Por décadas, las mujeres trans estuvieron impedidas de ejercer su derecho al voto en El Salvador. Si bien, formalmente, no había un impedimento, en la práctica se les imponía una serie de barreras que no les permitía participar de las elecciones democráticas.

“Usted es un hombre y tiene que venir como tal, de lo contrario le podemos acusar de suplantar a otra persona y terminar detenido”; “córtese el cabello, usted es un macho”; “desmaquíllese, que el maquillaje es solo para las mujeres originales”, eran algunas de las expresiones que escuchaban las personas trans en años anteriores. Además de ello, sufrían los tratos despectivos y agresivos de los simpatizantes de los diferentes partidos y demás electores.

Este año, gracias a la incidencia política que realizó un importante grupo de activistas por los derechos de la población LGBT, se dio un giro de 180 grados y se logró el apoyo del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que -el 8 de marzo- público un comunicado en los medios de comunicación para informar a la ciudanía y personal involucrado en las Elecciones 2014, que las personas LGBTI tienen derecho a ejercer su voto y que debían garantizar este derecho, con especial énfasis el de las personas trans, quienes históricamente han sufrido más este incumplimiento.

Asimismo, se hizo historia al contar con participación de personas LGBTI como vigilantes y presidentas de Juntas Receptoras de Votos (JRV).

La Asociación ASPIDH Arco Iris lideró este gran logro. Desde principios de junio, arremetió al TSE con cartas de personas  trans, solicitando reuniones de información sobre el plan estratégico a implementar para estas votaciones, de tal manera que se incluyera a la población LGBTI.

Después de mucha insistencia, el TSE convocó a reunión a la asociación y se comprometió a:

- Reformar el Código electoral del TSE, en base a la sistematización de información sobre discriminación y estigma que la organización reportará luego de las votaciones.

- Recomendar a la Asamblea Legislativa (AL) la importancia de una Ley de Identidad.

- Apoyar el proceso de una Ley de Identidad.

El primer voto trans

Ruby Moz, mujer transexual símbolo elegida por el TSE para que inaugurara el voto trans, se hizo presente el día domingo, alrededor de las 7:15am, en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones Internacionales (CIFCO), principal centro de votación, para emitir su voto. Ella, muy elegante, reafirmaba su identidad paso a paso entre miles de personas que hacían comentarios. Incluso una votante preguntó: “Porqué tanto alboroto con el voto de la muchacha, acaso es alguien famosa, ¿O qué?”

Ruby presentó su documento a la mesa de votación para ser confrontado con los datos del Padrón electoral. Acatando las indicaciones publicadas por el TSE, le entregaron la balota de votación, registraron su participación y mancharon su dedo con tinta indeleble, de acuerdo al procedimiento de votación.

Edwin Paty Hernández, Directora de ASPIDH Arco Iris, en coordinación con el TSE y el resto de organizaciones y activistas independientes, lideró un recorrido por puntos estratégicos de votación en los que participaría la población trans y verificar el acceso al voto en los municipios de San Salvador, Ciudad Delgado, Mejicanos, San Ramón, San Marcos, Apopa, Zacamil y Soyapango. De la misma manera, en los departamentos de Santa Ana, Sonsonate, Ahuachapán y La Paz, se contó con el apoyo de vigilantes, presidentes de juntas y observadores y observadoras LGBTI acreditados por el TSE.

“Esto es algo histórico. A la población trans siempre se le ha visto en las cuadras, prostituyéndose, trabajando de peluqueras o en el mercado, pero nunca participando de la democracia, hoy eso cambia y permite marcar la historia”, resaltó Paty.

Entre miradas de admiración, vivas, susurros, pero también burlas, reproches y más de una mirada censuradora, la  población de mujeres trans dijo “presente” en las Elecciones 2014, en las que se votó por el nuevo Presidente que dirigirá el país.

Se presentaron agresiones

A pesar de todo el apoyo y coordinación entre el TSE y activistas LGBTI, hubo algunas agresiones y violación de los derechos de algunas personas trans. El colectivo recibió la denuncia de la Srta. Stacy Alejandra Araujo, Presidenta de la Junta Receptoras de Votos (JRV) 146, quien fue agredida  por sujetos simpatizantes de uno de los partidos en contienda, quienes la golpearon con piedras e intentaron asfixiarla con sus puños en la garganta, le jalaron de los cabellos y la insultaron. Hecho que fue denunciado por ella misma ante la Fiscalía General de la República (FGR).

A las organizaciones LGBTI aún les espera tiempos duros y un largo camino por recorrer en busca de una real democracia, que permita el pleno reconocimiento de derechos humanos de toda la comunidad.

Se ha dado un gran paso de un importante camino hacia el ejercicio pleno de derechos civiles y políticos.

Si desea conocer el detalle del proceso, puede acceder a este video.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.