Por Juan Sebastián Cabral y Mirta Ruiz.

El Centro de Convenciones de la Conmebol es el escenario de la Asamblea anual de la OEA, cuyo lema es “Desarrollo con inclusión social”. La cita cuenta con la presencia de 1.500 diplomáticos, cancilleres, periodistas, líderes de organizaciones sociales y empresarios de todo el continente, además de los representantes de los 39 países invitados en calidad de observadores.

Reunión con la Sociedad Civil

El día 2 de junio, el Secretario General del Organismo, José María Insulza y el Secretario General Adjunto, Albert Ramdin, se reunieron con una amplia representación de la Sociedad Civil, incluyendo a organizaciones “pro vida” y “pro familia”.

En medio de las exposiciones de representantes de las organizaciones de sociedad civil, Elena Reynaga, representante de la Redtrasex, hizo un llamado a que el Trabajo Sexual sea reconocido como trabajo; asimismo demandó que se respeten los derechos sexuales y derechos reproductivos de todas las mujeres.

Mirta Moragas de la Campaña por la Convención de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos también tomó la palabra y pidió que se respete la autonomía de la OEA,  ya que existe información de que hay presiones de parte del gobierno de Paraguay para interferir en el espacio de la sociedad civil. Moragas también instó a los países a aprobar las dos convenciones en contra del racismo y la discriminación

Pytyvohara y ENLACE -Centro de Desarrollo Humano- levantaron carteles y exigieron que se ratifiquen las convenciones de derechos sexuales y derechos reproductivos y que haya una educación integral de la sexualidad. Por su parte, Yren Rotela, de la asociación Panambi, replicó a los ataques de las organizaciones fundamentalistas y dijo que ella tenía familia y que estaba a favor de la vida y que por eso reclamaba su derecho a vivir, reclamando que no queden impunes las muertes de 50 personas trans en Paraguay.

Así se intentó llamar la atención del Secretario General de la OEA sobre la agenda de las organizaciones de la sociedad civil, los derechos de las personas LGTB, los derechos sexuales y reproductivos y el trabajo sexual.

Derechos Humanos, Orientación Sexual e Identidad de Género

En esta oportunidad se analizaría el documento “Proyecto de Resolución Derechos Humanos, Orientación Sexual e Identidad de Género” que busca eliminar las barreras de participación en la vida política para las personas de la diversidad sexual, y que fuera propuesto por Brasil y cuenta con el copatrocinio de Argentina, Colombia, Estados Unidos y Uruguay, pero es rechazada fuertemente por Paraguay.

La propuesta está en revisión de la OEA desde el 2008 y recién este mes será sometida a votación. Las cláusulas del documento instan a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a preparar un informe sobre las leyes actuales en los países miembros que violan derechos humanos, con la finalidad de promover una guía para desincentivar la penalización de la homosexualidad.

Eladio Loizaga, canciller del Paraguay, había adelantado que este país no acompañaría la resolución, “no se suma al consenso”, dijo. Aseguró que el tema requiere de un debate nacional previo y añadió que “la Constitución Nacional contiene principios claros sobre la familia y lo que es el matrimonio”.

Comunidad LGBT se manifiesta

El lunes 02 de mayo a las 19:00hs en inmediaciones de la Conmebol, se realizó una manifestación pacífica a la que acudieron activistas de organizaciones LGBT para saludar la propuesta de Resolución sobre Derechos Humanos, orientación sexual, identidad y expresión de género presentado por Brasil y pedir al Estado paraguayo que acompañe el proyecto.

Un grupo de policías anti disturbios reprimieron duramente a los activistas con cachiporrazos y gases lacrimógenos.

El incidente comenzó cuando los policías pidieron al grupo de manifestantes por los derechos LGBT, que se retiraran unos metros del lugar, pedido que fue aceptado. En ese momento, y sin ninguna provocación por parte de los activistas, los uniformados comenzaron a atacar.

También resultaron con heridas varios periodistas que se encontraban cubriendo la manifestación en ese momento, quienes denunciaron que los policías intentaron destruir evidencia de la brutal represión que quedó grabada en las cámaras.

Enrique Dávalos, periodista del programa AAM de Canal 13, indico “No fuimos los únicos periodistas afectados; esta represión fue totalmente innecesaria. Los cascos azules fueron los que comenzaron a agredir”.

Simón Cazal, director de la organización SOMOSGAY – cuyos miembros fueron los principales afectados en este incidente -, reflexionó sobre el hecho: “El Gobierno Nacional de Paraguay, al posicionarse en contra de este instrumento, no solo promueve la intolerancia y la discriminación, sino además atenta contra la dignidad y el respeto a la condición humana de todas las personas del país”.

La Asamblea de la OEA se ha tornado particularmente tensa. Ante la posibilidad de una resolución que reconozca explícitamente los derechos de las personas gays, lesbianas, trans, intersex y bisexuales, las organizaciones que se dicen defensoras de la vida y la familia están utilizando sus peores discursos y haciendo presión a través de sus líderes para defender la discriminación y la violencia, asimismo han organizado marchas con lemas como “quiero mamá y papá”.

Aunque José Insulza ha sido claro en señalar que nadie debe discriminar a una persona por ninguna situación y que los países miembros deben tomar en serio la ratificación de la convención contra el racismo y la discriminación, lo cierto es que aún algunos países como Paraguay se mantienen muy por detrás del respeto a la dignidad y a la diversidad y sus líderes políticos se vienen jactando de ello.

Esperamos que las ideas oscurantistas no nublen las mentes de los y las representantes de los países que deberán tomar decisiones sobre la Resolución y la vida de millones de personas.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.