“El compromiso de las comunidades es esencial para lo que hacemos; necesitamos su rol activo para crear, construir y sostener un movimiento para vencer al SIDA, la tuberculosis y la malaria. Este año, los necesitamos para que nos ayuden a monitorear e implementar el Nuevo Modelo de Financiamiento, mecanismo que proveerá mejor apoyo a la salud y a los trabajadores comunitarios que tratan y previenen estas tres enfermedades. Ustedes son quienes mejor pueden incidir por los derechos humanos en la respuesta a las tres enfermedades. El asocio es lo que hace efectivo al Fondo Mundial. En este sentido, todos somos el Fondo Mundial”. Mark Dybul, Director Ejecutivo del Fondo Mundial.

En los últimos días se realizaron tres consultas internacionales en Ámsterdam vinculadas con tres temas críticos de actualidad en la vida del Fondo Mundial:

1) La consulta de las comunidades sobre la participación en el Nuevo Modelo de Financiaciamiento (NMF) del Fondo (ver artículo).
2) La consulta sobre la estrategia Post Objetivos de Desarrollo del Milenio, en particular sobre el futuro de aquellos que tienen que ver con la salud.
3) La reunión de la Red de Activistas del Fondo Mundial (GFAN, por sus siglas en inglés) que centró sus discusiones en apoyar los esfuerzos de movilización de recursos del Fondo en las puertas del nuevo ciclo de reaprovisionamiento de dinero.

El Director Ejecutivo se reunió primero en una extensa cena con veinte representantes de la sociedad civil y de las comunidades de personas viviendo con o afectadas por las tres enfermedades. La agenda central fue el nuevo mecanismo de financiamiento y los desafíos que el sector enfrentará para poder participar en forma significativa.

Mark Dybul respondió a todas las preocupaciones de los participantes y a los puntos mencionados en la declaración de las comunidades. Por ejemplo, se comprometió a capacitar más y mejor a los Gerentes de Cartera (GC) del Fondo en los temas específicos de la comunidad, para que sean agentes facilitadores de la participación. Para dicha capacitación se comprometió a invitar a representantes de la sociedad civil.

Muchas de las quejas de la sociedad civil apuntaron a que los GC se han distanciado de los MCP y de los actores nacionales clave de la respuesta, privilegiando a veces entrevistas con ministros en detrimento de oír las preocupaciones del sector. Así también, se observó el ingreso de una nueva generación de gerentes con menos experiencia, a la vez que se desintegró gran parte del equipo de Sociedad Civil en la secretaría del Fondo. En este sentido, el Director se comprometió a trabajar con los equipos regionales y de país para mejorar la situación a la brevedad. También se comprometió a incorporar representantes de las comunidades en el comité que asignará las subvenciones dentro del NMF.

Luego, Mark Dybul, junto al equipo de Relaciones Externas y Comunicaciones, participó en el primer día de reuniones del GFAN, donde tuvo la oportunidad de compartir su visión sobre cómo reconstruir la confianza de los donantes en el Fondo y atraer nuevos financiadores. Un tema que surgió como muy relevante fue el cuestionamiento al Fondo Mundial por invitar como donantes a, por ejemplo, Rusia y China. Estos, entre otros, son países que violan los derechos humanos en forma sistemática, en particular con diversas formas de criminalización de las poblaciones clave. Hay una cuestión ética por resolver: el origen del dinero. Y a pesar de las respuestas asertivas del Director, este tema deberá ser tratado en el ámbito de la Junta.

Serias críticas recibió el área de Movilización de Recursos por no proveer las cifras del dinero que necesita el Fondo Mundial para alcanzar la meta del próximo ciclo de reaprovisionamiento. El área de Comunicaciones fue severamente criticada por sus limitaciones en movilizar apoyo en las redes sociales y con las nuevas tecnologías, pero sobre todo se cuestionó la campaña “The Big Push”, partiendo por el nombre y siguiendo por las actividades de la iniciativa.

Consultamos a Shaun Mellors, Miembro de la Junta del Fondo Mundial por la Delegación de las Comunidades, sobre la primera aparición del Director Ejecutivo: “Cuando escucho a Mark cada vez me da una mejor impresión; dice casi siempre lo correcto, queda claro que sabe de lo que habla y esto es refrescante, aun cuando en principio viene diciendo que sí a todo. Parece alguien abierto a las críticas para mejorar las cosas. Sin embargo, nosotros podremos hacerle rendir cuentas si no cumple”, expresó.

Shaun Mellors

Consultado sobre los principales desafío que enfrentará el nuevo Director Ejecutivo, Mellors explicó que: “Su principal desafío será que su equipo de directores o comité de gerencia tenga una misma visión sobre el Fondo y que trabajen juntos. Algo tendrá que hacer con el Director de Comunicaciones porque no parece la persona adecuada para el trabajo. El reaprovisionamiento de dinero será un gran desafío pues debe convencer a los donantes que se suban abordo y traigan más dinero, mientras tenemos hoy dos mil millones de dólares en el banco. Y, por último, la forma en que se comunique y se explique el nuevo mecanismo de financiamiento fuera de Ginebra.”

Sin duda, la llegada de Mark Dybul (ver artículo) ha inyectado optimismo en todo el abanico de asociados del Fondo Mundial, la Junta, la secretaría, los socios técnicos y las comunidades. Tiene una excelente trayectoria, un conocimiento profundo del Fondo Mundial y cuenta con un voto de confianza de la comunidad de los donantes. Es técnicamente muy sólido y trae consigo una visión sobre la importancia de concentrar la inversión de recursos en las “microepidemias”, lugares geográficos o poblaciones en los que se concentra la mayoría de los casos de VIH, TBC y malaria.

Llevar a la práctica esta visión puede ayudar a América Latina, el Caribe, Europa del Este y Asia a no caerse de la cartera del Fondo Mundial, porque más allá de la renta per cápita, la contención de la epidemia solo será posible concentrando los esfuerzos en forma más estratégica.

Son tiempos interesantes para el Fondo Mundial y, como viene sosteniendo su nuevo Director Ejecutivo, “todos somos el Fondo Mundial”. Si trabajamos juntos nos coordinaremos mejor y corregiremos algunos temas pendientes. Así, sacaremos adelante a este mecanismo que salva millones de vidas.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.