El 26 de agosto, la Fundación LLAVES presentó algunas evidencias del principal impacto que tiene en las personas con VIH el cobro de los exámenes médicos y los medicamentos en los establecimientos de salud, el abandono del tratamiento antirretroviral. Esta actividad se dio en seguimiento a las acciones iniciadas hace un mes por el Foro Nacional de Sida (FOROSIDA), que junto a otras organizaciones que trabajan en respuesta al VIH, entregó oficialmente la propuesta de Derogación de la Cuota de Recuperación a la representante legal de la Secretaría de Salud en Honduras, en un esfuerzo para evitar más abandonos al tratamiento ARV.

Rosa Gonzales (der) entrega la propuesta de derogación de la cuota de recuperación a Marina Raudales de la Secretaría de Salud.

La  denominada “cuota de recuperación” es un cobro que se realiza a los usuarios de  los centros de salud, cuyo pago según el Programa Nacional de VIH debe ser voluntario. Antes de realizar el cobro,  la secretaría de salud ha estipulado que se realice un  estudio socio-económico del usuario a cargo del trabajador social, con el que se determina la cantidad que puede pagar por los servicios médicos, ya sean medicamentos o exámenes de laboratorio.

Recientemente la Fundación LLAVES, en conjunto con la Red Centroamericana de personas que viven con VIH (REDCA+), identificó en el estudio Índice de Estigma y Discriminación hacia las personas con VIH, que más de un 25% de las personas que asisten a los Centros de Atención Integral (CAI) han decidido abandonar su terapia antirretroviral y las citas médicas por no tener el dinero que se les cobra como “cuota de recuperación”, debido a que han sido obligados a pagar por algunos servicios de salud.

“Ana”, usuaria en el CAI del Hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, nos comenta que no tiene un empleo y que depende de la ayuda de un hijo; que ha perdido citas por no tener el dinero para el transporte y que cuando lo consigue, no junta lo necesario para pagar por medicamentes o exámenes de laboratorio.

“Un día mi hijo no pudo darme el dinero que necesitaba. Fui al CAI y les comenté a mis compañeros que no tenía dinero para pagar los exámenes, y uno de ellos me dijo que si no pagaba ese día, igual me lo cobrarían en la siguiente cita”, relató Ana. Ella habló con el trabajador social y le dijo que no tenía dinero; él le respondió que no había problema, que fuera a hacerse los exámenes, y ella confiada pasó a realizárselos. Pero “cuando salí, la doctora me dio un recibo y me dijo ´vaya a pagar doscientos lempiras (alrededor de 10 dólares)´; yo sorprendida fui donde el trabajador social a pagarle porque vi que todas las personas le pagaban a él, pero no me dio ni recibo ni me exoneró lo del dinero”, añadió Ana.

Como a Ana, esto les pasa a muchas personas que no cuentan con un trabajo y que no tienen para el transporte ni para la “cuota de recuperación”, por lo que optan por abandonar el tratamiento.

La respuesta de la sociedad civil

El FOROSIDA considera que la propuesta de derogación de la Cuota de Recuperación no es suficiente y hace un llamado a todas las organizaciones que trabajan en la respuesta al VIH para que sigan realizando un trabajo de educación y concientización, para seguir abogando por los derechos humanos de las personas con VIH, ya que  la dignidad humana es invaluable y debe ser respetada desde cualquier ámbito.

Foto: LaPrensa.hn

Durante el Foro realizado esta semana por la Fundación LLAVES, en conjunto con ONUSIDA y el FOROSIDA, se difundieron los resultados de la vigilancia social que realizara Llaves al Instituto Nacional Cardiopulmonar. En esta reunión participaron grupos de auto-apoyo afectados por la “cuota de recuperación”, representantes del sector salud entre otros, quienes despejaron dudas sobre las acciones que la sociedad civil tomará para rescatar los casos en abandono que se han venido registrando.

Daysi Suazo, epidemióloga de la región metropolitana de San Pedro Sula, expresó durante el foro su preocupación por la falta de asisencia del área de trabajo social en los centros de salud y propuso que organizaciones de sociedad civil realicen este trabajo, ya que tienen más experiencia. Xiomara Bú, representante del FOROSIDA respondió que ese tipo de acciones no se pueden tomar pues es hacer que los responsables en este caso la secretaría de salud omita sus responsabilidades como el ente servidor en el sector salud.

Mirka Negroni representante de ONUSIDA en el país, expuso “Para poder cumplir las metas de Cero nuevas infecciones, muertes por VIH y discriminación, solo se logrará con un árduo trabajo en conjunto de todas las partes involucradas, pues la meta es alta y aunque no es fácil de lograr es un reto que debemos asumir”.

Hasta la actualidad se han registrado 31 mil casos de VIH y sida en Honduras, de las cuales cerca de 10 mil están en tratamiento o en control médico en los diferentes CAI del país; la cuarta parte de ellas ha abandonado su tratamiento a causa de la “cuota de recuperación”.

La sociedad civil hondureña continuará con las acciones necesarias para lograr la derogación de la cuota de recuperación para las personas con VIH y reciben tratamiento.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.