El pasado jueves 30 de mayo, en el Hotel Paraguay, se llevó a cabo el taller de socialización del Informe Global de medio en VIH/SIDA, en el marco de la Declaración Política sobre VIH/SIDA, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas en 2011.

La reunión fue convocada por el Programa Nacional de Control de ITS/VIH/SIDA (PRONASIDA) y contó con la participación de representantes de la sociedad civil, de las personas con VIH, Agencias de Cooperación, ONUSIDA, UNFPA, UNICEF, OPS/OMS e Instituciones  públicas y privadas.

ONUSIDA había solicitado a los países elaborar un  informe sobre los avances, así como las brechas o barreras en la respuesta nacional al VIH/SIDA, tomando en cuenta los diez indicadores del informe mundial.

En este último informe, Paraguay mostró grandes avances en la respuesta nacional al VIH/SIDA, ejemplos de ellos son la Ley N° 3940/09 que garantiza el acceso a la prevención del VIH a toda la población,  a tratamiento integral a todas las personas con VIH, la no discriminación y estigmatización por VIH/sida, el aumento progresivo del presupuesto estatal en VIH/SIDA, plan de prevención para población PEMAR.

Por otro lado, se ha ampliado el acceso al testeo voluntario de VIH a toda la población, se ha reducido la transmisión perinatal del VIH a un 4%, se han expandido los centros de testeo voluntario para VIH y sífilis para las mujeres embarazadas a las Unidades de Salud de la Familia y se ha trabajado articuladamente con la sociedad civil. También se ha desarrollado el Plan Nacional de Derechos Humanos del Poder Ejecutivo, la Resolución del Ministerio de Justicia y Trabajo para eliminar la exigencia del test de VIH para acceder o permanecer en un lugar de trabajo y se cuenta con un centro de recepción de denuncias de discriminación y estigmatización en el marco de la ley de VIH/SIDA N° 3940/09.

A pesar de todos estos avances, existen grandes debilidades que deben ser abordadas como país al elaborar el nuevo Plan Estratégico Nacional en ITS/VIH/SIDA, con igualdad de género y bajo un enfoque de derechos humanos, a fin de  lograr un verdadero compromiso de Estado para asumir los compromisos en materia de erradicación del estigma y la discriminación asociado al VIH/SIDA.

El informe resaltó la importancia de lograr el verdadero compromiso de los servicios de salud pública para mejorar la notificación y el registro de los casos de infecciones de transmisión sexual y VIH; hace falta fortalecer la articulación entre las diferentes regiones sanitarias. También se presentó la debilidad en cuanto a la notificación de la co-infección VIH/Tuberculosis y la falta servicios de salud orientados específicamente a varones, un elemento fundamental para una respuesta integral a la epidemia y que no ha seguido la misma dinámica de crecimiento que los servicios de salud para mujeres, que se perciben como más visibles. Del mismo modo, se requiere de una política nacional de educación integral en sexualidad, la eliminación de las desigualdades basadas en el género, la eliminación de la restricción de viajes, entre otros, son aspectos en los que  continúan las violaciones a los derechos de las personas con VIH.

“Convencer a los no convencidos” parece ser la consigna luego de la revisión de este informe; ante un nuevo escenario de cambio de gobierno, debemos construir  una agenda crítica sobre las brechas que persisten e iniciar procesos de incidencia política ante los tomadores de decisiones a fin de que se desarrollen políticas de Estado, y no solo de gobierno, orientadas a lograr cabalmente el cumplimiento de los compromisos internacionales asumidos en materia de VIH/SIDA, así como alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.