La duodécima edición del Simposio internacional de Sida reúne a partir del 27 de agosto y por tres días, a muchos activistas de diferentes sectores: jóvenes, adultos, representantes de pueblos originarios, personas de todas las provincias de la Argentina y de otros países latinoamericanos, trabajadoras sexuales, mujeres y hombres transgéneros, lesbianas, homosexuales e intersexuales. Todas estas personas compartimos un espacio de discusión y abierta escucha por parte de la Dirección Nacional de Sida del Ministerio de Salud de la Nación.

Elena Reynaga, RedTraSex.

Este ambiente de discusión sirvió para compartir impresiones sobre experiencias pasadas y los nuevos desafíos por venir en materia de prevención de VIH- sida, hepatitis y otras infecciones de transmisión sexual. Según Fabio Núñez, coordinador del Área de Derechos Humanos de la Dirección Nacional de Sida, las mayores consultas telefónicas que reciben a la línea PREGUNTE SIDA son por el tratamiento antirretroviral, lo cual en sí mismo es un indicador de los intereses de la población en cuanto a información.

En este contexto de abierta discusión, Elena Reinaga, de la Red de trabajadoras sexuales dijo: “Las trabajadoras sexuales tenemos que tener los mismos derechos igual que las transexuales, igual que los homosexuales, igual que todos”. Espero que la presidenta escuche nuestros reclamos”, agregó.

Explicó al público que la trata de personas se refiere a la situación en que los proxenetas obligan a las trabajadoras sexuales a hacerlo. En cambio, si la decisión es personal, si una mujer decide emplear su fuerza de trabajo en el sexo libremente, con óptimas condiciones de trabajo y sin presión del proxeneta, debe ser respetada y protegida.

Además llamó “a todos los militantes por los derechos sexuales y reproductivos a juntarnos y hacer fuerza entre todos en una comisión multisectorial de VIH- Sida”.

El primer día cerró con un plenario donde se hizo foco en el tratamiento antirretroviral como único modo efectivo y comprobado científicamente para poder seguir viviendo con VIH y luchando por nuestros derechos.

En los próximos dos días tendremos más espacios de discusión que permitan, no solo a médicos, profesionales de la salud y de las ciencias sociales, sino también a activistas y personas afectadas por el VIH y la hepatitis, actualizar sus conocimientos sobre estas dos infecciones y discutir los mejores abordajes para detener su avance y reducir su impacto.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.