En el trancurso del año 2012, con el apoyo técnico y financiero de ONUSIDA y un equipo de consultores, se diseñó y construyó el Plan Estratégico Multisectorial para la prevención y control de las ITS, el VIH y el sida 2013 – 2017 (PEM) desde una perspectiva comprehensiva, que integró las necesidades que la respuesta debe plantear, de manera especial, aquellas políticas que incluyeran la protección a las personas afectadas y poblaciones claves. En el proceso participaron organizaciones de la sociedad civil de la capital y de las regiones, así como representantes de los diversos ministerios y de la empresa privada; asimismo, se realizaron consultas en varias regiones del país y se contó con los aportes de decenas de prestadores de salud; todo ello para sustentar los ejes estratégicos, objetivos y actividades de un plan que guiaría la respuesta nacional por cinco años.

Luego de casi dos años de finalizado el documento, las autoridades lo mantienen guardado, sin aprobación oficial a través de una Resolución Ministerial o Decreto Supremo, como ha sucedido en ocasiones anteriores.

Según información de fuentes cercanas al Miniseterio de Salud, la demora responde a la adaptación que debió hacerse del documento para que cumpliera con una reciente norma aprobada que reglamenta precisamente estos documentos, además de los retrasos en la aprobación de los demás ministerios involucrados en la respuesta. En la actualidad se encuentra en revisión por el área de asesoría jurídica del Ministerio de Salud.

Por este motivo, las organizaciones de sociedad civil, han desplegado en los últimos meses una serie de acciones de incidencia política para exigirle al Estado su pronta aprobación. De ésta depende que el país sea elegible para recibir financiamiento del Fondo Mundial; contar con un Plan Estratégico es el primer requisito que exige esa institución para poder iniciar una solicitud de financiamiento.

Si bien hoy el Perú cuenta con  el programa de tratamiento antirretroviral gratuito que da cobertura a más de 25,000 personas; los grandes esfuerzos de prevención y atención no han sido consistentes y persisten muchas barreras, una de ellas es la carencia de un Plan que guíe la respuesta.

“El PEM, como documento orientador para  priorizar acciones e incluir políticas y programas en el estado, nos daría la posibilidad de medir el impacto, en estos momentos no existe un PEM VIH, motivo por el cuál no contamos con acciones articuladas de los diferentes sectores para hacer efectiva la respuesta al VIH. Tampoco podemos medir el impacto en términos de avances, lo que vemos son acciones aisladas y una débil rectoría del MINSA (…). No tener un plan significa que no existe voluntad política, que el estado no está asumiendo los compromisos internacionales”, comentó a Corresponsales Clave Guiselly Flores Arroyo, representante de las personas con VIH en el Mecanismo Coordinador de País.

Guiselly Flores Arroyo.

La alta prevalencia  de VIH en algunos grupos vulnerables como hombres gay y otros hombres que tienen sexo con hombres, mujeres trans y trabajadoras del sexo, el estigma y la discriminación en los establecimientos de salud, en especial con las personas trans; la alta rotación del personal capacitado, la irregular adquisición de medicamentos, el distanciamiento del actual gobierno con la sociedad civil, los retrasos en la descentralización de la atención en VIH, la situación de los niños huérfanos y de aquellos que viven con VIH, el desarrollo de estrategias innovadores que incorporen mayores investigaciones en términos de prevención combinada y la vulneración de los derechos humanos tanto de las poblaciones afectadas como las poblaciones clave, son preocupaciones que movilizan a la sociedad civil y que deben ser atendidas por el PEM.

Es la oportunidad para que el activismo añejo resurja a partir de exigir al estado su compromiso y su voluntad política.(…) Venimos haciendo seguimiento desde su elaboración, es nuestra permanente preocupación”, insistió Flores.

Los y las activists buscan establecer un diálogo político entre el Estado y las organizaciones de la sociedad civil para visibilizar la importancia de contar con un Plan que guíe y articule la respuesta nacional al VIH.

En las últimas semanas las organizaciones de sociedad civil convocaron a conferencias de prensa, han realizado plantones y cursado cartas a la Ministra de Salud, Midori de Habich, solicitando el diálogo. Con estas acciones la sociedad civil busca agilizar la promulgación del Plan Estratégico Multisectorail de lucha contra el VIH /SIDA por parte del poder Ejecutivo y comprometer los recursos necesarios para su adecuada implementación.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.