los horarios de atención y del personal médico contratado para la atención integral, incluidos quienes trabajaban en los servicios de consejería pre y post test. Se quedaron además sin acceso a internet.

Los avances

El proceso gradual de descentralización de los servicios de atención en ITS/VIH y SIDA implementado por el PRONASIDA tuvo una serie de avances, entre los que se destacan los siguientes:

- Se logró desconcentrar y expandir los servicios de consejería y testeo voluntario para VIH y sífilis, aumentando el acceso al diagnóstico de la infección por el VIH, principalmente a través de los seis Centros de Referencia seleccionados (Hospitales Regionales).

- Se realizó la transferencia de la parte asistencial del PRONASIDA al Instituto de Medicina Tropical (IMT), Centro de Referencia en Asunción, el que se convirtió en un Centro de Referencia modelo con una eficiente administración de recursos. Esto le ha permitido incorporar un máximo de servicios en la atención integral de ITS, VIH y SIDA, así como recursos humanos capacitados para dicha atención. Cuentan también con una farmacia dentro de su estructura, ofrecen estudios de alta complejidad para el seguimiento y tratamiento, mayor número de camas para las internaciones, y además se está ampliando la infraestructura edilicia.

- Se adquirieron equipos de diagnóstico para los Centros de Referencia, de manera de mejorar el acceso de las personas a diagnóstico y tratamiento oportuno.

- Se capacitó a un número importante de personal de salud de los hospitales regionales en el tema de VIH, ITS/SIDA.

- No ha habido desabastecimiento de medicamentos a nivel país y ya no se depende de la donación de Brasil ni de la cooperación internacional para la compra de la mayor parte de los antirretrovirales.

- Se incorporó el kit de test rápido para extraer muestras para el diagnóstico de VIH y aumentó el número de estudios serológicos para el diagnóstico de infecciones oportunistas.

- Se aprobó la Ley de VIH/SIDA Nro. 3940/09 y se establecieron protocolos y modelos de atención integral, consejo o juntas médicas para el tratamiento de casos complejos.

Los desafíos

Sin embargo, al no asumir el Ministerio de Salud su compromiso ante el Fondo Mundial de sostener la estructura de los servicios instalados, los mismos fueron debilitándose nuevamente. El programa de ITS, VIH/SIDA es visto como ajeno al Hospital, no está incluido en el organigrama de los hospitales, y no se incorporaron las orientaciones o directrices que el PRONASIDA recomienda en cuanto a atención integral.

Los seis hospitales regionales establecidos como Centros de Referencia en ITS, VIH y SIDA no cuentan con la infraestructura edilicia y el personal adecuado para brindar una atención integral, desde la consejería pre y pos test; existen dudas sobre la confidencialidad de los datos; faltan de campañas de prevención y materiales de difusión.

Permanentemente hay denuncias de personas cuyo estado serológico se ha divulgado a partir de su atención en los hospitales. Lo más extremo a lo que se ha llegado fue a que, debido al proceso de descentralización que el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social llevaba adelante, se solicitó a los hospitales de referencia que confeccionaran listas de pacientes con nombre, apellido, número de documento y dirección, a fin de distribuirlo en la red de servicios según su lugar de residencia.

Debido al estigma y la discriminación que sufren las personas con VIH, lo último que desean es ir a atenderse en la Unidad de Salud Familiar de su comunidad. A pesar de que existe disponibilidad en algunos servicios, las personas no acceden a ellos por diferentes motivos: desconocimiento, falta de medios para llegar, falta de difusión y promoción de los servicios existentes, ausencia de interés de los profesionales de salud.

El futuro del proceso de descentralización

Gracias al informe del proyecto de veeduría comunitaria de la Fundación Vencer se pudo elaborar un plan de descentralización de los servicios de ITS, VIH y SIDA por el PRONASIDA, conforme a los derechos garantizados en  la Ley de VIH/SIDA Nº 3940/09. Este plan debe aún ser socializado y validado para ser tomado por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social como modelo a implementar para alcanzar el acceso universal a la salud integral en VIH y SIDA en nuestro país.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.