La Comunidad Homosexual Argentina (CHA) viene realizando una serie de  presentaciones ante el Ministerio de Salud de la Nación, la Superintendencia de Servicios de Salud y ante la Dirección de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación, para solicitar que las personas que viven con VIH y Sida que recibe atención en las Obras Sociales y Sistemas de Medicina Pre-paga (seguro privado) tengan un acceso sencillo a la medicación antirretroviral y se reduzca la burocracia actual.

En Argentina la provisión de los medicamentos en el sistema público de salud es mensual, en los otros sistemas la distribución es discrecional, en algunos casos se hacen trámites cada 2 o 6 meses, según criterio de las Obras Sociales y Pre-pagas, que en algunos casos reciben un subsidio del Estado.

La ley de Obras Sociales (N° 24.455 de 1995) en su Artículo 1° dice que: “Todas las Obras Sociales y Asociaciones de Obras Sociales del Sistema Nacional (…), deberán incorporar como prestaciones obligatorias: a) La cobertura para los tratamientos médicos, psicológicos y farmacológicos de las personas infectadas por algunos de los retrovirus humanos y los que padecen el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y/o las enfermedades intercurrentes; b) La cobertura para los tratamientos médicos, psicológicos y farmacológicos de las personas que dependan física o psíquicamente del uso de estupefacientes; c) La cobertura para los programas de prevención del SIDA y la drogadicción”.

Sin embargo, en la práctica cada suministro supone coordinar la visita al médico, la confección de las recetas y una planilla mensual sobre nuestro estado de salud, el envío a las obras sociales, la espera de los informes sobre estos trámites y luego ir a la farmacia para que nos entreguen los medicamentos. Este trámite supone mucho tiempo, mucha energía, y no poca angustia. Finalmente esto puede tener un impacto negativo en la adherencia.

Esto también afecta al personal médico que, en ausencia de criterios unificadores, son quienes deben confeccionar recetas, informes mensuales, formularios, etc. A esto debemos añadirle el constante cambio de normativas y reglamentación de las obras sociales y medicinas privadas que no son debidamente informadas. Y la libre y caprichosa interpretación que algunas empresas de salud realizan, acumulando formularios que jamás son utilizados.

Hace dos meses, en un artículo de Corresponsales Clave, se mostró evidencia del sistema burocrático que genera la provisión de medicación para los tratamientos antirretrovirales en las Obras Sociales. La pregunta planteada en ese momento por Mariano Massone resume el desconcierto: “¿ante qué comité de doctores tengo que comprobar, cada tres meses, que tengo una enfermedad crónica, que la voy a tener durante toda la vida? (…) ¿No existe una forma de generar un sistema informático que procese toda esta información de una manera rápida y accesible, donde se simplifique la burocracia y el tiempo que conlleva tener mis medicamentos antirretrovirales? ¿Cuántas personas dejan un tratamiento antirretroviral por cansancio, por no soportar o no entender el complejo entramado de papeleo que hay que llevar a cabo para llegar a los medicamentos? ¿Esto es un acceso universal al tratamiento?”

El equipo de Corresponsales se encuentra participando en una reunión regional sobre tratamiento en Ciudad de México y tuvo la oportunidad de entrevistar al Doctor Carlos Falistocco, Director del Programa Nacional de SIDA de Argentina quién explicó: “Estas denuncias están estrictamente referida a las dificultades de acceso en el sector privado y de obras sociales. La Superintendencia de Servicios de Salud en su Resolución 453, emitida el 16 de marzo del 2014, contempla todos los cambios necesarios que dan respuesta al reclamo realizado por la CHA sobre Obras sociales y medicina Pre-paga. Esta resolución es el producto de los diálogos llevados adelante desde el año pasado por representantes de la Sociedad Argentina de Infectología y de la Dirección de Sida ante la Superintendencia de Servicios de Salud”. La resolución mencionada se encuentra disponible en este vínculo.

La CHA ha recibido cientos de denuncias para que se materialice la entrega de la medicación en los seguros pre-pagados y obras sociales, como lo establece la Ley de Lucha contra el Sida, que desde el año 1990, declaró de interés nacional la lucha contra el síndrome de inmunodeficiencia adquirida y que esta sea lo más accesible y asequible.

Actualmente el tratamiento se considera de carácter crónico y bastaría que, en la mayoría de los casos que así lo establezca el personal médico tratante, de acuerdo a la situación de cada persona que vive con VIH, tanto la consulta como el pedido y la provisión de los medicamentos se realice semestralmente, como sucede en muchos países. Esta propuesta fue elaborada por esa organización junto con la colaboración del Dr. Ricardo Mackintosh, asesor de la CHA y uno de los prestigiosos médicos que trabaja con  VIH de nuestro país.

Acciones como la emprendida por la Comunidad Homosexual Argentina ponen en alerta situaciones evitables, y sus correcciones ayudarían a mejorar el acceso a la medicación para  miles de personas que viven con VIH en Argentina que reciben tratamiento en el sector no estatal y que obtienen antirretrovirales a través de programas del Estado, de sus obras sociales o seguridad privada.

La burocracia es un enemigo silencioso y socialmente aceptado al que debemos denunciar.  Invitamos a nuestros lectores, en particular a los directamente afectados, a que se familiaricen con la resolución y puedan reunirse con sus prestadores de salud, sindicales o privados, para reducir el papeleo y las demoras innecesarias para asegurar una buena relación con un tratamiento de por vida.

Corresponsales Clave es un espacio posible para canalizar las denuncias por el no cumplimiento de esta u otras resoluciones y normas en todo el continuo de la atención pública y privada.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.