Hoy, en la Ciudad de Panamá, se presentó el Informe Anual de la Epidemia de SIDA 2012 de ONUSIDA con una conferencia de prensa virtual que contó con la participación del Dr. César Núñez, Director Regional de ONUSIDA, el Dr. Federico Hernández-Pimentel, Representante de OPS/OMS y el Dr. Mark Connolly, Asesor Principal Regional de UNICEF.

“El informe anual mundial que estamos presentando con ONUSIDA refleja el estado de la epidemia en 186 países; es el nivel más alto de información disponible sobre salud y desarrollo”, afirmó el Dr. Núñez.

“Lo más importante de este informe no es quizás las cifras sino el análisis de lo que está y no está ocurriendo en la respuesta. La mala noticia es que la epidemia está estable. Es el 2012 y deberíamos poder bajarla. La buena noticia es que se está reduciendo la epidemia en el Caribe, en particular en Haití y republica Dominicana”, explicó el representante de UNICEF.

En América Latina hay 227 nuevas infecciones por día, es decir que en el tiempo que duró la conferencia de prensa ocurrieron 10. La epidemia en América Latina sigue estando fuertemente concentrada en cuatro poblaciones clave: mujeres trabajadoras sexuales, trabajadores sexuales masculinos, usuarios de drogas inyectables y hombres que tienen sexo con hombres (HSH). Aún no se presenta información nacional desagregada sobre personas trans.

El informe revela que el 13% de los jóvenes inicia su vida sexual a los 15 años y solo el 43% de la mujeres entre 15 y 19 años han usado condones en los últimos 12 meses. Esto probablemente se basa en que solo el 30% de los jóvenes entre 15 y 24 años identifican cómo prevenir la transmisión del VIH y rechazan conceptos erróneos. “Es una vergüenza que la mayoría de la juventud no sabe cómo se trasmite el VIH. Se ha logrado mucho en tratamiento, pero hemos abandonado a la juventud latinoamericana por diez años. Antes los jóvenes sabían mucho mas sobre el SIDA”, afirmó Mark Connolly, y agregó: “la pregunta hoy para los jóvenes no es qué es o no es el VIH, sino si lo tengo o no; por ello se debe incrementar el acceso a las pruebas. Todas las personas tienen el derecho de saber su estado serológico.”

Los panelistas hicieron énfasis en la necesidad de fortalecer los sistemas de salud pública, en particular la salud sexual y la salud materno-infantil. Se mencionó el impacto positivo que ha tenido el incremento de personas que viven con VIH en tratamiento, lo que ha tenido un correlato positivo en la reducción de las nuevas infecciones. No queda claro si el uso consistente del condón acompaña este resultado farmacológico. Se puso el énfasis en empezar el tratamiento antirretroviral en forma temprana y se resaltó que ya hay dos países en la región –Argentina y Brasil– que han subido su barrera de inicio de tratamiento a 500 CD4.

UNICEF señaló que aún cuando se están reduciendo significativamente los nuevos casos en niños, las madres y mujeres siguen creciendo en las estadísticas. Existen datos sobre la violencia basada en género que aportan información muy significativa: el 15% de las mujeres entre 15 y 49 años ha experimentado violencia física o sexual de una pareja íntima en los últimos 12 años.

En su presentación, César Núñez hizo hincapié en la baja inversión focalizada: “Por cada 100 dólares que se gastaron en SIDA en el año 2011, menos de un dólar se invirtió en actividades preventivas para poblaciones clave.”

En relación al tema del financiamiento, se discutió sobre las trabas de algunos acuerdos comerciales. En este sentido el Dr. Núñez respondió: “Debemos dejar de hablar entre nosotros, entre los ya convencidos. Poco oímos hablar de SIDA a los ministros de economía o finanzas. Los gobiernos y los jefes de estado deben proveer una cautela en los acuerdos de libre comercio sobre los medicamentos. Los medicamentos son un bien de uso público y no deben quedar sujetos a disputas de orden comercial.”

Por medio de una innovadora y eficiente herramienta virtual quedó presentado el informe anual sobre el SIDA en toda América Latina. Documento extenso y rico en análisis que requiere de una lectura y reflexión adecuada. Nada muy novedoso dice sobre nuestra epidemia, salvo por el éxito en contenerla en la región del Caribe. Además del énfasis en la promoción del Tratamiento 2.0, en esta ocasión se insiste en el testeo, bajo la premisa de que más y más gente debe conocer su estado serológico.

Más allá de las campañas de promoción de este abordaje, se deben incrementar los recursos nacionales en la salud pública para ofrecer la prueba a un número significativamente mayor de personas, en un ámbito confidencial y amigable, con consejería pre y post-test. Por supuesto, también ofrecer tratamiento y cuidados a todos aquellos que lo requieran. Una línea de acción que hará más hincapié en las cuentas nacionales, por ello es tiempo de abrir el juego y comprometer a los tomadores de decisión más allá de la salud.

Más información:

Informe completo

Hojas de datos

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.