La Red Latinoamericano de Personas  con VIH (RedLA+) es una de las redes regionales que ha aportado mucho desde su nacimiento en la respuesta al VIH en los diferentes espacios de decisiones políticas hacia el acceso universal al tratamiento integral en VIH para todas las personas, y logró  evidenciar en lo concreto la esencia del principio de Mayor Involucramiento de las personas afectadas  -MIPA-, y marcar un hito en la historia del VIH   en la región.

La presencia, sin embargo de la RedLA+ en el ámbito regional, se diluyó en los últimos años y algunas voces han reclamado a través de las listas de discusión dedicadas al tema de VIH y la participación comunitaria, mayor activismo, la revitalización de su agenda y el cambio del  Secretario Regional.

Algunas voces señalan que aunque en sus tiempos más activos, la RedLA+ posicionó el acceso a tratamiento, ya no mantiene su liderazgo político, debido a un ausente liderazgo, pero también por la multiplicación de redes regionales que debilitaron el discurso de “todas las personas viviendo con VIH”, lo cual fragmentó el movimiento de personas viviendo con  VIH a nivel regional.

En este marco, Corresponsales Clave recogió las impresiones  de algunos activistas referentes de la región sobre el actual proceso e impacto  de la RedLA+. Compartimos con ustedes las voces de Violeta Ross (Bolivia), Pablo Anamaría (Perú), Alberto Nieves (Venezuela) y una joven líder Mariana Iacono (Argentina). Cabe señalar que a pesar de nuestra insistente comunicación a través de correos electrónicos, no logramos obtener los comentarios de Rubén Pecchio, actual Secretario de la Red.

¿Cuál ha sido el aporte más importantes de RedLA+ a la región para el acceso a tratamiento en VIH desde su creación?.

Alberto Nieves (AN): Los aportes y logros de la RedLA+ han sido muchos. Desde su nacimiento en 1998 hasta el 2007, fue la mayor instancia comunitaria que promovió el principio del mayor involucramiento de mujeres y hombres con VIH (MIPA) en Latinoamérica y el Caribe hispanoparlante en los asuntos de interés público, especialmente en lo concerniente al acceso a tratamientos. La clave del éxito  fue la participación activa, plural y democrática de las personas con VIH, realmente fueron tiempos gloriosos.

Alberto Nieves, Venezuela.

Fue tal su trabajo, que en la undécima conferencia mundial de personas con VIH celebrada en Kampala, Uganda en el año 2003, la Red Global de Personas viviendo con VIH/SIDA (GNP+) consideró que RedLA+ era un ejemplo en el ámbito global, puesto que logró ubicar a América Latina en la primera región del mundo con mayor número de personas con tratamiento antirretroviral.

La instancia que reúne a los jefes de Programas Nacionales de SIDA de América Latina, el Grupo de Cooperación Técnica Horizontal (GCTH), se sensibilizó y motorizó en los países, gracias a la actuación y liderazgo de RedLA+ junto con otras redes comunitarias regionales (LACCASO; ASICAL, ICW Latina, RedTraSex, RedLACTrans y MLCM.

Pablo Anamaría (PA): Creo que uno de los aportes más importantes de RedLA+ fue dar una voz a las personas con VIH. Se constituyó como una plataforma de incidencia política que impactó en las decisiones de los Gobiernos.

Mariana Iácono (MI): (…) siento que sin lugar a dudas pudieron darle visibilidad a las personas con VIH a nivel regional y a nivel global mediante GNP+(Red Global de personas con VIH) en el acceso a medicamentos.

¿Cuáles han sido los hitos en la historia del VIH y SIDA, vinculado a la RedLA+?

AN: Los secretarios regionales de RedLA+, junto con sus Consejos Regionales y equipos de trabajo de este periodo en cuestión (1998 – 2007) supieron implementar políticas estratégicas con resultados exitosos, quienes dedicaron grandes esfuerzos para fomentar entre sus miembros la articulación, el intercambio de experiencias e ideas, el nacimiento de nuevos liderazgos, el debate y análisis crítico, la comunicación permanente, la asesoría técnica, la capacitación en instancias regionales e internacionales, entre otras.

La seriedad y la transparencia de RedLA+ permitió obtener el reconocimiento de organismos de cooperación internacional  tales como ONUSIDA, OMS, OPS, GTZ, ITPC, Cruz Roja Internacional, UNICEF y UNFPA, con los cuales desarrolló proyectos y actividades a favor de los derechos humanos de las personas con VIH de Latinoamérica y el Caribe. Una de estas experiencias fue que Redla+ realizó el primer estudio diagnóstico sobre los Servicios de Atención Integral para Personas con VIH en 14 países de Latinoamérica, con el apoyo técnico de la Fundación Henry Ardila, auspiciado por la OPS y ONUSIDA.

PA: El acceso a tratamiento para todos; dar una voz unificada a las personas con VIH, especialmente frente a los Gobiernos y agencias; vigilar el respeto de los derechos humanos de las personas con VIH y sus diferentes comunidades; promover la organización nacional y local en los distintos escenarios de discusión en materia de VIH.

Pablo Anamaría, Perú.

MI: El acceso a tratamiento; la visibilización de las personas con VIH y el mayor empoderamiento de las poblaciones claves.

¿Piensa que la RedLA+ mantiene su posicionamiento político o sigue siendo referente en este momento?

AN: Afortunadamente en este momento RedLA+ está muy viva y activa en los países de Latinoamérica y el Caribe, gracias al extraordinario trabajo que realizan las redes y agrupaciones nacionales de personas con VIH. El principio MIPA se ha consolidado en los ámbitos nacionales. Pero lamentablemente en los escenarios latinoamericanos como en los internacionales,  la RedLA+ se encuentra invisibilizada, ocasionando una pérdida de liderazgo, espacio y vigencia.

Si en la actualidad RedLA+ tuviese acciones de incidencia política en los tomadores de decisiones del ámbito regional, seguramente en estos momentos no tendríamos (…) la falta de una agenda política desde la mirada de las personas con VIH de América Latina, enmarcada en los derechos humanos y género, el frecuente desabastecimiento de medicamentos antirretrovirales y de reactivos, el aumento vertiginoso de nuevas infecciones por VIH, el auge del estigma y la discriminación por VIH, y la pérdida de interés por parte de la cooperación internacional para que América Latina acceda a los distintos recursos.

PA: De alguna manera RedLA+ mantiene un rol “formal” de referente frente a instancias como el GCTH y las agencias de Naciones Unidas, sin embargo en su movilización y posicionamiento al interior de las redes nacionales y locales, creo que ha perdido terreno, los vínculos entre estas últimas y la red ya no son tan fuertes y claros, los canales de comunicación se han descontinuado, no se “escucha” a la red en el plano local apoyando los problemas y necesidades

MI: Pienso que RedLA+ no sigue siendo un referente en la región, esto se puede percibir en los medios de comunicación, específicamente en internet, o el trabajo de la red que en los últimos años no lo percibí. Como miembro de la RedAr+, desde 2009, que es parte de la RedLA+ nunca sentí el impacto de la articulación de las redes.

¿Qué debilidades identifican en la RedLA+ a nivel interno y externo? ¿Qué pasa en otras redes regionales?

AN: RedLA+ tiene como reto rescatar su liderazgo y activismo propositivo en el ámbito latinoamericano. Esto sólo será posible a través del cumplimiento fiel de sus actuales estatutos y código de ética, del diseño e implementación de un nuevo plan estratégico construido de forma colectiva y liderado por una gestión abierta y dispuesta al diálogo y al trabajo conjunto, que tome en cuenta efectivos y eficaces planes de comunicación, de obtención de recursos y de rendición de cuentas, tal como lo decidió el Consejo Regional en su última Asamblea Extraordinaria realizada en el marco del Foro 2009 en Lima, Perú. Es vital la unión entre las distintas subregiones que conforman América Latina.

Es una fortuna que RedLA+ cuente en este momento con una valiosa membrecía conformada por reconocidos, calificados, honestos y expertos líderes y lideresas de 20 países latinoamericanos y caribeños de habla hispana. Puedo asegurar que estos activistas están dispuestos a trabajar por RedLA+ para lograr este gran reto.

En relación a las otras redes comunitarias regionales, no puedo opinar sobre sus actuaciones, ya que las desconozco, con excepción de LACCASO, quien está realizando grandes esfuerzos para incidir políticamente, pero la falta de recursos financieros es una gran limitante para cumplir con sus planes de trabajo.

Mariana Iacono, Argentina.

PA:  (La RedLA+ tiene) una estructura y una agenda poco adaptada a la realidad actual, no tiene acceso a recursos sostenibles, y le hace falta nexos sólidos con las redes nacionales, así como canales de comunicación continuos.

MI: No puedo mencionar las debilidades a lo interno dado que no soy punto focal nacional ni estoy en algún equipo de trabajo en RedLA+, pero sí puedo decir que se siente una falta de liderazgo en la región que puede ser atribuida a la falta de financiamiento, de capacidad técnica o razones personales, y eso pasa con las redes de personas con VIH, no así con las redes de mujeres trabajadoras sexuales y de trans. La dificultad con el idioma inglés también hace que las redes LAC jueguen un papel pasivo o a veces invisible en la respuesta global.

¿Creen que una red como la RedLA+ tiene vigencia en la actualidad, con muchos de los países alcanzando importantes niveles de acceso?

AN: Efectivamente, RedLA+ es una instancia vital, importante y valiosa que tiene la capacidad para la articulación de los esfuerzos que realizan las redes nacionales de personas con VIH, quienes poseen una riqueza por su diversidad de experiencias y saberes. Esa es la RedLA+ que queremos y necesitamos. Todos y todas somos RedLA+.

PA: Una organización regional que represente las demandas de las personas con VIH sigue siendo fundamental, en especial cuando el VIH está perdiendo fuerza dentro de la agenda general de Desarrollo y Salud ; me parece que RedLA+ necesitaría transitar a un modelo diferente: con pocos recursos para comunicación y reuniones presenciales o para responder mínimamente a los  requerimientos de apoyo técnico a las redes y organizaciones nacionales, es poco operativo pensar en una red  “representativa”, quizá constituirse como una organización regional más pequeña con vínculos a las diferentes redes o colectivos nacionales como “socios nacionales” que levante consistentemente una agenda de incidencia política y vigilancia social.

MI: Si creo que tiene vigencia por más que tengamos en la región importantes niveles de acceso, porque solo nosotros, desde los países sabemos las brechas que hay en esos niveles importantes de acceso, o cómo afectan los determinantes sociales en el acceso, yo creo que (la RedLA+)debe tener nuevas estrategias para seguir dando respuesta a la agenda de VIH, pero sobre todo a las personas con VIH.

¿Qué recomendaciones daría a la RedLA+?

PA: RedLA+, como otras redes regionales necesita pasar por un proceso de “reingeniería”: revisar su estructura, mecanismos de membrecía, medios de comunicación,  que le permita responder de manera eficaz a las necesidades actuales de las personas con VIH , especialmente por la disminución de acceso a recursos hacia los países de ingresos medios, fortaleciendo su posición como advocater en instancias regionales (GCTH; ONUSIDA) sobre temas fundamentales: sostenibilidad del tratamiento ARV; lucha contra el estigma y discriminación y no criminalización de las personas con VIH y acceso universal al aseguramiento en Salud en el marco de los objetivos de desarrollo más allá del 2015 , aprovechando más las redes sociales y las tecnologías de información/comunicación.

MI: Como recomendación a las redes, la incorporación de personas jóvenes para asegurar la transferencia de liderazgos  con compañeras y compañeros con las capacidades técnicas y políticas adecuadas y no permanecer indefinidamente en los cargos, estar dispuestas al diálogo y unión constante dado que estamos en otro momento de la historia del VIH.

En conclusión podemos decir que la RedLA+ ha tenido un gran impacto y que  urge definir su nuevo rumbo, generando nuevas estrategias de abordaje, y que hoy más que nunca necesita recuperar su posicionamiento en la región ante los nuevos paradigmas del VIH/sida con la participación activa y protagónica de las personas con VIH quienes han demostrado durante todo su proceso un nivel de incidencia política para el acceso universal al tratamiento integral para VIH/sida en Latinoamérica.

Para seguir adelante, nuestros entrevistados coincidieron en la necesidad de la RedLA+ de renovar los liderazgos, rediscutir su agenda con un análisis de las necesidades de cada uno de los países; pero sobre todo, la importancia de adaptarse a los cambios, a los nuevos tiempos. Como señaló Violeta Ross,  “El liderazgo debe cambiar ahora o la RedLA+ morirá”.

Nuestro agradecimiento a quienes han colaborado en este artículo.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.