El pasado jueves 21 de noviembre, en una conferencia de prensa con gran cobertura mediática debido a la presencia de una conocida modelo local, Jhonny Cárdenas, Congresista de la República y titular de la Comisión de Salud, presentó un proyecto de ley que pretende criminalizar la transmisión de VIH.

Srta. Tilsa Lozano y Congresista Jhonny Cárdenas

El proyecto de Ley, que habría sido presentado formalmente el día anterior a la rueda de prensa, pretende introducir un artículo en el Código Penal que se lee: “El que a sabiendas de tener el virus de inmunodeficiencia humana, VIH, contagia a una persona a través de relaciones sexuales, causándole perjuicio en la salud emocional y psicológico, será reprimido con pena privativa de la libertad no menor de diez ni mayor de veinte años”.

El proyecto de ley carece de sustento jurídico o evidencia científica. A lo largo de la exposición de motivos incluso se recogen secciones del documento de ONUSIDA sobre la Penalización de la transmisión por VIH y señala que “no hay datos que indiquen que por medio de la aplicación general de la legislación penal a la transmisión del VIH se consiga la justicia penal o se prevenga la transmisión del virus. Esta aplicación más bien corre el riesgo de socavar la salud pública y los derechos humanos.” Sin embargo, se distorsiona la lectura de las guías del organismo internacional y se logra estigmatizar a las personas que viven con VIH catalogándolas como personas “que buscan venganza” e “inescrupulosas”.

Es pertinente señalar que la transmisión de cualquier enfermedad con el propósito de hacer daño se encuentra tipificada en el artículo Nro. 289 del Código Penal Peruano, por lo que esta ley, específica para el VIH, refleja un fuerte estigma y una grave discriminación a las personas que viven con VIH, más que un interés por la salud pública.

Es importante señalar que las guías de ONUSIDA recomiendan derogar las leyes penales específicas para el VIH, ya que pueden resultar contraproducentes para los esfuerzos de la respuesta al Sida, además de violar los derechos humanos de las personas que viven con el virus y otros grupos vulnerables.

Las reacciones de las organizaciones de sociedad civil no se han hecho esperar. Como un “despropósito” calificó Giovanni Romero Infante, presidente del Movimiento Homosexual de Lima (MHOL), esta iniciativa de Ley. El MHOL, en coordinación con otras organizaciones de base comunitaria,  convocó rápidamente a una reunión a activistas LGBT y personas que viven con VIH para determinar acciones a seguir para detener el avance de la propuesta de ley.

Por su parte, líderes del movimiento de personas que viven con VIH han expresado su rechazo a la iniciativa legislativa. “Esta ley solo aportará a la discriminación y estima de las personas con VIH, que serán percibidas como peligrosas y vengativas”, comentó el reconocido activista Pablo Anamaría a Corresponsales Clave. Anamaría también expresó su preocupación por las expresiones de apoyo que ha recibido este proyecto de ley en las redes sociales, incluso por personas de la diversidad sexual, quienes afirmaron que les dará seguridad. “Parece que algo ha fallado en los mensajes que buscaban reducir el estigma y la discriminación”, finalizó el activista.

El Dr. José Luis Sebastián,  ex jefe del Programa de Sida, ahora en el rol de Coordinador de AHF Perú, también se sumó al rechazo de esta medida que podría entorpecer el avance del acceso al diagnóstico y al tratamiento antirretroviral en el país.

En los próximos días, diversas organizaciones harán llegar una carta a la Comisión de Salud del Congreso para expresar su rechazo a esta iniciativa de ley y buscarán que sea archivada antes del Día Mundial de Lucha contra el Sida; asimismo, han iniciado una campaña a través de las redes sociales en contra de la iniciativa con el hashtag #laprisionnoesprevencion.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.