Se requiere una atención urgente para cubrir las críticas brechas de financiamiento en el cuidado y control de la Tuberculosis (TB), como así también incrementar los conocimientos en el tratamiento de la TB multi-drogo-resistente, ha dicho la Red Global de Personas Viviendo con VIH, GNP+.

En el 2012 se han estimado 8,7 millones de nuevos casos de TB en el mundo y una sexta parte de ellos afecta a personas que viven con el VIH (PVVS). La co-infección de la TB y el VIH representa una tercera parte de las muertes de personas con TB. En los últimos años se ha incrementado en particular la vulnerabilidad de las personas que usan drogas, y las cárceles han sido identificadas como el caldero perfecto en la transmisión tanto de la TB como del VIH, incluyendo el crecimiento de las cepas más resistentes.

En el 2011, solo la mitad de las PVVS que presentaron TB comenzaron el tratamiento antirretroviral; esta cobertura debe duplicarse para cumplir con los estándares de la OMS, que indican que una persona con VIH y TB debe iniciar su tratamiento más allá de su conteo de CD4.

“Mientras el desarrollo de nuevas drogas y vacunas progresa, se necesita más investigación para comprender cómo los nuevos tratamientos de la TB interactúan con los antirretrovirales, en particular los tratamientos para la tuberculosis multi-drogo resistente (MDR) y la tuberculosis extremadamente multiresistente (XDR). También, para aquellas personas que usan drogas inyectables, es crucial comprender la interacción de los nuevos tratamientos de la TB con terapias de sustitución, como la metadona” dijo Eliot Albers, Director de la Red Internacional de Personas que Usan Drogas, INPUD.

GNP+ e INPUD hacen un llamamiento al sector público y privado para que unan sus fuerzas para promover la innovación científica en el diagnóstico y tratamiento de la TB MDR y XDR.

La Tuberculosis en la región

Dra. Carissa Etienne, Directora de la Organización Panamericana de la Salud

“Llamamos a fortalecer los esfuerzos para llegar a la meta de cero muertes por tuberculosis, una meta que se puede alcanzar sólo si cada habitante de las Américas puede tener una vida saludable y acceso a servicios de salud de calidad sin temor a empobrecer por usarlos”, afirmó la Directora de la OPS, Carissa F. Etienne, en un evento por el Día Mundial de la Tuberculosis, este 19 de marzo, en Washington. “La fragmentación de los sistemas de salud, la falta de un cuidado integral para los pacientes y la falla en adaptar el cuidado a las necesidades de las poblaciones más vulnerables, como las minorías étnicas, las mujeres y los niños, contribuyen a una situación en la que no todos tienen los beneficios de un diagnóstico a tiempo y a un tratamiento para la tuberculosis”, dijo la doctora Etienne. La OPS presentó un video a propósito de la campaña “Terminemos con la TB en nuestra generación, es una responsabilidad de todos” que se puede ver en este vínculo. También puede ver aquí el informe anual de OPS sobre la TB.

Según los datos disponibles para el 2011, se estima que en las Américas hubo 268.000 casos nuevos de tuberculosis y 30.000 muertes, incluyendo a personas con VIH/sida. Sin embargo, se calcula que en el mismo período se quedaron sin diagnosticar alrededor de 60.000 casos nuevos de tuberculosis, la mayoría de ellos en zonas urbanas.

Pese a los avances que la región ha logrado en el control de la tuberculosis, en América Latina y el Caribe esta enfermedad sigue siendo la segunda causa de muerte por un agente infeccioso después del VIH/SIDA.

Invertimos hoy o pagamos por siempre

Es oportuno recordar en este día, que la respuesta mundial al SIDA, la tuberculosis y la malaria penden de un hilo debido a las dificultades que enfrenta el Fondo Mundial en movilizar los recursos necesarios para frenar estas tres enfermedades. El Fondo es la principal fuente de financiamiento mundial para la lucha contra la TB y desde su creación se estima que ha salvado más de 10 millones de vidas con sus programas de lucha contra la TB.

El último año murieron en América Latina y el Caribe 21.000 personas por tuberculosis, una enfermedad que se puede curar por mucho menos de 100 dólares americanos en las zonas rurales e inhóspitas de Pakistán y diagnosticar a todos los adultos de un pequeño pueblo por menos de 25 dólares. Que no podamos avanzar en el control efectivo de la tuberculosis y la co-infección con el VIH en nuestra región es triste, porque demuestra que aún con los mejores sistemas de salud existe una profunda descoordinación.

Que un Programa, un servicio y un especialista en TB y/o VIH no trabajen juntos solo da como resultado que la TB siga siendo la principal causa de muerte para las PVVS. Por último, la TB y el SIDA, ponen en evidencia una de las agendas más postergadas, aún por los gobiernos más progresistas y Estados garantistas de la región, las personas privadas de la libertad. Ciudadanos que se encuentran bajo la tutela del Estado por medio de su servicios penitenciarios y por ende, bajo su responsabilidad de prevenir y tratar ambas enfermedades. Un caldo de cultivo al que, curiosamente, pocas ONG´s tienen acceso.

Cada minuto que han empleado leyendo este artículo han muerto 3 personas en el mundo de TB. Este 24 de Marzo es la oportunidad para pensar qué podemos hacer diferente.

ONUSIDA Latina publicó un comunicado en ocasión de esta fecha que pueden bajar en forma segura en este vínculo.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.