En una última denuncia que circuló la semana pasada a través de las listas de discusión de Latinoamérica, activistas venezolanos levantaron su voz por la interrupción de la provisión de 15 antirretrovirales (ARV) en diversas ciudades del país.

“En los actuales momentos en que Venezuela confronta una difícil y compleja crisis política, social y económica, donde predominan las violaciones de derechos humanos, (…) enfrentamos también desabastecimientos de antirretrovirales”, señaló Alberto Nieves, Director Ejecutivo de la Organización Acción Ciudadana contra el Sida (ACCSI).

En esta oportunidad, algunos funcionarios del Ministerio de Salud han justificado este desabastecimiento argumentando que existen problemas en el transporte de los ARV desde la ciudad capital, Caracas, hasta la mayoría de las regiones del interior del país; temen que colectivos armados puedan asaltar los camiones que trasladan los medicamentos.

Si bien la situación se ha agudizado, es importante señalar que los desabastecimientos han persistido desde el año 2009; activistas venezolanos han venido denunciando no solo la interrupción en la provisión de antirretrovirales, sino también de medicamentos para infecciones oportunistas asociadas al Sida, y los problemas de abastecimiento de reactivos para diagnóstico, control y seguimiento al VIH. Pueden encontrar más información al respecto aquí.

“Este es un problema estructural, producto de la crisis de la salud pública sanitaria que aumenta de forma vertiginosa y descontrolada. La respuesta del ente rector como el Ministerio de Salud es deficiente; nos preocupa que sus respuestas carezcan de planificación y organización y no responden a políticas y planes establecidos. Reaccionan a las denuncias y presión de las organizaciones de la sociedad civil, especialmente de la Red Venezolana de Gente Positiva RVG+”, señaló Nieves.

Ciertamente, Venezuela ha pasado en los últimos años por mucha incertidumbre política, la cual ha repercutido también en la estabilidad de las autoridades del Ministerio de Salud. En los últimos cinco años, el país ha tenido cinco Ministros de Salud y en el último año, se ha cambiado dos veces al Jefe del Programa Nacional de Sida. Este es un síntoma más de la crisis que atraviesa Venezuela.

Personal de salud también se manifestó por la escasez de medicamentos e insumos.

Según Nieves, “el Estado venezolano carece de planes de emergencia y para enfrentar conflictos, tal como ocurre en estos momentos. Hemos sugerido que se utilice la flota de vehículos y aviones militares para el traslado y custodia de los ARVs, tal como se realizó hace unos 3 años atrás en una situación similar”.

Hace un año, la Red Venezolana de Gente Positiva realizó un estudio e identificó algunos nudos críticos que deben ser abordados para resolver esta situación de manera definitiva. Entre otros aspectos, el informe hace referencia a las “Debilidades de la gestión del programa público de antirretrovirales y de los laboratorios, fallas en la planificación, insuficiencia presupuestaria para la adquisición de estas medicinas, reactivos, equipos e insumos, escaso personal capacitado, problemas de comunicación con los distintos actores y niveles involucrados (…), trámites burocráticos en el proceso administrativo y de compras, problemas aduanales, dificultades con el otorgamiento de dólares a las empresas farmacéuticas, graves fallas en la cadena nacional de transporte y distribución de los antirretrovirales, entre otros.”

Aún no se conoce el impacto que tendrán estos desabastecimientos en la salud de las casi 50 mil personas con VIH que reciben sus medicinas por el sistema público sanitario. Lo que sí es cierto es que existen indicadores del propio Ministerio de Salud referidos a la morbilidad y mortalidad de las PVVS que alertan la gravedad de la situación.

Las organizaciones de personas que viven con VIH solicitaron una audiencia con  la Viceministra de Salud, Dra. Pasqualina Curcio, la que se realizará el día de mañana, viernes 28 de febrero, en horas de la tarde. Según el Director Ejecutivo de ACCSI, esta audiencia pretende lograr “que se mantenga el diálogo y la articulación para trabajar de forma conjunta, alejados de la polarización y la fuerte conflictividad existente en el país, ya que todas las personas afectadas por el VIH/SIDA pertenecen a todos los sectores, ideologías, partidos políticos, status socioeconómico y educativo.” Asimismo, solicitarán al Ministerio de Salud, que representantes de las PVVS integren la Comisión de compras de ARV y todos los procesos de planificación, organización, diseño e implementación de los pasos administrativos.

A través de los años de respuesta al Sida, ha resultado evidente que el trabajo coordinado entre sociedad civil y Estado, el diálogo permanente entre ambos sectores y la colaboración han repercutido favorablemente en el acceso universal a tratamiento antirretroviral y la atención integral. Este es otro mensaje claro que las organizaciones de la sociedad civil venezolana desean hacer llegar a sus autoridades.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.