La Junta Directiva del Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria ha nombrado hoy como nuevo Director Ejecutivo al Embajador Mark R. Dybul, ex Coordinador Mundial de Estados Unidos para el SIDA. Dybul es ampliamente reconocido en el ámbito de la salud mundial por su papel en ayudar a crear y luego dirigir el Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el SIDA, conocido como PEPFAR. El flamante Director Ejecutivo tiene una amplia experiencia clínica en la atención de personas viviendo con VIH antes de ingresar al sector público estadounidense, donde llegó al cargo máximo en el año 2006, como Coordinador del Programa Mundial de los EE.UU para el SIDA.

El nuevo Director Ejecutivo tiene una larga trayectoria y experiencia en la Junta de Gobierno del mecanismo de financiamiento, habiendo ocupado diferentes roles en varios comités y en la delegación oficial de los EE.UU.

“Mark Dybul es un auténtico líder que puede llevar al Fondo Mundial a su siguiente etapa”, declaró Simon Bland, Presidente de la Junta Directiva en el comunicado de prensa oficial del Fondo Mundial. “Posee una visión realmente impresionante de cómo alcanzar objetivos de salud mundial. Es apasionado, enérgico y centrado”

A pesar de ser poseedor de un CV impresionante en los ámbitos técnicos y políticos nacionales y mundiales, acompañado de un fuerte respaldo de la comunidad de los donantes, su postulación fue inicialmente resistida por un sector de la sociedad civil. Estas preocupaciones se basaron en su pasado, en su alto perfil y compromiso con los programas gubernamentales en los Estados Unidos de Norteamérica durante la administración republicana. Durante esa temporada donde se impusieron la “política anti-prostitución” y el abordaje “ABC” (siglas relacionadas con abstinencia, buen comportamiento y, por último, el condón). Dos políticas empujadas con la prepotencia del dinero en casi todos los países en vías de desarrollo que dependían de la cooperación norteamericana.

En cualquier caso, fue un brazo ejecutor y no su ideólogo. Nadie duda de sus credenciales, su capacidad técnica y su compromiso individual, forma elegante de decir que además es abiertamente gay. Siempre hay espacio para “redimirse” sacando al Fondo Mundial de la crisis, con abstinencia de corrupción resultado del buen comportamiento que asegure que millones de condones lleguen en forma consistente a mujeres trabajadoras sexuales, personas trans, gays, otros hombres que tienen sexo con hombres y usuarios de drogas.

En la primera ronda de discusiones sobre la elegibilidad, en el 2006, Mark Dybul fue un ferviente defensor del rol que el Fondo Mundial debía seguir jugando en América Latina y el Caribe, región que conoce y en la que trabajó. Debemos tomar nota de esto. Acompañamos los buenos augurios para que con este nuevo liderazgo el Fondo Mundial vuelva en pleno a la carrera de colaborar significativamente para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.