El Programa Nacional de Control de ITS/VIH/SIDA PRONASIDA (PRONASIDA) ha convocado,  con el apoyo de ONUSIDA y el CIRD/Fondo Mundial, a diversas autoridades de instituciones públicas, privadas, organizaciones de la cooperación internacional, la sociedad civil, personas con VIH, grupos LGTBI, para iniciar el proceso de elaboración del nuevo Plan Estratégico Nacional para dar respuesta al VIH/SIDA, a partir de identificar avances y desafíos, en forma amplia y participativa.

Durante la apertura de la primera reunión, el Ministro de Salud, Dr. Antonio Arbo, renovó su compromiso con la respuesta nacional al VIH/SIDA, “el sida es un tema que transciende la barrera del sistema del Ministerio de Salud, es transversal a las organizaciones y a todas las poblaciones, comunidades indígenas, género, adolescentes, jóvenes, adultos mayores; nos interesa e importa a todos”.

Dr. Antonio Arbo, Ministro de Salud Pública y Bienestar Social

El Ministro también destacó los avances en la respuesta al VIH/SIDA, y comparó la situación actual a otros tiempos: las personas con VIH tienen una enfermedad crónica que ya no está ligada a la muerte y el Ministerio de Salud tiene un compromiso con ellos y ellas. Asimismo señaló que se ha  invertido en políticas de salud que garantizan el diagnóstico, seguimiento y medicamentos antirretrovirales, así como medicamentos para infecciones vinculadas al VIH, como son la hepatitis B y C, tuberculosis, citomegalovirus, toxoplasmosis entre otras. Finalmente añadió que se han adquirido nuevos equipamientos de gran nivel.

El equipo multisectorial, integrado por diversas instituciones públicas y privadas, organizaciones de la sociedad civil, agencias de cooperación, poblaciones en mayor riesgo al VIH, las Fuerzas Armadas, entre otros, que vienen participando en diversos talleres de elaboración conjunta del Plan, han propuesto desarrollar nuevas estrategias para la respuesta nacional que puedan reducir las nuevas infecciones, que sean sostenibles y tengan el liderazgo político que requieren y que garanticen los Derechos Humanos de la población más vulnerable.

Es digno de valorar la participación del Ministro de Salud y de altas autoridades de gobierno como representante del Ministerio de Justicia y Trabajo, el Ministerio de Educación y Cultura, Plan Nacional de Salud Sexual y Reproductiva en la apertura de este proceso, lo cual demuestra un interés del sector de gobierno en la respuesta del país a la epidemia.

Desde el Ministerio de Salud  se espera contar con la validación del nuevo Plan para poder entregarlo al nuevo gobierno, para que este dé seguimiento a los compromisos asumidos por el país en aspectos relacionados a las ITS/VIH/SIDA.  Hace falta, sin embargo, trabajar y fortalecer el abordaje de algunos temas  como estigma y discriminación, género y un enfoque genuino en derechos humanos, haciéndolos ejes transversales y fundamentales dentro del plan nacional antes de su validación, de tal manera que los recursos a ser asignados respondan a la realidad de nuestro país.

Una amplia participación de las organizaciones de la Sociedad Civil y de las comunidades podría tener un impacto en la determinación de un claro enfoque de la respuesta basado en las evidencias existentes. Afortunadamente, la Red de la Diversidad LGTBI ha logrado incluir dos técnicos especializados dentro del comité e elaboración del Plan, esto, según sus impresiones, aseguraría la inclusión de líneas estratégicas y acciones específicas orientadas a estas poblaciones.

Las organizaciones de la sociedad civil esperan que el nuevo gobierno ponga en práctica sus intenciones de trabajar sobre el VIH con un enfoque de derechos, como fue expresado en el plan de gobierno y aprovecharán los mecanismos diversos para incidir en él.

Para lograr un Plan Nacional de Sida realista y que aborde integralmente la epidemia de VIH basándose en evidencias, es necesario que la sociedad civil esté articulada y ponga en práctica sus habilidades para la incidencia política. Asimismo, para garantizar su adecuada implementación, es importante que se fortalezca el rol de vigilancia social en todas las poblaciones afectadas por el VIH o vulnerables a la infección.

El proceso recién inicia, y hará falta sostener el ánimo de todos los participantes para lograr un documento que sirva para acercar al país al acceso universal a prevención, tratamiento y cuidado, cuidando de que las acciones propuestas cuenten con asignaciones presupuestales, de tal manera que puedan hacerse realidad y no se queden en una lista de deseos.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.