En la misma tierra donde un ex gobernador dijo que no le perdía el “asquito” a los homosexuales, en la que las autoridades clericales dan opiniones homofóbicas y los medios de comunicación las replican; en la misma ciudad donde se organizaron cursos para “Curar la homosexualidad” impartidos por el grupo “Courage Latino” con financiamiento gubernamental; en esa misma ciudad, el jueves 31 de octubre se aprobó con 20 votos a favor, 15 en contra y dos abstenciones la Ley de Libre Convivencia.

En Jalisco, uno de los Estados más conservadores de México, el Diputado Enrique Velázquez, del Partido de la Revolución Democrática, presentó hace más de 7 meses esta iniciativa que, a pesar del debate en contra que desató, finalmente fue aprobada.

La noticia es celebrada por la Comunidad LGBTI, aunque reconocen que “como toda ley es perfectible”. Uno de los impulsores de esta iniciativa es Luis Guzmán de la Organización Civil CODISE, organización enfocada  a la prevención del VIH, y que el año pasado recibió apoyo del Fondo Mundial para la entrega de condones en una campaña dirigida a hombres que tiene sexo con hombres,  reconoce que  “por supuesto que esta primera ley  contribuye a esa visibilidad (…), que somos sujetos de derecho. (…) esta ley también ayuda a que las personas tomen mayor conciencia y se visibilicen”. Guzmán debió casarse hace algún tiempo en la ciudad de México debido a la falta de legislación en Jalisco.

En el trayecto de la discusión de esta Ley, el Partido Conservador Acción Nacional (PAN) y el Partido “Movimiento Ciudadano”, tuvieron conductas y declaraciones discriminatorias que pretendían obstruir el avance de esta iniciativa de Ley e incluso votarla en contra.

Después del largo debate, la ley fue aprobada. En palabras del Diputado Enrique Velázquez , esta Ley integrada por 24 artículos, sólo “modifica un artículo y adiciona otro”,  y señala que no se creará un nuevo estado civil sino que los “Libres Convivientes”- como son nombrados ante la ley- tendrán que registrarse ante un Notario.

Otro de los puntos cuestionados, incluso desde la misma comunidad LGBTI fue que esta Ley no permite la adopción entre los “Libres Convivientes”, aunque permitirá que personas del mismo sexo sean reconocidas por la ley. La figura de “matrimonio” no está integrada en esta Ley.

“Esta ley, como todas las demás son perfectibles. No fue aprobada en su propuesta original. A esta ley le faltarían algunas cosas, pero estamos muy satisfechos porque es la primera ley en el Estado que le otorga los mismos derechos a personas del mismo sexo, parejas que estamos aquí y que vivíamos en una incertidumbre jurídica”, dijo el activista Luis Guzmán al referirse a los cambios con los que se aprobó la Ley de Libre Convivencia.

“Esto es apenas un primer paso – insistió Guzmán- y nosotros creemos que la igualdad se logra con el matrimonio igualitario”. La aprobación de esta Ley de Libre Convivencia es similar a lo que ocurrió en el Distrito Federal hace cuatro años, antes de que se aprobara el matrimonio entre personas del mismo sexo, primero aprobó una Ley de Convivencia y a partir de ahí avanzó la legislación rumbo al matrimonio igualitario”. Con esta Ley de Libre Convivencia, Jalisco se suma a otros estados de México como Colima y Coahuila.

Por su parte, la organización Civil CHECCOS, que trabaja para la prevención del VIH directamente con la comunidad gay, también festejó a través de las redes sociales: “Se aprueba Ley de Libre Convivencia, vamos un paso adelante. Viva la Familia homoparental”, publicó. Víctor Dante Galicia miembro de esa organización y que  desde hace más de 20 años trabaja en la prevención del VIH al conocer sobre la ley dijo que esta es el primer paso para dar reconocimiento a las poblaciones diversas. Es además el primer documento de reconocimiento de derechos y ciudadanía con una perspectiva de igualdad”.

Dante también destacó que con esta Ley se logra avanzar en materia de prevención porque, según dijo, “uno de los problemas para el control de la epidemia es la clandestinidad, la simulación y la autoexclusión por identidad sexual. Que el Estado dé reconocimiento rompiendo con los marcos religiosos culposos, permea claramente para que la sociedad Jaliscienses establezca una nueva cultura de derechos donde el derecho a la salud es fundamental (…) (Esta ley) rompe con prácticas ocultas y por lo tanto de riesgo de VIH”.

Esta Ley de Libre Convivencia así como contó con el rechazo de diferentes legisladores del Partido Acción Nacional -considerado de Derecha en México-, también recibió el apoyo de diferentes sectores de la sociedad así como el respaldo de líderes de opinión quienes publicaron un comunicado en los periódicos más importantes de la ciudad, el mismo día de la aprobación; organizaciones civiles, académicos y universitarios entre ellos, el Rector de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo Padilla, firmaron el comunicado. El documento señalaba: “La Libre Convivencia significa igualdad ante la ley y libertad de formar una familia con quien tú decidas. El Estado no debe nunca decirnos a quién querer ni con quién vivir. Ésa es nuestra decisión y de nadie más. La Libre Convivencia protege precisamente eso, la decisión que tenemos todos de elegir con quién vivir. A lo que sí está obligado el Estado es a darles derechos a todos los modelos de convivencia que existen en el Jalisco del siglo XXI”.

Aun cuando Jalisco es considerado como un  estado conservador y sede de una de las Arquidiócesis con mayor peso en México, también es conocido a nivel internacional por ser sede de una de las playas más famosas para la comunidad gay, ubicada en Puerto Vallarta, y contar con una vida nocturna para esta población.

La propuesta avanzó a pesar de las manifestaciones en contra, que usaban  el lema de “cuidar y proteger la Familia”. Entre los panfletos que distribuían en manifestaciones a las afueras del Congreso, días antes de la aprobación se leía: “No es discriminación: A nadie se discrimina. Las personas homosexuales pueden actualmente contraer matrimonio con los mismos derechos y en las mismas condiciones que las personas heterosexuales. Es decir, con una persona del sexo opuesto que reúna los requisitos legales de edad, que preste su consentimiento, etc. Lo que sería discriminar es prohibir al homosexual contraer matrimonio en las mismas condiciones que las demás personas por el simple hecho de ser homosexual”.

Ante la aprobación de la Ley, las cuentas de twitter de organizaciones y personas que se oponían a la ley – como  @catolicos_mx perteneciente a “Católicos de México”- publicaron:  “las Familias Jaliscienses están de luto. Ha sido aprobada la Ley de Libre Convivencia”.

A pesar de las presiones en contra, la ley fue aprobada y  la comunidad de la diversidad ahora festeja que se avanzó en sus derechos . Este jueves 31 de octubre en Jalisco las portadas de los periódicos consignaron algo que antes no se imaginó que sería noticia. Ahora se espera que después de este paso, se apruebe el Matrimonio Igualitario en Jalisco y en otros estados de México y se vuelva a hacer noticia.

La ley fue publicada el día 1ro de noviembre por el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz en el periódico oficial del Estado de Jalisco.

A partir de la aprobación de la Ley de Libre Convivencia distintas ONG, líderes y activistas lanzaron una campaña con el nombre “ Lobby Gay”, con el objetivo de trabajar en conjunto para lograr que en Jalisco exista el matrimonio igualitario, y de esta forma, la recién aprobada Ley de Libre Convivencia sea sólo un primer paso para lograr la igualdad.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.