La legislación de Querétaro, México, desconoce los matrimonios entre parejas del mismo sexo; puesto que el matrimonio es entendido como un recurso para proteger los derechos de las parejas en espacios como el cuidado de los hijos e hijas, las prestaciones de salud o laborales, el derecho al patrimonio, entre otros, muchas parejas estan sin protección. Por ello las parejas del mismo sexo en Querétaro buscaron recursos jurídicos como el amparo para exigir sus derechos al matrimonio.

En agosto último, una de las parejas que tramitó un amparo por su matrimonio recibió una resolución a favor por un juez federal, que permitió a esta pareja llevar su matrimonio ante el Registro Civil del Estado.

A partir de los avances legislativos en el  Distrito Federal a favor de los derechos de la comunidad LGBTI, surge la iniciativa Matrimonio igualitario México que busca el reconocimiento del matrimonio entre parejas del mismo sexo en distintos estados del país.

En este contexto, María Fernanda Gallegos, activista lesbiana y actora del primer matrimonio de parejas del mismo sexo en Querétaro; y Saúl Hernandez, Abogado litigante en derecho, hablaron con Corresponsales Clave del trabajo realizado para la promoción del amparo y de los próximos pasos que se buscan alcanzar.

Saúl Hernández explica que los trabajos para el reconocimiento legal del matrimonio igualitario en Querétaro nacen de identificar -junto con Aquesex A.C.- los pocos avances de diversidad y disidencia sexual en el Estado.  De este interés, se inicia el litigio estratégico para amparar a dos parejas del mismo sexo en su derecho al matrimonio; una pareja de hombres y una pareja de mujeres. Hernández comenta que al inicio se tenían contempladas cinco parejas del mismo sexo para solicitar matrimonio en registro civil y finalmente se acotó a dos parejas, las cuales realizaron el trámite de matrimonio en el registro civil municipal.

En el mes de febrero, una vez reunidos los requisitos que marca el código civil del estado de Querétaro para solicitar matrimonio, excepto el que señala el artículo 137, que establece que un matrimonio es entre un hombre y una mujer, se ingresan los documentos a pesar de las dificultades para ser aceptados, y se solicita que la respuesta sea por escrito. Una vez notificados de la negativa a la solicitud de matrimonio, se preparó el amparo en coordinación  con la campaña y movimiento nacional de matrimonio igualitario México.

Para Hernández el amparo es una vía segura para el reconocimiento de los derechos de las personas de la diversidad sexual. Explica que, los amparos son resueltos por un juez federal, y esto representa que las autoridades locales no tienen injerencia.  “En Querétaro sabíamos que iba a haber oposición de las autoridades locales, y así fue. Afortunadamente quienes resuelven los amparos son las autoridades federales; un juez federal”, mencionó.

María Fernanda Gallegos, una de las actoras que interpuso el recurso de amparo, explica que a partir de las reformas federales establecidas en México en 2011 que prohíben la discriminación por orientación sexual e identidad de género, el comité que organiza las jornadas contra la homo-lesbo-transfobia en Quéretaro realiza bodas simbólicas para anunciar a la sociedad que se buscarían concluir sus bodas ante el Registro Civil. Para Fernanda inicia una nueva lucha de reconocimiento de derechos, congruente con su vivencia feminista y lesbiana; tal como ella se asume. “Creo que definitivamente todas las personas deberíamos tener los mismos derechos y la posibilidad de decidir”, nos dice.

Para Gallegos el matrimonio no solamente es un tema de estar enamorada, se basa en una estrategia de incidencia en políticas públicas. Además una de sus grandes satisfacciones es estar marcando un punto en la historia de Querétaro, de la mano de las personas que han acompañado el reconocimiento del matrimonio igualitario.

El movimiento de la diversidad sexual en Querétaro consolidó una estrategia que fue en dos vías, los amparos y el cabildeo con diputadas y diputados para reformar las leyes en el Estado. “Uno de los grandes obstáculos, afirma Fernanda, es la fuerte presencia de la iglesia católica conservadora en la entidad que tiene poder en la toma de decisiones de las y los legisladores. Sin embargo, a la fecha ningún partido político ha querido legislar a favor de los derechos de todas las personas, y en lugar de matrimonio se está proponiendo uniones civiles y poner candados en las leyes para que las parejas del mismo sexo no puedan adoptar.

El abogado Hernández menciona que, desde el ingreso de los amparos en el mes de marzo, recién  el 18 y 25 de agosto se obtuvo respuesta favorable, en las cuales “el juez está ordenando a las autoridades demandadas que se logre el matrimonio que están solicitando (las parejas del mismo sexo)” y “declara inconstitucional el artículo 137 del código civil que habla que solo se puede celebrar matrimonio entre un hombre y una mujer”. Y finaliza señalando que cuando concluya el plazo de 10 días posterior a la resolución del amparo y que las autoridades demandas no hayan objetado, las parejas del mismo sexo que se ampararon estarán en posición de celebrar su matrimonio.

A lo largo del recorrido de Hernández y Gallegos en la búsqueda del matrimonio igualitario en Querétaro, se encuentra que la discriminación por orientación sexual persiste en las leyes Queretanas, en particular en el artículo 137 del código civil. La homofobia y la lesbofobia están materializadas en las leyes y en la imposibilidad de reformarlas por parte de las y los legisladores. Si actualmente se está buscando poner candados en las leyes para que las parejas del mismo sexo no logren adoptar, esto es la prolongación de mandatos discriminatorios por orientación sexual; que alarman.

Según los entrevistados, el próximo paso es la resolución del amparo colectivo que recientemente, en el mes de agosto, 55 personas firmaron y se ampararon en que su derecho a la igualdad está vulnerado en el artículo 137 del código civil del Estado de Querétaro. Por otro lado, se ha extendido la invitación a las organizaciones civiles expertas en temas de diversidad sexual en el Estado para formar un frente común que tenga el interés de elaborar una iniciativa de ley interdisciplinaria que reconozca el matrimonio igualitario, en esta línea de trabajo, deberán buscar un diputado o diputada sensible en el tema y que sea aliado para reformar las leyes.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.