Uno de los mayores logros anunciados como parte de la celebración del 18 Aniversario de la Fundación Vencer, fue la aprobación de la Ley Nº 3940/09 “que establece Derechos, Obligaciones y Medidas Preventivas con Relación a los Efectos Producidos por el VIH/sida”, que garantiza el acceso a la prevención del VIH a toda la población, sin discriminación; el acceso integral al tratamiento en VIH/SIDA y el respeto de los derechos humanos. Este fue el resultado de un proceso participativo para incidir en las Políticas Públicas. La experiencia les hizo merecedores del Premio Internacional “Peter Benenson”, por Amnistía Internacional.

En materia de derechos humanos en el Paraguay, ha sido el campo de VIH/SIDA el que ha logrado grandes avances, a través de la movilización comunitaria durante todos estos años.

Mirta Ruíz Díaz, Coordinadora General de Fundación Vencer

Sin embargo,  a pesar de los grandes logros, hace falta mucho camino por recorrer. Aún existen nuevos desafíos que enfrentar como la falta de una estrategia de prevención para la población en general, con énfasis en niñas, adolescentes y jóvenes; la falta de accesibilidad a los servicios de salud en las zonas rurales; la criminalización de la lucha social y de la transmisión del VIH y la eliminación de toda forma de discriminación. Según el comunicado de Prensa de la Fundación Vencer, “las personas con VIH y SIDA (PVVS) siguen sufriendo las consecuencias del estigma y discriminación a causa de la desinformación y el miedo, entre ellas: la violación de la confidencialidad de estado serológico y la negación de  atención de algunos profesionales de salud; la exigencia del resultado del diagnóstico para acceder a una beca internacional, para residir en nuestro país, para acceder a ascensos en las fuerzas policiales y armadas o a un lugar de trabajo o permanecer en él”.

“Estas realidades son más crudas en el interior del país, donde la atención en los servicios públicos es restringida; generando un impacto negativo en las personas afectadas, sometidas a diversas reacciones contrarias que favorecen la soledad, la invisibilidad y el aislamiento social, así como la cadena de transmisión”, agrega el comunicado.

Otro gran desafío identificado por la Fundación Vencer y en el cual deberá trabajar, es  lograr  políticas pública s para la educación integral en sexualidad con enfoque de Derechos Humanos, con el objetivo de disminuir la tasa de transmisión del VIH y los embarazos no deseados en adolescentes y jóvenes. El 63% de los nuevos diagnósticos se encuentra en el grupo de edad de 20-44 años y el 10% en menores de 20 años. (Fuente PRONASIDA-2012).

Luego de 18 años de trabajo, la Fundación se ratifican en su posicionamiento político; “aún hoy no podemos hablar de “Acceso universal con calidad y calidez” en tanto no logremos eliminar  la violación de los Derechos Humanos de las personas que viven y conviven con el VIH en nuestro país, que a pesar de estar garantizado por la Ley 3940/09, su implementación aún dista de ser eficiente y eficaz”, señala el comunicado.

De cara al nuevo gobierno,  la Fundación Vencer se ha comprometido a articular un trabajo de incidencia política con los diversos órganos competentes para implementar la Ley Nº 3940/09,  tanto en lo que respecta a la educación integral en sexualidad, como en la eliminación del estigma y la discriminación asociados al VIH/SIDA.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.