Definir una agenda conjunta como región es muy importante en el proceso de construcción de la Agenda de Desarrollo Post – 2015 ya que ha sido América Latina quien ha impulsado los temas de protección de derechos humanos para las personas de la diversidad sexual, la educación integral en sexualidad, y las acciones enfocadas a las poblaciones vulnerables al VIH, entre otras.

En este contexto, la primera semana de febrero en la Ciudad de México, se llevó a cabo la Consulta Regional para América Latina y el Caribe con el objetivo de adoptar una Declaración donde se expresen los aportes y los temas de especial interés para esta región, así como proponer recomendaciones, prioridades y líneas de acción fundamentales para la Sesión 58 de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW) que llevará el nombre de “Desafíos y logros en la aplicación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para las Mujeres y las Niñas” y se llevará a cabo en marzo del 2014, con México como país anfitrión. En esa reunión se analizarán los desafíos para la nueva Agenda de Desarrollo Post 2015.

La vanguardia de México es significativa porque está impulsando el enfoque de inclusión social y económica en la Agenda de Desarrollo Post 2015 a petición del secretario general de Naciones Unidas, como una propuesta para desarrollar acciones concretas enfocadas a disminuir las desigualdades que han prevalecido durante el periodo de implementación de los ODM.

Durante la inauguración de la reunión, las y los funcionarios del gobierno mexicano expresaron su compromiso con la igualdad de género como palanca del desarrollo, además de que reconocieron que no se ha logrado la plena participación de las mujeres en todos los sectores de la sociedad. Como ejemplo, el Lic. José Antonio Meade Kuribeña, secretario de Relaciones Exteriores, mencionó que el PIB subiría un 17% a nivel regional si se lograra eliminar las brechas de género.

La Presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Lic. Lorena Cruz, expresó que el objetivo de la reunión fue tener una sola voz que establezca la ruta de América Latina y El Caribe en la Agenda 2015 para acelerar los ODM y los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS): “Tenemos la firme convicción de que podemos hacer más por las mujeres, necesitamos ir juntos y juntas con una misma posición, las mujeres ya no pueden esperar más, las niñas ya no pueden esperar más”, afirmó.

Por su parte, el Sistema de Naciones Unidas felicitó al gobierno mexicano por elevar la igualdad sustantiva a nivel constitucional en las últimas reformas en materia de Derechos Humanos.

El Director Ejecutivo adjunto de ONU Mujeres, John Hendra, presentó la propuesta del objetivo de igualdad de género para los nuevos ODS, mismo que considera tres parámetros: estar libre de cualquier tipo de violencia, el desarrollo de capacidades y acceso a recursos de las mujeres, y la equidad en la participación de las mujeres en todos los sectores sociales.

En la primer sesión de la Consulta, el subsecretario para asuntos multilaterales y Derechos Humanos, Lic. Juan Manuel Gómez Robledo, presentó la propuesta de la perspectiva de inclusión social y económica de México, donde se consolida una propuesta que incluye enfoques innovadores que modifican de raíz las estructuras que reproducen la desigualdad, con datos de alta calidad desagregados por sexo y género, con la participación de todos los sectores, concretándose en indicadores específicos por población marginalizada.

Las Ministras coincidieron en que la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres son requisitos indispensables para alcanzar el desarrollo sustentable.

Sin embargo, a pesar de que los discursos parecían alentadores, los derechos de las mujeres poco a poco fueron relegados a segundo plano.

La mayor parte de la reunión se desarrolló a puerta cerrada con las Ministras y el personal de ONU Mujeres, la sociedad civil estuvo invitada solamente a la inauguración, la clausura, la primera y tercera sesión. Durante la tercera sesión se permitió que las representantes de las redes regionales participaran compartiendo sus prioridades para la nueva agenda.

En una consulta en donde predominó el discurso retórico con el lema de “Igualdad Sustantiva, ni más ni menos”, las Ministras profundizaron en los temas no controversiales como el acceso equitativo a las nuevas tecnologías de información y a las comunicaciones, así como la intención de reafirmar los Consensos del 2013 derivados de la Primera Conferencia Regional sobre Población en Montevideo y la XII Conferencia Regional sobre la Mujer en Santo Domingo.

Al momento de la construcción de acuerdos, las Ministras de Chile y los países de El Caribe se opusieron a mencionar los derechos sexuales y, como consecuencia, se acordó redactar una declaración que reafirmara los consensos regionales de 2013 y fuera corta para evitar el desacuerdo. Tenemos, entonces, una declaración regional con un discurso ligero que apenas alcanzó a comprometer a los países a hacer un llamado para que el objetivo de igualdad de género incluya:

1. Garantizar una vida libre de todas las formas de violencia y discriminación hacia las mujeres y niñas.

2. Garantizar la igualdad de género para promover el desarrollo de capacidades y distribución de recursos.

3. Igualdad de género en la participación y toma de decisiones en todos los sectores públicos, privado y en el ámbito familiar.

La declaración que cierra con el lema “Igualdad ni más ni menos” no logra establecer una agenda mínima para que la región progrese en las negociaciones internacionales, y es preocupante porque no aborda los temas que América Latina ha impulsado históricamente.

Nuestra región enfrenta ahora desafíos importantes, no solamente al interior de los países para la armonización de sus marcos legales, sino a nivel regional y global.

Es fundamental acercarnos a los gobiernos a nivel de país para sensibilizarlos y movilizar la voluntad política para impactar en las metas e indicadores que se definirán para la Agenda de Desarrollo Post 2015 y asegurarnos que los temas de protección de los derechos sexuales y reproductivos, entre otros aspectos- sean incorporados.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.