El Nuevo Modelo de Financiamiento (NMF) del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria será puesto a prueba en una fase de transición en los próximos meses, en menos de una decena de países. A través de este modelo los países y organizaciones regionales podrán acceder a recursos del Fondo Mundial (para leer más sobre el NMF, visite el artículo del 26/11/2012 y el artículo del 18/9/2012).

En su aplicación, el nuevo modelo tiene tres momentos clave para la comunidad: 1) la estrategia nacional, 2) el diálogo nacional y 3) la nota conceptual. El Fondo utilizará exclusivamente el Plan Estratégico Nacional de los países solicitantes como marco para el financiamiento. Para ello, es necesario que los planes estén actualizados y que sean de “buena calidad”, es decir, basados en las evidencias y con una adecuada participación de las comunidades en su desarrollo y monitoreo. El diálogo nacional no es una reunión sino un proceso participativo con todos los actores clave de todos los sectores, dentro y fuera del Mecanismo Coordinador de País. El diálogo dará como resultado una nota conceptual que será revisada por el Panel Técnico Revisor (PRT). Esta nota reemplaza a las solicitudes a las que nos habíamos acostumbrados durante las diez primeras rondas.

Los participantes de la consulta acordaron los siguientes cinco puntos que forman parte de la Declaración de las Comunidades sobre el NFM:

1. Monitoreo de la comunidad, veeduría y validación
La participación comunitaria es fundamental para la aplicación efectiva del NMF, para asegurar que los recursos y el apoyo lleguen a las personas más afectadas por las tres enfermedades y que los derechos humanos no sean violentados en el curso de la implementación de las intervenciones propuestas. En particular, el liderazgo y la participación comunitaria monitoreando todos los aspectos de la transición al NMF son esenciales para examinar el proceso, la evaluación del impacto y determinar las experiencias exitosas. Mecanismos de veeduría y vigilancia deben ser puestos en funcionamiento para asegurar y fortalecer la participación de la comunidad de forma independiente. Las comunidades deben liderar y asumir la responsabilidad en estos esfuerzos. Se debe proveer apoyo técnico y financiero a todos estos mecanismos con el fin de desarrollar esta función crítica de vigilancia.

2. Plataformas de diálogo comunitario
En muchos contextos, las poblaciones clave permanecen marginadas, criminalizadas y sujetas a altos niveles de estigma y discriminación. Esto limita su acceso a los procesos de toma de decisiones, incluidos los Mecanismos Coordinadores de País (MCP) y el desarrollo participativo nacional de las políticas para responder a las enfermedades. El Fondo Mundial y sus socios deben asegurar el apoyo necesario y poner a disposición los recursos a fin de que las comunidades puedan influir en todas las etapas del proceso, incluyendo un sostenido y permanente diálogo nacional. ¿Cómo debe responder esta participación a las necesidades y las diferentes formas de trabajar de las comunidades? Al tiempo que garantiza la seguridad y la integridad de los participantes. En los países en los que dichas plataformas de diálogo no pueden ser establecidas en forma adecuada, estos deberían ser excluidos de participar en la fase de transición. Este criterio debe ser un principio central del NMF, más allá de la fase de transición.

3. Roles y responsabilidades
El gran desafío son las dinámicas de poder desiguales entre los principales actores interesados, incluidos los participantes en el MCP. Una orientación sólida, criterios claros de evaluación y validación de los procesos de inclusión/monitoreo son necesarios para que las comunidades puedan aprovechar de manera efectiva los puntos de entrada en el proceso, participar en la toma de decisiones, a la vez que se mantiene a todas las personas responsables involucradas. Los roles no se encuentran aún adecuadamente definidos para algunas de las principales estructuras del Fondo Mundial, como el Panel de Revisión Técnica (PRT). El Fondo Mundial debe aclarar los roles y funciones al comienzo de la fase de transición y garantizar que se evaluarán durante todo el proceso piloto.

4. Orientación Sexual e Identidad de Género (SOGI), Equidad de Género, Derechos Humanos y Fortalecimiento de los Sistemas Comunitarios (CSS)
En la transición al NMF, el Fondo Mundial deberá aplicar en forma integral todas las políticas existentes (en particular SOGI, Igualdad de Género y CSS), las que han demostrado mejorar la participación de las comunidades. Además, antes de la plena aplicación de la NMF, el Fondo Mundial debe desarrolla una política integradora de todas aquellas que se ocupan sobre los derechos humanos (las ya existentes y en desarrollo), y las necesidades específicas de la intersección con los temas de las mujeres, personas trans, hombres que tienen sexo con hombres, personas que usan drogas, trabajadoras y trabajadores sexuales, trans trabajadoras sexuales, así como de los jóvenes y adolescentes en estas poblaciones. Se debe prestar especial atención a los efectos adicionales de las formas de marginación, el estigma y la discriminación tiene sobre la vulnerabilidad.

5. Comunicaciones
El conocimiento y comprensión del NMF por parte de la comunidad es extremadamente limitado. Ha habido pocos esfuerzos y recursos estratégicos para fortalecer los conocimientos de la comunidad sobre los cambios en los procesos del Fondo Mundial. Esta es una prioridad urgente, de forma tal que las comunidades puedan participar efectivamente en todos los niveles y momentos de la implementación del NMF y su evaluación, incluyendo la rendición de cuentas de los actores responsables. El Fondo Mundial debería abordar las brechas en los conocimientos mediante el desarrollo de mecanismos para incrementar el acceso a la información, mejorar la comprensión y aumentar la participación de las comunidades antes y durante la transición al NMF.

La participación activa y significativa de la sociedad civil y las comunidades en los Planes Estratégicos Nacionales ha sido muy limitada; la calidad técnica de esto planes ha sido ampliamente cuestionada, como así también las estimaciones de sus costos. Si estos planes no se mejoran profundamente, las posibilidades de conseguir recursos del Fondo Mundial son remotas; y una vez obtenidos los recursos será difícil implementar los proyectos en forma eficiente, y mucho menos tener un impacto significativo en las enfermedades.

Los diálogos nacionales serán procesos de participación y construcción colectiva para la elaboración una nota conceptual que se transformará en un programa financiado por el Fondo Mundial. Hemos escrito millones de palabras y hemos hablado días enteros sobre la limitada participación en los MCP por parte de la comunidad. Si el patrón de trabajo nacional multisectorial no cambia pronto, los diálogos serán tan frustrantes y poco productivos como las reuniones de los MCP. El modelo es complejo y el proceso lo es aún más. Debemos al menos empezar a leer de qué se trata.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.