En las páginas de Corresponsales, desde hace unos meses, venimos explicando el Nuevo Modelo de Financiamiento del Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria (Fondo Mundial), a pesar de que este cambiaba casi a diario. Sin embargo, sus principales características son las mismas. Para comprender los elementos básicos y momentos críticos del modelo los invitamos a leer este artículo y este otro artículo.

Las principales cuestiones que no debemos olvidar son las siguientes:

Acabaron las rondas de financiación: Los países deciden cuándo pedirán recursos. El nuevo modelo de financiamiento brinda a los países receptores de subvenciones más flexibilidad a la hora de solicitar fondos y una mayor previsibilidad del nivel de financiamiento disponible, animándoles al mismo tiempo a indicar claramente la cantidad de fondos que necesitan para tratar y prevenir eficazmente el VIH y el SIDA, la tuberculosis y la malaria.

Necesitamos buenos Planes Estratégicos de las enfermedades: El punto de partida del proceso serán nuestros Planes Estratégicos Nacionales (PEN) y lo que ahí no esté no se financiará. Sabemos de los desafíos que nuestras comunidades han tenido en participar en el desarrollo de estos planes y su revisión. Hoy más que nunca hay que poner la significativa participación en estos como máxima prioridad de nuestra agenda.

Buenos diálogos nacionales: El pedido de recursos al Fondo Mundial, en forma de una nota conceptual, que complementarán los ya existentes en el país para el cumplimiento de los PEN validados y costeados, se acordará como el resultado de un diálogo nacional. Diálogo nacional que promueve y convoca el MCP y el gobierno pero que debe ir más allá de estos actores. Todos los socios técnicos del Fondo, todas las agencias, todos los ministerios, todas las comunidades relevantes deben estar presentes y participando.

La mejor nota conceptual: El producto de un buen diálogo nacional multisectorial y diverso sobre la base de un buen PEN producirá una buena Nota Conceptual. El Fondo Mundial ya desarrolló el formato para esta nota que tiene reminiscencias de los viejos formatos de solicitud pero más breve. Esta nota será revisada por el Panel Técnico Revisor y empezará un proceso iterativo (de ida y vuelta) entre el país y el Fondo Mundial con el fin de acordar los términos de una propuesta.

El Nuevo Modelo de Financiación esta disponible para proyectos regionales y organizaciones regionales, las que deberá presentar un “caso de inversión” en lugar de un PEN.

Ha comenzado la etapa de transición con una diversidad de países, tipos de programas y enfermedades, que prioriza aquellos países que están por quedar sin recursos. Para esta prueba ya se disponen US$ 1.900 millones que se emplearán entre el 2013 y el 2014.

Los países (El Salvador, Filipinas, Kazajistán, Myanmar, República Democrática del Congo y Zimbabue) tendrán acceso a un total de US$ 364 millones en concepto de nuevo financiamiento, y también podrán solicitar fondos adicionales para fomentar inversiones ambiciosas y de alto impacto y el cofinanciamiento. Así también en esta fase se trabajará con la Red de Eurasia de Reducción de Daños, la Iniciativa Regional sobre la resistencia a la artemisina (medicamento para tratar la malaria) y la Iniciativa Regional para Eliminación de la Malaria de Mesoamérica.

“Nuestro nuevo modelo de financiamiento permite efectuar inversiones más efectivas, capaces de generar una mayor repercusión”, ha declarado Mark Dybul, Director Ejecutivo del Fondo Mundial en el comunicado oficial. “Con toda seguridad, nos ayudará a aprovechar las inversiones de tal manera que nuestros asociados puedan atender a más personas afectadas por estas enfermedades”.

El Dr. Dybul ha añadido: “Nuestros avances se malograrán si no damos un paso adelante para derrotar estas enfermedades. Ahora no podemos detenernos”.

Los tiempos:

Una vez superada la etapa de transición y dependiendo del financiamiento disponible, 47 países podrán recibir hasta US$ 1.500 millones mediante renovaciones, ampliaciones de subvenciones y programas rediseñados para utilizar fondos rápidamente en 2013. Estos países serán considerados “solicitantes de la fase intermedia”.

Para el resto de países, los denominados “solicitantes estándar”, los plazos flexibles introducidos por el nuevo modelo de financiamiento permitirán que las actividades de diálogo en el país y refuerzo de estrategias nacionales se realicen de manera constructiva y en línea con los ciclos de planificación nacional, con objeto de obtener financiamiento en el periodo 2014-2016.

Dr. Mark Dybul, Director Ejecutivo del Fondo Mundial

“El nuevo modelo de financiamiento nos ofrece una oportunidad especial de aprender y adaptarnos”, ha manifestado el Dr. Dybul. “Durante este año haremos seguimiento de varios aspectos del proceso del nuevo modelo para que podamos adaptarnos en tiempo real. Somos una institución con vocación de aprender y trabajando juntos obtendremos los conocimientos necesarios para seguir avanzando”.

Fechas como 2014 o 2016 parecen muy lejanas, pero habiendo tanto que revisar, desarrollar y validar en nuestros países hay una parte del trabajo que debe comenzar pronto. Cuanto más preparados lleguemos al diálogo mejor. Este nuevo modelo devolverá un mayor protagonismo a los PEN, lo que es altamente positivo, pero urge su profunda revisión. ONUSIDA y OPS, entre otros socios técnicos, vienen participando en las discusiones sobre el modelo y ya estan preparando a los países. Por ejemplo, en la primera mitad de este año se desarrollará un taller para trabajar la inclusión de Derechos Humanos en los PEN. Ahora todo se ve complejo y lejano, pero por algún lado hay que empezar, y de inmediato.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.