Los días 24 y 25 de julio, con el auspicio de la Organización Panamericana de la Salud y el Fondo Mundial, se reunieron en la República Dominicana representantes de los gobiernos latinoamericanos y de las redes regionales con el fin de definir un mecanismo para mejorar los procesos de selección, participación, comunicación y rendición de cuentas de la circunscripción de América Latina y el Caribe. En varias oportunidades hemos reflejado en este espacio las debilidades de esta delegación en la Junta de Gobierno del Fondo Mundial, con épocas de muy bajo desempeño y participación.

América Latina y el Caribe es una de las circunscripciones dentro del bloque de 10 delegaciones de los países implementadores en la Junta del Fondo. Tradicionalmente PANCAP/CARICOM ha provisto la delegación de representantes del Caribe y el Grupo de Cooperación Técnica Horizontal (GCTH) la de América Latina. Ambas iniciativas regionales están conformadas por representantes de los gobiernos de las subregiones y redes regionales de la sociedad civil. La naturaleza del GCTH es más técnica, con la participación habitual de jefes de programa de VIH;  PANCAP, en cambio, tiene un rol más político, con la participación de Ministros.

Hace unos meses la Argentina asumió la presidencia del GCTH y con ella la participación en la Junta de Gobierno; sin embargo, esta es una situación temporaria pues existe la voluntad de algunos países en la región de darle a esta delegación clave un nivel más político que técnico, con mayor poder de decisión, agrupando a los Ministros y Secretarios de Estado.

Como resultado de dos días de trabajo intenso se consensuaron los siguientes temas:

- Representación, participación y rendición de cuentas: Se acordó el desarrollo de nuevos Términos de Referencia de la Delegación y la circunscripción de la región, estos serán presentados al Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud que se reúne en dos meses, donde participarán la mayoría de los ministros de salud de América Latina y el Caribe.

- Comunicación e intercambio de información: Se acordó la designación de dos puntos focales de comunicación, uno para cada subregión, así como la designación de referentes nacionales en los ministerios para asuntos del Fondo Mundial.

Ante la posibilidad de que los puestos de representación en la Junta de Gobierno del Fondo Mundial quedaran vacíos hasta la aprobación de los Términos de Referencia y el proceso de selección de representantes, se decidió elegir un Miembro Titular y un Suplente para los próximos dos años. De acuerdo a un sistema implícito de rotación, el miembro titular de la Junta debería ser de América Latina y el suplente del Caribe. Se ha propuesto tratar de obtener las nominaciones para ser presentadas en la reunión de la OPS.

No todo lo que brilla es oro

En el Caribe la representación se designa a través de PANCAP, un espacio de asocio multisectorial sobre SIDA con un fuerte ascendente gubernamental. Aun cuando hay participación de la Sociedad Civil y los países de habla española y francesa también lo integran, la realidad es que está fuertemente dominado por las personas que manejan los programas y políticas de SIDA de los países de la Organización de los Estados del Caribe Oriental (OECS por sus siglas en inglés), muchos de ellos ex colonias británicas. Su manejo fluido del inglés les da una fuerte ventaja en estos espacioa pero deja a los márgenes otros estados del caribe, como Haití, República Dominicana y Cuba. De hecho en la reunión los dos países de habla hispana trabajaron con el grupo de latinoamericanos, de la misma manera como participan en el GCTH. La identidad por sobre la geografía.

También quedó en evidencia que los procesos de selección y comunicación, que aparecen como muy estructurados y eficientes, no están debidamente documentados. La realidad es que la Secretaría Técnica de PANCAP tiene mucha influencia y autonomía sin perder el apoyo y mandato de los gobiernos.

El Grupo de Cooperación Técnica Horizontal, en cambio, viene atravesando una grave crisis y así fue reconocido por sus miembros presentes en República Dominicana. Pocos programas y pocas redes participan, reina el desinterés y la pobre participación. La secretaría del Grupo es “endosada y abandonada” en manos de algún país dispuesto a cumplir este rol voluntario y algo ingrato. Actualmente esta bajo la gestión de la Dirección Nacional de SIDA de la Argentina y de su Director, el Doctor Carlos Falistocco. Los nuevos anfitriones se han comprometido a revitalizar el grupo y ya estamos viendo algunas señales de esto, sin embargo sin muchos recursos la tarea será titánica.  Por otro lado, la mayoría de las 11 redes que integran el GCTH no atraviesan su mejor temporada tampoco y se ha perdido la impronta y el ritmo que marcaban en este espacio.

Cabe decir que tanto América Latina, como el Caribe, cuando han tenido oportunidad de sentarse en la junta del Fondo Mundial, han ejercido estos roles en forma casi personal, determinado un poco por las personalidades de los representantes  y por el desinterés de los otros miembros. Como resultado, en ocasiones ha sido difícil saber si la Junta discutía y negociaba con una persona o con un representante con mandato de los gobiernos de la región. Esto debe cambiar; esperemos que esta reunión y el proceso posterior lo logren.

Ambos mecanismos regionales, PANCAP y GCTH, están centrados en VIH/SIDA por lo que es necesario resolver el desafío de la participación de la comunidad de Tuberculosis y Malaria.

El desinterés y pasividad de los gobiernos de los países que reciben recursos del Fondo Mundial ha alcanzado niveles casi pandémicos, tampoco distingue las geografías. Como resultado, el mecanismo de gobierno del Fondo Mundial, cuyos estatutos permiten que los beneficiarios tengan tanto poder como los donantes, es dominado por la agenda de los donantes. Los sectores quizás más influyentes, después de los financiadores, son sin lugar a duda las tres delegaciones de la sociedad civil.

No es casual que ahora que el Fondo Mundial tiene menos recursos y mayores restricciones para acceder a ellos, el interés por su Junta y sus políticas parezca ser directamente proporcional con la caja de los recursos disponibles.

La Alianza Internacional ha participado en el proceso de la organización del taller y apoyará parte del proceso posterior. Dejamos Santo Domingo con un moderado optimismo por este proceso de cambio pero muy positivos con algunos de los cambios evidenciados en el GCTH. Quizás sea tiempo para muchas de la redes regionales, miembros ausentes, de espabilarse y reconectarse con un espacio que puede contribuir a encontrar algunas respuestas a los complejos desafíos que la respuesta al VIH/SIDA enfrentará en el mundo y en América Latina en particular.

Aprovechando esta reunión, la Secretaría del Fondo Mundial presentó los avances en el Nuevo Mecanismo de Financiación del Fondo Mundial que merecen un artículo aparte.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.