De acuerdo a las encuestas de salud de los últimos años, las mujeres en Honduras inician su vida sexual activa -en promedio- a los 18 años, edad que coincide con el inicio de los estudios universitarios. Esta tendencia se ha mantenido más o menos constante en los últimos años, sin embargo, los registros oficiales indican un alarmante incremento de los embarazos en adolescentes (1).

De acuerdo a los datos oficiales de egresos hospitalarios por partos en niñas y adolescentes, la cifra en 2010 llegó a 28,680, duplicando el número registrado en 2008, cuando ocurrieron 14,312 egresos. Aunque no se dispone de datos oficiales para 2012, la Ministra de Salud informó a inicios de este año que aproximadamente 50,000 niñas y adolescentes salieron embarazadas en 2012.

Estos datos nos llevan al análisis de que los adolescentes y jóvenes están teniendo relaciones desprotegidas, como también se registra en los informes nacionales en materia de VIH y Embarazos Adolescentes, lo cual contribuye a al aumento de las tasas de infección por VIH en población joven.

La desinformación respecto de la infección por VIH, anticonceptivos y aborto, y sobre todo espacios donde las niñas, las adolescentes y las mujeres puedan empoderarse y acceder a información, son causas claras del incremento de las infecciones de transmisión sexual (incluyendo el VIH) en las mujeres hondureñas. Si bien existen en casi todo el país organizaciones, grupos y colectivos que trabajan en prevención primaria y secundaria del VIH y promoción de los derechos de las mujeres, estos no logran alcanzar al grueso de la población, principalmente de las zonas rurales del país como los departamentos de Choluteca, Valle y Gracias a Dios.

Con el Propósito de informar de esta problemática, generar cambio de actitudes y promover los espacios saludables para jóvenes universitarios, se creó la campaña “Mi sexualidad, Mis Derechos, Mi Decisión”, en la que se han realizado desde el pasado  mes  de octubre hasta la fecha foros, mesas informativas, conversatorios y exposiciones de expertos y expertas y activistas en temas de derechos humanos y salud integral, que han tenido lugar en los centros Universitarios de Tegucigalpa y San Pedro Sula.

En los foros, abiertos a medios de comunicación y estudiantes, se hablaron de temas como derechos humanos, crímenes de odio y feminicidio, la anticoncepción oral de emergencia, -penalizada en el país aun cuando podría salvar la vida de las mujeres o prevenir el embarazo luego de una violación- y la prevención de las ITS y VIH. También se brindó material educativo y preservativos.

La negación del acceso a la anticoncepción de emergencia y otros métodos anticonceptivos, como preservativos masculinos entre otros, es una clara violación de los derechos sexuales y reproductivos. Las organizaciones de mujeres han realizado muchas acciones intentando cambiar esta situación, pero hasta la actualidad las mujeres hondureñas siguen siendo víctimas de políticas de estado que violan sus derechos humanos fundamentales. Por ello, campañas como estas son más que necesarias para garantizar el derecho a información.

Honduras es uno de los países más violentos de Centroamérica, ha sido golpeado muchas veces  por la naturaleza y tiene una debilidad institucional endémica. En este contexto, recibe importante apoyo financiero de la cooperación internacional que apuesta por la lucha contra el VIH y la defensa y promoción de los Derechos Humanos; sin embargo, toda esta ayuda no ha sido suficiente. Los números evidencian que es necesario hacer más, invertir más e innovar, a través de actividades creativas, intentando llegar a una población más amplia. Esta campaña es un paso importante y deberá instalarse como parte de los programas nacionales para fortalecer las habilidades de niños, niñas y adolescentes.

(1)   Secretaría de Salud. Área de Sistemas de Información. Reporte de Partos Egresos de 10-19. Honduras 2008 y 2010.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.