Todo parecía haber vuelto a la normalidad en Venezuela cuando, a través de las listas de discusión que se ocupan de la respuesta al VIH en América Latina, se dio a conocer que se había restablecido la provisión de medicamentos luego de que un grupo de personas que viven con VIH (PVV) se encadenaran en las afueras de un hospital.

Sin embargo, poco o nada duró el entusiasmo por la reanudación del suministro. En un reporte actualizado, que recoge la situación del abastecimiento de antirretrovirales, la organización ACCSI y la Red Venezolana de Gente Positiva dan a conocer que fueron 19 los medicamentos antirretrovirales que presentaron ruptura de stock en el mes de mayo, como se presenta en el Gráfico 1.

Gráfico 1: Listado de antirretrovirales que presentaron desabastecimiento en el mes de mayo

“…Quisiera que fueran sinceros y nos informaran a toda la colectividad de VIH y SIDA la situación verdadera con respecto a dichos medicamentos, para saber qué acciones tomar”, fueron las palabras de una mujer activista recogidas en el informe que evidencian la incertidumbre en la que se encuentran.

Al respecto, Alberto Nieves, Director Ejecutivo de ACCSI, comentó a Corresponsales Clave: “La situación sigue compleja, difícil y desesperante”.

Los medicamentos con problemas de stock pasaron de ser 12 en enero del presente año, a 19 en el mes de mayo y la cantidad de personas afectadas sigue en aumento. Es sabido que la falta de un solo medicamentos obliga a las personas a interrumpir el tratamiento ya que, como han señalado los expertos, no es recomendable tomar una terapia incompleta y ante la ausencia de una droga, es mejor suspenderla por completo. Algunas personas llevan 4 meses sin tomar el tratamiento.

Frente a esta situación, las personas que viven con VIH en Venezuela han enviado múltiples comunicaciones a los responsables del Ministerio de Salud, entre ellos el Jefe del Programa Nacional de SIDA y la Viceministra de Salud, pero no han tenido respuesta.

Uno de los medicamentos más problemáticos es el abacavir (ABC), que tiene más de 3 meses sin llegar a las manos de los usuarios. Según información del Ministerio de Salud este medicamento no existe en el mercado venezolano, por lo que su adquisición podría tomar entre 5 y 6 meses.

Alberto Nieves contó en detalle: “Hoy (ayer) en la mañana junto con una periodista de un medio de comunicación vistamos 6 farmacias ubicadas en varios hospitales de Caracas. En todas faltan el abacavir y el combinado de zidovudina+lamivudina, en algunas faltan raltegravir, AZT, lopinavir/ritonavir (Kaletra®), abacavir+lamivudina (Kivexa®), lamivudina sola y la combinación de tenofovir+emtricitabina+rilpivirina, conocida como Complera®. Desde diciembre no tenemos reactivos para conteo linfocitario de CD4/CD8 a nivel nacional. Varios estados o provincias reportan que no hay reactivos para Elisa y Western Blot, otros afirman que no hay reactivos para sífilis.”

Buscando explicaciones

La crisis política y la tirante relación entre Venezuela y el mercado internacional, así como con el empresariado local e internacional parece ser parte central del problema. Según informó Nieves, los laboratorios farmacéuticos dejan desiertas las licitaciones convocadas por el Ministerio de Salud a nivel nacional y al intentar compras a través de mecanismos internacionales, los laboratorios se niegan a vender para Venezuela.

El flujo de moneda extranjera –dólares- también dificulta las transacciones. El Director de ACCSI señaló que las empresas farmacéuticas refieren que se les niega el otorgamiento de dólares que necesitan y ello impide que puedan ingresar los medicamentos al país. Frente a esta aguda crisis, varias empresas farmacéuticas se acercaron al Ministerio de Salud e informaron que tenían cantidades menores a las requeridas, a precios mayores que los ofertados en el mercado internacional, pero hasta la fecha no se concretó ninguna compra.

El gobierno pidió apoyo al UNASUR y Mercosur. Ecuador y Uruguay respondieron y enviaron unos pocos miles de antirretrovirales, que no lograron cubrir el requerimiento del país.

Nieves considera que hay cierta presión de las transnacionales hacia Venezuela que buscaría llevar al país a una situación tan crítica que obligue a cambios en sus políticas económicas.

En los últimos meses, varias PVV viajaron a la ciudad fronteriza de Cúcuta, en Colombia, para comprar ARV, lo cual podría llevar a un mercado de contrabando entre ambos países, con un negativo impacto en los sistemas de salud, pero principalmente en la economía y la salud de las personas que viven con VIH.

Apoyo internacional

Algunas organizaciones y activistas de diversos países de América Latina están buscando diversas formas de apoyar a los venezolanos ante esta dura situación. Algunas de ellas han pensado en colectar y enviar medicamentos, a manera de donación. Es importante tener en cuenta, sin embargo, que la única manera de que lleguen a Venezuela es que sean llevados por una persona, ya que las empresas de correo están impedidas de transportar medicamentos de ningún tipo hacia Venezuela.

Otros han empezado a indagar mecanismos de presión tanto al gobierno venezolano como a los laboratorios farmacéuticos para dar solución definitiva a esta crisis.

Venezuela necesita del apoyo regional.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.