Quien ha trabajado en la respuesta al VIH en Centroamérica, ha sido tocado por el proyecto PASCA, sea que accedió a financiamiento del mismo, coordinó con él o discutió y negoció el mejor abordaje de una actividad. Desde 1995, el proyecto ha contribuido al desarrollo de capacidades de las organizaciones de sociedad civil, al fortalecimiento de la infraestructura en salud y los sistemas de salud y a la participación de las comunidades en el desarrollo e implementación de políticas orientadas a revertir el impacto del VIH en los países centroamericanos. Este es un primer artículo sobre el importante rol que jugó este proyecto en la respuesta al VIH en esa subregión. En este artículo en particular, miraremos de cerca el trabajo realizado con las organizaciones de personas trans.

En El Salvador, las poblaciones donde se encuentran concentrada la epidemia de VIH son los hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y, particularmente, la población de mujeres trans. Estos grupos de personas enfrentan situaciones que obstaculizan su participación en los procesos de desarrollo, implementación y evaluación de políticas públicas. Por ello, a través de la asistencia técnica y financiera de USAID|PASCA se promovió su participación efectiva en el desarrollo de diálogo político, abogacía y vigilancia ciudadana en VIH, de tal manera que se pudiera influenciar en la toma de decisiones y fiscalizar el cumplimiento de los compromisos del Estado.

USAID|PASCA apoyó para que le fueran otorgadas las personerías jurídicas a las asociaciones de mujeres trans en El Salvador entre ellas: COMCAVIS TRANS, ASPIDH/ ARCOIRIS, Colectivo Alejandría y ASTRANS. El nacimiento a la vida legal de estas ONG les facilitó la movilización y gestión de recursos para la promoción de derechos humanos de la población trans y participar más activa y efectivamente en la respuesta Nacional al VIH y VIH avanzado.

Con la asistencia técnica, las poblaciones clave iniciaron un proceso de incidencia para conformar la Mesa Permanente sobre los derechos humanos de la Población (LGBTI) en la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, que se oficializó el 17 de Mayo de 2012, a través de la firma de un documento constitutivo entre representantes de organizaciones de la comunidad LGBTI, activistas y el Procurador de Derechos Humanos.

Las organizaciones de poblaciones clave accedieron a talleres sobre resolución de conflictos, dirigido a su personal, con el objetivo de que los y las participantes conozcan y manejen las herramientas para lograr el correcto manejo de los conflictos -personales e institucionales- para mejorar la gestión del recurso humano y por lo tanto desarrollar comportamientos que favorezcan las buenas relaciones humanas. Así mismo, se desarrollaron capacitaciones en el manejo de herramientas Informáticas y plataformas de comunicación virtual, que contribuyeron a que los y las participantes ampliaran su conocimiento sobre procesadores de palabras, que les permitiese escribir documentos, cartas o informes; hojas de cálculo, para la utilización de bases de datos; asimismo, los y las participantes elaboraron presentaciones de manera creativa.

El trabajo de abogacía de las personas trans orientado a lograr una Ley de Identidad de Género requería del conocimiento del proceso de creación de leyes en El Salvador; por ello las personas que conforman la Mesa Permanente sobre los derechos humanos de la Población (LGBTI) participaron de una capacitación que tuvo como objetivo identificar quienes tienen “iniciativa de ley”, de acuerdo a la Constitución de la República; así como determinar qué función ejerce cada órgano del Estado en la creación de las leyes y dar a conocer los incidentes que se dan en un proceso de formulación de leyes.

Con este proceso las organizaciones y personas participantes han hecho más efectiva su participación en actividades de planificación, prevención, monitoreo y evaluación de la respuesta al VIH.

La Asociación COMCAVIS TRANS, de la cual formo parte, ejecutó fondos de USAID/PASCA para lograr la aprobación e implementación de los “Lineamientos técnicos para el abordaje en salud de las personas lesbianas, gay´s, bisexuales y transgéneras” por parte del Ministerio de Salud, que contiene las directrices para una atención libre de estigma y discriminación. Los lineamientos están dirigidos al personal operativo que proporciona servicios de salud.

En esta misma línea, COMCAVIS TRANS, a través del diálogo político con las autoridades regionales de salud en todo el territorio salvadoreño, logró establecer una efectiva coordinación para diseminar los lineamientos con el personal de salud, acciones que han contribuido a mejorar el acceso de las poblaciones a servicios apropiados de prevención y atención del VIH.

También con el apoyo de esta subvención se logró, como un hito histórico en el país, la representación de la población trans y de HSH en el Mecanismo Coordinador de País (MCP-ES) que diseña, aprueba y supervisa los proyectos financiados por el Fondo Mundial de lucha contra el Sida, la tuberculosis y la malaria, de tal manera que puedan hacer una vigilancia ciudadana por el cumplimiento de los programas y compromisos de Estado relacionados al financiamiento del Fondo Mundial.

Impresiones desde la población

Formo parte de COMCAVIS TRANS, como señalaba líneas arriba, una de las organizaciones de personas trans beneficiarias del proyecto USAID|PASCA, y no intentaré brindarles una mirada objetiva de los logros del mismo, por el contrario les dejaré mis impresiones más personales:

Acreditarse como una organización legalmente constituida, no solo facilitó a COMCAVIS TRANS la gestión de recursos, sino que también aumentó su empoderamiento personal, interpersonal y político para construir alianzas. El fortalecimiento continuo que ha recibido nuestra organización en temáticas como abogacía, herramientas informáticas y negociación de conflictos ha sido clave para el desarrollo logrado.

La activa y efectiva participación de nuestra asociación ha contribuido significativamente para mejorar el ambiente político hacia las poblaciones en situación de vulnerabilidad y, demandando mejoras constantes en los servicios preventivos y de atención del VIH, se influenció positivamente la toma de decisiones por parte de autoridades nacionales.

Con la asistencia técnica de USAID|PASCA, el Colectivo Alejandría desarrolló exitosamente su proceso de planeación estratégica para el período 2014-2019, tomando como base el Plan Estratégico Nacional de VIH vigente.

Ciertamente hace falta continuar con el desarrollo y fortalecimiento de las poblaciones más vulnerables y el colectivo LGBTI en el uso de herramientas de información estratégica para la toma de decisiones, así como identificar y fortalecer nuevos liderazgos y continuar con los procesos de promoción y defensa de los derechos humanos de las comunidades.

Pero estoy convencida de que el proyecto USAID|PASCA ha impulsado y apoyado muchas iniciativas que han permitido garantizar una mejor calidad de vida para las personas con VIH y otras poblaciones en situación de vulnerabilidad a la infección en Centroamérica.

La gran sorpresa del cierre del proyecto USAID|PASCA, es que habrá un periodo de seis meses de puente, mientras se adjudica el nuevo periodo a una de los organismos que participan en la nueva licitación.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.