La medicina natural es una alternativa que muchas personas utilizan y hasta prefieren pues consideran que no produce daños en el organismo. En El Salvador la medicina natural se comercializa en forma libre y cualquier persona puede adquirirla con un costo menor al de los medicamentos alopáticos que son distribuidos por las farmacéuticas. Eso hace que sea aún más accesible y se convierta en una opción al alcance de todos.

Encontramos medicamentos no tradicionales para la gripe, la tos, la fiebre, etc. Pero ¿podremos encontrar en la medicina natural la cura para el VIH? Muchas investigaciones y pruebas se han realizado en diferentes países buscando hallar una cura para el virus, y todas han llegado al mismo punto: aún no existe una cura para el VIH.

Casos como el del “paciente de Berlín”, que ha sido todo un suceso y supone nuevas esperanzas en la investigación, han provocado que se hable de que la cura para el VIH ya existe y que es en la medicina no tradicional o en los productos de origen natural donde podemos encontrarla.

El pasado domingo 20 de enero, en un medio de comunicación escrita, se encontró un anuncio muy inquietante en la sección de clasificados que decía: “SIDA V.I.H ¿QUIERES CURARTE?” y seguía diciendo: “Producto 100% natural para personas que padecen de V.I.H SIDA en etapa inicial (portador) o etapa terminal. Producto fabricado en EE.UU. y patentado CURA EL SIDA. También para Diabetes, Cáncer y otras ENFERMEDADES AUTOINMUNES”. En el anuncio se destaca que trabajan con estricta confidencialidad, ofreciendo servicio a domicilio y consulta sin costo.

Llamamos a uno de los números que aparecen en el aviso y nos atendió una persona que no manejaba muy bien el idioma español y se identificó como Tom. Nos explicó que “el producto es cien por ciento efectivo, es el único medicamento que cura el VIH”. Al preguntarle cómo se hace la entrega del producto y cuál es el costo, respondió que “se entrega en la puerta de su casa y el precio del frasco es de 80 dólares”.

Según el Ing. Jaime Argueta, Jefe del Departamento de Derechos Humanos y VIH, se están cometiendo tres infracciones: una es a la Ley de VIH, en su artículo 34 inciso F; otra a la Ley de Medicamentos y la tercera, al Código de Salud. Argueta explicó además que las entidades encargadas de velar por el cumplimiento de estas leyes son el Ministerio de Salud y la Dirección Nacional de Medicamentos.

“Si la persona adquiere y toma este producto, y eso le ocasiona un detrimento en su salud, [quienes comercializan el producto] pueden tener sanciones penales”, enfatizó el Ing. Argueta. Al preguntársele sobre los derechos vulnerados de las personas con VIH que reciben la oferta de este tipo de medicamentos, el Ing. Argueta explicó que “se violenta el derecho a la vida y a la salud”, y alertó que “el médico no le está dando la información necesaria a las personas con VIH y no comprenden la gravedad de dejar el tratamiento”.

En relación a la responsabilidad del Ministerio de Salud, el Ing. Argueta señaló que “el Ministerio de Salud, como ente rector en materia de salud y especialmente de medicamentos, debe dar su postura; hasta el día de hoy (martes) no se han pronunciado y solo circularon un correo a las personas que ya trabajamos en el tema. Pero este fraude no es para quienes ya trabajamos en el tema, esto está dirigido a las personas que están viviendo en forma anónima su infección y que quizás no tienen ningún tipo de apoyo. Necesitamos las declaraciones de la señora Ministra o la posición del Ministerio de Salud”.

Desde que fuera descubierto en 1983 por el Dr. Luc Montagnier, se ha buscado de manera exhaustiva una cura definitiva para el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), aún sin éxito. Por el momento -y lo que no es poco- existen tratamientos que salvan vidas y que esperamos no se vean amenazados por más fraudes como este.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.