Si bien muchas organizaciones hondureñas trabajan en informar sobre el VIH y sida y en la reducción del estigma y la discriminación, todavía se siguen reportando casos de discriminación hacia las personas con VIH, especialmente en el ámbito laboral.

En respuesta a esta realidad nace la iniciativa de la organización Llanto, Valor y Esfuerzo (Llaves) y la Red Centroamericana de Personas con VIH (REDCA+), en asocio con los miembros de la Alianzas Interinstitucional que trabajan en la respuesta al VIH en Honduras, de realizar el estudio Índice de estigma en personas con VIH, que revela las diferentes causas por las cuales las personas con VIH abandonan su tratamiento.

Factores que influyen en el abandono del tratamiento

Sociales: el 61,31% de las personas con VIH registradas como usuarias de los diferentes Centros de Atención Integral (CAI) del país, no cuenta con un empleo. Esto les dificulta poder movilizarse para sus citas médicas, alimentarse adecuadamente y tomar su tratamiento. También se pudo identificar que la mayoría de las personas que han logrado tener un empleo, lo perdieron a causa de la discriminación por su diagnóstico de VIH y por no poder rendir adecuadamente debido a problemas de salud.

Económicos: el 17% de las personas encuestadas en el estudio del Índice comentó que su ingreso promedio en los últimos doce meses ha sido de 140 dólares, lo cual dificulta mantener una buena calidad de vida. A esto se atribuye que aproximadamente un 15% de las personas encuestadas indicara que en más de una ocasión algunos miembros de su familia han dejado de comer hasta por cinco días. En muchos casos deciden no ir por sus medicamentos para no gastar el poco ingreso económico que obtienen.

Emocionales: respecto a la adherencia al tratamiento, muchas de las personas con VIH han expresado en los diferentes estudios realizados (Índice de estigma en personas con VIH y Factores de mayor influencia en la baja adherencia al tratamiento ARV en los pacientes con VIH y sida) que deciden abandonar la medicación debido a que se sienten deprimidas o tienen miedo a los efectos secundarios de los medicamentos.

Seguridad: las personas con VIH también encuentran dificultad al acudir a centros de salud fuera del sector donde viven, pues las pandillas que lideran cada sector de la ciudad no les permiten movilizarse hacia otras zonas. Para evitar el abandono del tratamiento, varias organizaciones han implementado proyectos de visita domiciliaria; no obstante las personas que realizan las visitas también han tenido dificultades en algunos sectores debido a las mismas restricciones impuestas por las pandillas.

Otro estudio, Factores de mayor influencia en la baja adherencia al tratamiento ARV en los pacientes con VIH y sida, realizado por la psicóloga Cecilia Villalta de la Universidad Católica de Honduras (UNICAH), muestra que el 85% de las personas con VIH encuestadas han faltado alguna vez a su cita médica o no han ido a buscar su medicación por dificultades para transportase, por no poder faltar a su trabajo, por la necesidad de hospedaje (muchas personas con VIH viajan a otros CAI que no son de su comunidad por temor a la discriminación) o por no tener dinero para pagar sus medicamentos o consultas médicas.

Los retos para mantener la adherencia al tratamiento y alcanzar las metas de supresión virológica son grandes. Sin duda el estigma y la discriminación persisten como factores principales que desencadenan otros problemas como los antes mencionados. Cabe destacar que estos factores no solamente afectan la adherencia a los antirretrovirales sino también la capacidad de mantener una buena salud y calidad de vida, ya que las personas dejan de realizarse exámenes médicos como el CD4 o carga viral, necesarios para el seguimiento de su tratamiento.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.