De este lado del mundo, el día de ayer desayunamos con la terrible noticia de que un vuelo con destino a Kuala Lumpur fue derribado por un misil tierra-aire disparado por, lo que se supone hasta hoy, una milicia separatista pro-rusa en la zona de Donetsk en Ucrania. El presidente ucranio, Petro Poroshenko, no dudó en calificar el siniestro de “acto terrorista”, mientras que su homólogo ruso, Vladímir Putin, atribuyó la responsabilidad a Kiev por haber reanudado la ofensiva en el este.

Durante todo el día de ayer uno asistió como testigo a los detalles de semejante horror, con un vacío en el estómago de pensar que en el avión podría haber muchos delegados de camino a la Conferencia de sida. Esta información no tardó en confirmarse y se cree que algunos pasajeros que pertenecían a nuestro movimiento global de lucha contra el sida iban en vuelo a Australia.

Uno de los primeros nombres en hacerse públicos fue el del ex presidente de la Sociedad Internacional de Sida y científico holandés Joep Lange. Joep presidió la IAS entre el año 2002 y el 2004. Qué mejor tributo para Joep que compartir la vivencia de mi amigo y colega, Shaun Mellors, Director Asociado para África de la Alianza Internacional, quién dijo: “Esta es una profunda pérdida colectiva de la ciencia, la investigación, la medicina y la salud pública. Pasaron sus vidas luchando por la vida de los demás y nos comprometemos a continuar su importante labor”.

Joep Lange

“Conocí a Joep en 1995; en él encontré un mentor y aliado. Él era un poderoso defensor del acceso al tratamiento, luchó duro para asegurar que las personas que viven con el VIH participaran, no tenía miedo de compartir sus puntos de vista, incluso si estaban en contra del establishment, y él tenía un ácido y agradable sentido del humor”, compartió Shaun.

Otros colegas cercanos a la familia de la Alianza que han sido víctimas de este atentado son: Martine de Schutter, Gerente de Programa Bridging the gap Aids Fonds una colega fuertemente comprometida con el trabajo con las poblaciones clave. En su propia biografía afirmaba: “A lo largo de mi vida profesional espero contribuir a hacer del mundo un mejor lugar para vivir, trabajar y amar”. Martine era una antropóloga, especialista en temas de género, salud sexual y reproductiva y VIH.

Pim de Kuijer

Pim de Kuijer, un gran lobista comunitario de Stop AIDS Now. Pim parecía nacido para hacer ese trabajo de asuntos públicos y relaciones gubernamentales y demostró conocimiento, enfoque y precisión en todo lo que ha hecho. En su perfil de Facebook decía “El lobby no es sólo mi hobby, sino también mi trabajo diario”. En este momento menciono solo de tres nombres porque es gente que conozco, con la que he trabajado y a esta hora están entre los pocos nombres de las víctimas confirmadas. De acuerdo a las informaciones de los organizadores de la conferencia y el gobierno australiano, se estima que más de 100 serían los delegados de la conferencia fallecidos. Cuando sepamos sus nombres, sus historias y sus legados los compartiremos, porque hoy el mundo, nuestro movimiento, ha perdido más de 100 líderes y luchadores, todos igualmente irremplazables para la causa, sean ellos profesores eméritos o educadores de la base.

El terror juega a veces con las perversas coincidencias. Hoy, como todos los 18 de julio, me desperté sintiendo en el cuerpo y en el alma un aniversario más del atentado terrorista de la AMIA en Buenos Aires, que arrebataron 85 vidas y mutilaron e incapacitaron a varias decenas de personas. Cualquiera que como yo viviera cerca del lugar del atentado, no podrá olvidar nunca la explosión a las 9:53 de la mañana.

Hoy se cumplen 20 años de aquel hecho de terror que continúa impune y que la organización Memoria Activa define en forma implacable: “No nos falta memoria, nos falta justicia”. Hoy compartimos tres nombres, porque los conocemos. En nuestros corazones están los más de 100 colegas y compañeros de lucha que perdieron sus vidas en este acto de terror. Desde nuestro lugar, en esta parte del mundo, nos sumamos a las expresiones de condolencias para las familias y amigos de las víctimas. Y deseamos que en este caso no falte ni memoria ni justicia.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.