Ante la preocupación de que las celebraciones del Día del padre se limiten a las felicitaciones y se deje de lado la reflexión sobre las condiciones que viven los hombres durante el ejercicio de su paternidad o que definen sus estilos parentales, Semillarios por la igualdad, que agrupa a hombres y mujeres que reflexionan sobre la construcción de las masculinidades en el mundo actual y nos habla de “paternidades”, como reconocimiento de la pluralidad de prácticas en las que los hombres ejercen su paternidad, más allá de definiciones restrictivas, dedicó su última reunión a compartir pensamientos y sentimientos a los hombres que han sido padres y que por diversas situaciones han  enfrentado situaciones de violencia. Corresponsales Clave participo de esta reunión.

Las reflexiones de Semillarios por la igualdad nos acercan a otras visiones, exclaman reconocimiento y exigencias a las paternidades en la actualidad y nos invitan a pensar cómo los hombres asumen el cuidado de sus hijos e hijas. En este sentido, es importante que reflexionemos sobre como algunos estilos parentales contribuyen a desarrollar habilidades en los hijos e hijas que les permitirán tener relaciones más seguras en el futuro.

César, integrante del colectivo, comentó que la paternidad tiene que ver más con “un compromiso voluntario de amor, de respeto, de responsabilidad, de consciencia que uno adquiere con un niño” o niña.  A César le preocupa la estabilidad emocional y el apoyo que niñas y niños reciben en su educación. Él recalca que desde su experiencia como padre rechaza las prácticas de ausencia paterna en las familias, y considera que la alienación parental violenta a los hijos e hijas.

Bismarck, otro participante de la reunión, comentó que los hombres que no temen darles besos, abrazos y palabras de cariño a sus hijos, les enseñan  a ser personas cariñosas, sensibles y comprensivas. También mencionó que aquellos hombres que escuchan a sus hijos e hijas sobre los problemas que les afectan, proveyéndoles de otras alternativas fuera del uso de violencia para la resolución de sus problemas; están abriendo un vínculo saludable en la relación Padre – hijo e hija, que tendrá impacto en el resto de su vida.

La aportación de Bismarck tiene relevancia con muchas aristas de la vida; y es que cuando un padre abre las posibilidades de actuar  fuera de la violencia a sus hijos e hijas, está contribuyendo a construir espacios de cooperación y negociación, que pueden empoderarlos para futuras situaciones de negociación, como el uso del condón con sus parejas – masculinos o femeninos-, en la prevención del VIH y en el disfrute de las relaciones placenteras.

En esta línea, es importnte señalar que los hombres deben asumir también la responsabilidad de proveer información sobre VIH y sida a sus hijos e hijas. Es importante que los temas de prevención del VIH inicien en casa, como parte del ejercicio de una paternidad responsable.

Semillarios para la igualdad es un colectivo comprometido en promover prácticas sobre el cuidado y la equidad entre las personas. Reúne periódicamente a profesionales y estudiantes de diversas disciplinas a reflexionar e intercambiar información sobre las prácticas de las masculinidades, desde el enfoque de los Estudios de Género y en defensa de los derechos humanos.

Puede seguirlos a través de su cuenta en facebook y participar de sus reuniones.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.