En el Día Internacional por los Derechos Humanos, la Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Trans (REDLACTRANS) y la Alianza Internacional VIH/SIDA presentaron un informe en el que alertan sobre las flagrantes violaciones de los derechos humanos de las mujeres transgénero en América Latina.

“Espero que este informe sea muy leído y que inspire a muchas personas a trabajar en estos temas, de modo que la dignidad de las personas transgénero sea restablecida”, afirma Anand Grover, Relator especial de las Naciones Unidas por el Derecho a la Salud, en el prólogo del informe.

La población transgénero es la más afectada por la epidemia del VIH en América Latina, con un 35% de prevalencia. Para acabar con la epidemia en la región, es esencial asegurar el respeto de los derechos humanos de las mujeres trans y su acceso a servicios de salud que respeten su identidad de género.

“El informe resalta cómo la transfobia ha calado en las diferentes estructuras de la sociedad, familia e instituciones, robando a las personas transgénero su dignidad humana. Es un valeroso esfuerzo para documentar el terriblemente alto número de homicidios y asesinatos extrajudiciales de defensoras de los derechos de mujeres transgénero en América Latina, cuyas muertes quedan sin ser investigadas por los organismos del Estado. La falla sistémica
 del Estado de derecho y la creciente cultura de impunidad resultante, legitimizan indirectamente actos espantosos de abuso y violencia contra las mujeres transgénero. Fallar en proteger a las mujeres contra la violencia o en enjuiciar a los perpetradores es también una violación de la obligación del Estado de proteger el derecho de las mujeres a la salud”, sostiene Grover en el prólogo.

Puede acceder al informe completo en español en este vínculo, o en inglés en este link.

Anand Grover

Algunos hallazgos

Existen violaciones sistemáticas de derechos humanos contra las mujeres trans presuntamente por parte de agentes del Estado. Estas violaciones incluyen ejecuciones extrajudiciales, tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes, y detenciones arbitrarias que van más allá de la categorización generalizada de “crimen de odio”. Alrededor del 80% de las activistas trans entrevistadas reportaron violencia física o o amenazas a su integridad física.

La transfobia se encuentra en todos los niveles de la estructura de los Estados y genera una impunidad también sistemática ante las violaciones de los derechos humanos. Organizaciones de personas trans proporcionan datos irrefutables: entre 2005 y 2012, activistas colombianas reportan 60 asesinatos de mujeres trans sin que se haya enjuiciado por ello a ninguna persona [Santa Maria Fundación – Cali, Colombia]. En el mismo periodo, se reportaron 35 asesinatos de personas trans en Guatemala y sólo una persona ha sido enjuiciada. [OTRANS – Guatemala]. Entre 2008 y 2011 se reportaron aproximadamente 40 casos de asesinatos de personas trans en Honduras, y ninguna persona resultó enjuiciada.

Esta impunidad origina una cultura de silencio que impide las denuncias, la carencia de un enfoque diferenciado para el abordaje de los casos, la existencia de legislación discriminatoria y la ausencia de normativas sobre identidad de género.

Las defensoras de los derechos humanos trans en América Latina están en una posición de riesgo extremo ante posibles violaciones de sus derechos humanos, que se incrementa en el contexto del trabajo sexual. Esto ocurre cuando la policía actúa directamente contra las defensoras a causa de su activismo, aprovechando el contexto del trabajo sexual para sus represalias. El 95 por ciento de las defensoras de derechos humanos trans entrevistadas combinan su activismo con el trabajo sexual. En cerca del 90% de los casos recogidos en este informe, la violencia reportada está relacionada con el trabajo sexual. El caso del Colectivo Unidad Color Rosa de Honduras es elocuente: de las siete integrantes que crearon el Colectivo en 2001, seis han sido asesinadas.

El informe brinda importantes recomendaciones a los Estados latinoamericanos, a la comunidad internacional y a la sociedad civil. Los invitamos a compartir ‘La noche es otro país’ entre sus redes y contactos. A principios de 2013, REDLACTRANS y la Alianza organizarán una serie de reuniones internacionales para discutir este informe e incidir sobre los tomadores de decisiones.

Artículos relacionados con este tema en este vínculo.

Fuentes: REDLACTRANS e International HIV/AIDS Alliance

Colaboraron: Anamaría Bejar y Thomas Dunmore

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.