El Doctor César Núñez, Director de la Oficina Regional de ONUSIDA de América Latina, lanzó “Tratamiento 2015”, el marco de acción para acelerar el acceso a tratamiento para llegar a 15 millones de personas en tratamiento antirretroviral para el año 2015. Esto sucedió un par de días después del lanzamiento mundial en Nigeria. De acuerdo a la comunicación oficial del ONUSIDA, “Tratamiento 2015” ofrece a los países y asociados maneras prácticas e innovadoras de aumentar el número de personas con acceso a los medicamentos, que no solo permiten a las personas con VIH vivir más y con mejor salud, sino que también ayudarán a prevenir nuevas infecciones.

Michel Sidibé, Director Ejecutivo de ONUSIDA.

Desarrollada en conjunto para varios socios de las Agencias de la Naciones Unidas, como OMS, el Fondo Mundial y la iniciativa presidencial para el SIDA de los EEUU, esta herramienta es presentada a días del lanzamiento de las nuevas directrices de tratamiento por la OMS (ver artículo previo).

¿Qué han dicho sus protagonistas en Abuja?

«Lograr el objetivo fijado para el año 2015 supondrá un hito importante», afirmó Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA, y agregó, «los países y los asociados deben invertir urgente y estratégicamente recursos y esfuerzos para asegurar que todos tengan acceso a servicios de prevención y tratamiento del VIH.»

«La ampliación del tratamiento antirretroviral es una historia de éxito mundial sin precedentes para la salud pública. Para mantener ese impulso se necesita un tratamiento más temprano y formas innovadoras para permitir que más personas tomen los medicamentos, como las combinaciones en una sola pastilla al día que recomiendan las nuevas directrices de la OMS», declaró la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS. «La ampliación sustancial del acceso a estos medicamentos nos brinda una oportunidad única hacia el debilitamiento irreversible de esta epidemia.»

¿Qué es el Tratamiento 2015?

El crecimiento del tratamiento es sostenido, la meta de los 15 M es ambiciosa

El nuevo marco de acción destaca tres pilares fundamentales para alcanzar el objetivo de 2015: la demanda, la inversión y los resultados. Este marco se justifica en las evidencias científicas que existen sobre los efectos altamente positivos que tienen en la salud pública la rápida ampliación de cobertura en el tratamiento antirretroviral. Estos efectos positivos se extienden a la economía y el desarrollo en nuestros países.

Demanda: crear la demanda del tratamiento antirretroviral, un proceso que debe ser liderado por las PVVS y las Poblaciones Clave (afectadas por el VIH como las trabajadoras sexuales, las personas trans, gays, hombres que tienen sexo con otros hombres y usuarios de drogas); esta oferta debe ser sostenida por la sociedad civil y la comunidad internacional. Este pilar incluye un mayor acceso a las pruebas de VIH y posteriormente a los servicios de salud.

El eje central del pilar de la demanda es la promoción de la prueba de diagnóstico del VIH y propone algunas acciones: construir y sostener la demanda comunitaria del testeo al VIH, normar el uso de la prueba en todos los servicios de salud, educar a la comunidad sobre la prueba, ampliar la cobertura a parejas y vincular la realización de pruebas de VIH con la derivación a los servicios de atención en salud.

Cascada de Tratamiento en EEUU. Del diagnóstico a la supresión viral.

Inversión: Movilizar una inversión sostenida que le de prioridad a la innovación y al uso estratégico de los recursos disponibles. No hay que pasar por alto que este marco y esta meta son muy ambiciosos y requerirán de una inversión de recursos significativa, no solo para la compra de medicamentos e insumos, sino también para fortalecer los sistemas de salud y comunitarios. El gran desafío es achicar la brecha financiera de la respuesta mundial con recursos internacionales, domésticos y mecanismos innovadores no tradicionales. Será necesario, entonces, desarrollar un fuerte discurso sobre la inversión en el tratamiento del VIH que seduzca más contribuciones, incrementando la eficacia y eficiencia. Este abordaje incluirá el uso de medicamentos de calidad más accesible como los genéricos, apoyando las flexibilidades del Acuerdo sobre Aspectos de los Derechos de la Propiedad Intelectual en el Comercio – ADPIC.

Resultados: Esta sección del marco tiene que ver con la capacidad de proveer los resultados, asegurando la infraestructura de los sistemas de salud y comunitarios y un medio ambiente favorable, con leyes y políticas que favorezcan un abordaje equitativo que mejore el acceso a la atención en salud de las poblaciones en mayor riesgo y su retención.  Las acciones clave son: empoderar a las comunidades para que se apropien de sus programas de tratamiento, rediseñar y descentralizar los sistemas de distribución; tendiendo a cerrar la brecha en el sostenimiento del tratamiento; en América Latina, el 40% de las PVVS siguen en los servicios de salud para recibir su tratamiento, pero menos de la mitad continúan siendo indetectable más allá de dos años.

Para alcanzar mejores resultados es fundamental un estricto marco de Monitoreo y Evaluación centrado en los logros que devengan de las decisiones programáticas.

¿Qué han dicho los protagonistas en el lanzamiento latinoamericano?

Doctor Cesar Nuñez

El Doctor César Núñez, luego de presentar el marco de trabajo Tratamiento 2015, afirmó: “Este marco se construye sobre una serie de guías y recomendaciones existentes. Este es un marco basado en las evidencias y una nueva forma de pensar nuestro trabajo. Nuestra región ha estado a la vanguardia en el Tratamiento Antirretroviral pero debemos trabajar más y mejor en las áreas geográficas candentes. Así también con los jóvenes, vemos como un desafío sumar a las personas a un tratamiento precoz y que estas sean adherentes. Debemos cambiar la percepción que los medicamentos son para los enfermos”.

El Doctor Rafael Mazín, Coordinador de la Unidad de VIH, ITS, TB y Hepatitis de la OPS explicó: “La meta de 15 millones para el 2015 es perfectamente factible en los próximos 2 años y medio. Hay que centrar nuestros esfuerzos entender las barreras de acceso a la salud y superar esos obstáculos con velocidad. El secreto es relacionar a las personas testeadas con los servicios”.

El Doctor Carlos Falistocco, Director del Programa de Argentina y Presidente del GCTH, comentó “Nosotros sabemos que en muchos países muchas de las personas que viven con VIH no lo saben (en Argentina es el 40%). No debemos creer que el cambio en las guías va generar un avalancha de pacientes, en la Argentina hace dos años que hemos adoptado esta recomendación (500 CD4) y no hemos visto un desborde de la demanda. Otro punto importante es poder retener en los sistemas de salud a las PVVS en tratamiento dado que casi la mitad de las personas que los reciben no han logrado tener cargas virales indetectables. Los gobiernos, los sistemas de salud solos no pueden asegurar el link de las PVVS con los servicios, necesitamos de la sociedad civil y de las organizaciones y programas que no son necesariamente de salud”.

Alma de León, Coordinadora ITPC-LATCA

La activista Alma de León, coordinadora de la Internacional Treatmen Preparedness Association para Latinoamérica y el Caribe, ITPC-LATCA dijo: “Los activistas en tratamiento damos la bienvenida a las nuevas guías de tratamiento antirretroviral que recientemente ha publicado la OMS y creemos que ayudarán a mejorar nuestra calidad de vida y reducir la mortalidad. Queremos manifestar nuestra preocupación por la omisión que se ha hecho de los trabajadores de salud comunitarios. Así también realizamos un llamado a los gobiernos de la región y a las agencias de las Naciones Unidas para suspensión inmediata del uso del D4T como medicamento antirretroviral. A pesar de que la OMS desaconsejó su uso quedan varios países donde se sigue empleando”.

Carlos Fiorentino de la Red de Jóvenes agregó: “Para nosotros es prioridad volver a poner el VIH en la agenda internacional, porque se ha vendido la noción que el VIH/SIDA ya no es un problema y esto ha perjudicado nuestro trabajo. También creemos que este marco ofrece la oportunidad para la creación de consultorios amigables para jóvenes. La red de jóvenes quiere promover la noción que los jóvenes somos una oportunidad de cambio, representamos un sector con el que se tiene una deuda pendiente pero también creemos que nuestras organizaciones deben volver a sus bases. Desde este lugar podremos ayudar al cumplimiento de estas metas”.

15×15

Creo que este juego de números refleja una meta, de quince millones de personas en tratamiento para el 2015. Y esta, en mi opinión,  es quizás la parte más interesante de “Tratamiento 2015”. Los gobiernos, las agencias del sistema de las Naciones Unidas, los donantes y los movimientos de Sociedad Civil se comprometen con un meta ambiciosa y necesaria. Hace tan solo semanas se cumplió la soñada metas de 10 millones de PVVS en tratamiento y esto se logró luego de 30 años de epidemia y más de diez años con el Fondo Mundial y otras iniciativas gubernamentales verticales. Son dos tercios de la meta y es cierto que el último tercio es el que más cuesta, sobre todo si consideramos que el tema del SIDA ha perdido atractivo y tracción en las agendas globales y nacionales, que se refleja en su desaparición, como tema, en los medios de comunicación.

Más allá de los 350 o 500 CD4 de cada guía nacional, la realidad es que muchos países de renta media y media alta experimentarán una sobre-oferta. Existirán los insumos para tratar a más PVVS pero no habrá demanda. ¿Por qué? Porque, por una lado, la mayoría de las PVVS en la región no conocen aún su estado serológico y, por el otro, la noción de servicios amigables es solo una expresión de deseo en la mayoría de nuestros países.

Persiste en forma insidiosa un problema de acceso; los servicios públicos, privados y comunitarios no pueden acceder a más PVVS para ampliar en forma significativa la cobertura. Por muchos factores complejos, conocidos por todos nosotros, las poblaciones en mayor riesgo no tienen acceso a servicios de salud de calidad.

La solución no está en salir a testear en forma compulsiva. La solución puede estar próxima a la comprensión sobre por qué nuestra gente no llega ni se queda en los servicios de salud. Para entender y avanzar, nuestros gobiernos deberán refundar una relación significativa con las organizaciones de la sociedad civil, en particular con las poblaciones clave, ya sin el condicionamiento de un requisito del Fondo Mundial como los Mecanismos de Coordinación de país.

La estructura, el qué, se encuentra presentada en forma completa y clara en el documento marco Tratamiento 2015, el cómo dependerá de un diálogo nacional que se traduzca en un programa multisectorial efectivo y eficaz. El cuándo, ya sabemos, a la vuelta de la esquina, en el 2015. Urge poner este marco en acción.

Agradecemos la invitación de ONUSIDA Latina a este evento clave y la información provista en forma oportuna.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.