“El Amor no discrimina” nació en el año 2003 con una tímida expresión. Un número reducido de parejas del mismo sexo acudieron al Parque del Amor, un conocido lugar de Miraflores que se abarrota de parejas todos los 14 de febrero, a besarse. Se besaron, como lo hacen todos los años miles de parejas en ese mismo lugar, pero el hecho de que las parejas fueran del mismo sexo convertía esos besos en un acto político.

Así definió la actividad Maribel Reyes Pérez, vocera de la Red, en conversación con Corresponsales Clave: un acto político que busca mostrar que existen parejas del mismo sexo y que deben tener los mismos derechos.

El Parque del Amor es muy frecuentado todos los años por parejas de distintos lugares de la capital.

A partir de la primera intervención en 2003, que originó un pequeño enfrentamiento con agentes de seguridad de la municipalidad, numerosos activistas se reunían todos los años en el Parque del Amor para hacer una “besatón”. Así, poco a poco la actividad del  14 de febrero se fue instaurando en el calendario de actividades de la Red.

El año 2009 la besatón tuvo dos escenarios: el centro de Lima, en un espacio muy cercano a la Plaza Mayor, donde se ubican los principales poderes políticos –Palacio de Gobierno y Palacio Municipal- y la Catedral; y el clásico Parque del Amor. Fue en el primer espacio en el que un grupo de policías antidisturbios los rodeó rápidamente al ver las expresiones de amor que tenían estas parejas, que en aquella ocasión en particular llevaban vestimentas alusivas a distintos oficios: trabajadoras del hogar, oficinistas, sacerdotes, entre otros; tratando de llevar un mensaje claro: las personas gays, lesbianas, trans y bisexuales viven y trabajan en todos lados.

Pero el Parque del Amor se ha consolidado como el espacio por excelencia para la actividad del 14 de febrero; no solo por la concurrencia de personas de todos los distritos de la capital, sino también porque ha sido posible lograr el apoyo –al menos administrativo– de la Municipalidad de Miraflores, debido a una ordenanza municipal, una suerte de norma de nivel local, que prohíbe cualquier tipo de discriminación.

Con esta herramienta normativa en mano, la Red dio un giro a la celebración del Día del amor y la amistad, y en el año 2010 realizaron, como parte de la actividad, bodas simbólicas que unieron a varias parejas del mismo sexo, tanto de hombres como de mujeres. La Municipalidad local autorizó el uso de tabladillos y toldos que permitieran que la actividad tuviera mucho realce en las celebraciones que se realizan en el lugar.

En los últimos años, “El Amor no discrimina” ha ido innovando en el desarrollo de la actividad. Luego de los besos hasta el año 2009, llegaron las bodas y las renovaciones de votos en el 2010 y 2011, para luego convertirse en los últimos años en un espacio de apoyo de familiares, sobre todo madres y padres, a sus hijos e hijas homosexuales hacia la conquista de sus derechos. El objetivo ha sido siempre mostrarle al ciudadano/a común y al Estado, que los derechos de las parejas del mismo sexo no están siendo protegidos, ni el derecho a expresar su amor libremente, ni su derecho a casarse, ni su derecho a no ser discriminadas, ni muchos de los otros derechos que a las parejas heterosexuales sí les asisten.

Su sostenibilidad ha sido posible gracias al apoyo de las organizaciones que colaboran económicamente con ella, pero principalmente, por el esfuerzo y compromiso de activistas que brindan su tiempo y dedicación a esta actividad.

A lo largo de los años, y cada vez más en años recientes, actores políticos, generalmente de corte de izquierda se han acercado a la actividad en señal de apoyo.

Este año, la Red Peruana TLGB en alianza con el Instituto de Estudio en Salud, Sexualidad y Desarrollo Humano (IESSDEH) realizará una muestra fotográfica de parejas y familias diversas. Además, se hará sesiones fotográficas que permitirán a todas las parejas, homosexuales y heterosexuales, que se acerquen a la actividad para hacerse una foto.

La celebración del amor no puede ser exclusiva de las parejas heterosexuales, pero esa premisa no es compartida por todas las personas; por ello, año a año, la Red Peruana TLGB debe salir a recordarles que #ElamornoDiscrimina.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.