Bajo el Quiosco Morisco de la colonia Santa María la Ribera, una de las más tradicionales del centro de la Ciudad de México, se dan cita enamorados, los eskatos, los boxeadores, las personas de la tercera edad, niñas, niños y bebés, los artistas y los vendedores.

Bajo ese mismo quiosco también se llevó a cabo la semana pasada la feria por la Salud Sexual y Reproductiva.

El objetivo de la feria fue divulgar y facilitar información al público general acerca de la importancia de la salud sexual a través de ciclos de conferencias, materiales impresos, orientación y asesoría en materia de sexualidad, salud sexual, derechos sexuales, entre otros, buscando espacios de diálogo y de discusión sobre dichos temas. También se pretendió difundir o dar a conocer la labor de Instituciones Gubernamentales y Organizaciones de la Sociedad Civil que realizan trabajo a favor de la salud sexual.

Las organizaciones que participaron con stands informativos fueron: Psicología para el Desarrollo, Caleidoscopia,  Fundación Shakti Paz Interior, Asociación Mexicana para la Salud Sexual, Asociación para el Desarrollo de Personas Violadas, Erotismo y Sexualidad Eros, Fundación Celmades Cuenta Conmigo, Información y atención en salud sexual y reproductiva, Familias por la Diversidad,  Sexualidad y Bienestar Integral, y la Red Ciudadana por la Igualdad y la No Discriminación.

El stand que más atrajo a los jóvenes fue el de Brigada Diversa, del Instituto de la Juventud de la Ciudad de México, conformada por jóvenes pertenecientes a la población LGBTI, quienes explicaron a los asistentes la importancia de las relaciones sexuales seguras y placenteras. Entre sus actividades, presentaron juegos de mesa en los que se reflexionaba a partir de imágenes sobre los prejuicios de las personas.

Una de las actividades más significativas fue la toma de fotografías y las respuestas a: ¿Cómo está tu salud sexual? Los visitantes pudieron también llenar para sí mismos cuestionarios respecto a su salud sexual.

Por otro lado, los cuentacuentos del PSIDE atrajeron desde las 10 de la mañana a niñas, niños, adolescentes y padres de familia. En los cuentos, los personajes principales eran animalitos como tortugas, conejos y otros, para que los escuchas reflexionaran sobre temas como la violencia familiar, las relaciones de pareja, la salud y la sexualidad.

Las conferencias tocaron los diversos temas, entre ellos: Educar en Sexualidad a nuestros niños y niñas,  El placer como parte de la Salud Sexual, el autoerotismo, los derechos sexuales, y la aceptación de las madres y los padres de familia hacia sus hijos LGBTTTI.

Como suele suceder en este tipo de eventos, uno de los concurrentes cuestionó a la ponente que hablaba sobre cómo hablar de sexualidad con niños y niñas, específicamente respecto de la homosexualidad. “¿Cómo le explico a mi hijo que me pregunta sobre qué significa que dos hombres se estén besando?, fue la pregunta; a lo que que la ponente respondió de la manera más sencilla: “que es una forma de cariño”. Además se le invitó a escuchar la ponencia de las madres y padres con hijos LGBTI. Desafortunadamente, esta respuesta no convenció al señor, que para la hora de la conferencia recomendada, ya no estaba presente.

Los orígenes de esta celebración

En 2010, la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS) hizo un llamado a todas sus organizaciones miembros y todas las organizaciones no gubernamentales para celebrar, cada 4 de septiembre, el Día Mundial de la Salud Sexual, en un esfuerzo para promover una mayor conciencia social de la salud sexual en todo el mundo.

Con diversos lemas, como “Hablemos de eso” en 2010; “La salud sexual de los jóvenes: derechos y responsabilidades compartidas”, en 2011;  “En un mundo diverso, salud sexual para todos”, en 2012 y “Para lograr la salud sexual, escoge tus derechos sexuales” en el 2013, se ha ido fortaleciendo la celebración de esta fecha en los diversos países del mundo.

México es uno de los 35 países que poco a poco se han unido a esta celebración que busca expandirse a diferentes contextos sociales, asegurando que las cuestiones de la salud sexual se discutan ampliamente en todas partes.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.