En el Hospital Muñiz hace 3 meses que no hay reactivos para Carga Viral y nos dicen que en 15 días se va a solucionar el problema, esto afecta no solo la ansiedad de las personas que se atienden en este centro sino también en otros hospitales de la Ciudad de Buenos Aires donde se envían las muestras de sangre para las mismas pruebas”, afirmó una vocera de la Red Argentina de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA.

La respuesta oficial se ha publicado el día 28 de noviembre explicando: “Tal como hemos comunicado oportunamente a los diferentes actores del país, este ha sido un año con dificultades en la provisión de algunos reactivos, en particular de carga viral (CV). Las distintas razones que generaron la demora en la provisión han estado fuera del alcance de la Dirección de Sida y ETS y no se debieron a falta de previsión en las compras. Cabe destacar que actualmente se cuenta con mecanismos para dar respuesta a las muestras urgentes de carga viral de VIH a través de la derivación a otros laboratorios que poseen la capacidad para resolver estas situaciones, por lo cual nos hemos puesto a disposición para solucionar caso por caso”, detalla un carta oficial del responsable de la Dirección Nacional de SIDA y ETS, Doctor Carlos Falistocco. El comunicado completo se encuentra disponible en este vínculo.

Volando sin instrumentos

Habitualmente hacemos mucho hincapié en los faltantes de antirretrovirales para las personas en tratamiento, angustiados con la amenaza de la resistencia viral, el fallo de los esquemas y la pérdida de personas en el sistema de salud, los que “se caen de la cascada de tratamiento”. Y en este sentido minimizamos los faltantes de reactivos para estudios de diagnóstico y tratamiento.

Nuestro médico y todas las personas que viven con VIH no pueden desarrollar exitosamente su proceso terapéutico sin información, por ejemplo sobre como se comporta nuestro sistema inmune (CD4) y el Virus (Carga Viral). Es manejar o gestionar un proceso complejo a ciegas.

Las personas con VIH concurren todos los meses a los centros de salud a recoger sus medicamentos mes tras mes y cada 3 o 6 meses a realizarse pruebas de laboratorio, por el resto de nuestras vidas. Las personas se cansan y no solo de tomar sus medicamentos, sino de todo lo que rodea el vivir con VIH y bajo tratamiento. En muchos de nuestros países, a veces o muy seguido, falta algo, un medicamento del “cóctel” o los reactivos para un estudio. Y el paciente “paciente” recibirá el inconfundible dictamen de “volvé mañana”, “en quince días” o “no sabemos, por qué no nos llamas la semana que viene”. Volver y llamar cuesta tiempo y dinero, son obstáculos en una larga maratón de nuestro tratamiento.

“Las personas que se atienden en los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires viven en el Conurbano Bonaerense y esto implica un gasto de transporte, de tiempo y el desgaste de concurrir a los hospitales cada 15 días para tener la misma respuesta, lo cual puede llegar a afectar la adherencia al tratamiento y el abandono del mismo”, sostiene la colega de la red de mujeres.

Hemos conversado con los responsables de la Dirección de SIDA y como vemos en el comunicado reconocen la existencia de este problema y se encuentran abocados a resolverlo. Las pruebas de diagnóstico y seguimiento del VIH son en su mayoría kits de “productos innovadores”, producidos por la misma industria farmacéutica que equipa los laboratorios locales y regionales en los centros de Salud. Esto hace que los programas nacionales estén semi-cautivos de un pequeño grupo de empresas privadas con sus propios intereses, políticas, tiempos y prioridades. Empresas que pueden, por ejemplo, decidir discontinuar un producto o no honrar en tiempo y forma una licitación, aunque toque pagar multas.

Esta semana conversé con la Jefa de Programa de un país de Centro América donde la situación de los comportamientos monopólicos y la fijación de precios obscenos de los productores de reactivos esta agobiando los presupuestos de muchos programas nacionales en esta subregión.

Actualmente, y lo hemos comentado a lo largo del año, han habido dificultades con la provisión de reactivos en distintos períodos del año, no por una planificación en las compras, sino en la entrega de estos reactivos y distribución por parte de los proveedores. Si tenemos en algunos lugares del país dificultades en reactivos para cargas virales. No en todos, con lo cual utilizamos los laboratorios donde sí hay, para suplementar las urgencias, las embarazadas o los casos especiales que nos piden, redestinando las muestras. Asumimos que, de acuerdo al compromiso de los proveedores, en diez días comienza a solucionarse esto y que para antes de fin de año todos los laboratorios que hacen cargas virales para el Estado van a tener estos reactivos”, explicaba el Dr. Falistocco en una entrevista exclusiva de Gustavo Pecoraro para el semanario SOY.

¿Qué hacer para resolverlo?

La Dirección de SIDA ha decidido, a partir del 2014, que se diversificará la adquisición de los equipos para este tipo de pruebas, superando el riesgo que implica tener una sola marca. Las redes de PVVS se movilizaron en busca de una solución y finalmente el Ministerio de Salud respondió públicamente, aunque estaba intentando resolver los inconvenientes por detrás de escena.

En algunos casos hablamos de varios meses de desabasto en algunos de los centro de salud por lo que es evidente que la capacidad de reacción pública fue quizás un poco lenta. Al final del día son muchas las PVVS que se han regresado a sus casas sin poder realizarse su Carga Viral.

Las organizaciones de PVVS argentinas proponen que a futuro se instituyan reuniones periódicas entre las organizaciones y el Ministerio para monitorear y prevenir cualquier faltante. Con la complejidad que reviste una serie de programas que hoy tratan a más de 70.000 argentinos con VIH, esta propuesta de un grupo de trabajo de seguimiento con la participación de los usuarios tiene mucho sentido.

A medida que la situación se normaliza, la gente necesita información clara y previsibilidad. Quienes vayan mañana al hospital necesitan de una explicación adecuada y de una fecha cierta para la realización de las pruebas. Esto es vital en cualquier crisis de desabasto.

Hoy en Buenos Aires, en el marco del Día Mundial del SIDA, se presentó la campaña de testeo “elegí saber” que busca incrementar significativamente el número de PVVS que conocen su diagnóstico y reciben tratamiento en el país. Hay programa, hay presupuesto, hay capacidad técnica y también imponderables que ponen a prueba cualquier sistema y que requieren mucha comunicación.

Agradecemos la información provista por la Red Argentina de Mujeres Viviendo con VIH, la Red Bonaerense de Personas Viviendo con VIH, Red de Adolecentes y Jóvenes Positivos y a la Dirección Nacional de VIH/SIDA y ETS.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.