Por Juan Carlos Guevara.

A inicios de este año, el canal  televisivo  ecuatoriano Teleamazonas transmitió su ya famoso programa “La Pareja Feliz” en el que se transmitía contenido discriminatorio para la comunidad de la diversidad sexual.  Este programa es una serie de comedia que se centra en la vida de una pareja heterosexual que llevan varios años de casados y que recuerda sus tiempos antiguos de “felicidad” versus el nuevo estado de su relación que es literalmente de pesadilla.  La serie tiene un alto rating en la televisión ecuatoriana y hace mofa no solo de las distintas situaciones en las que se presenta la relación actual de la pareja, sino que incluye además  a diversos personajes que son sujetos de burla.

Diane Rodríguez, Presidenta de Silueta X

El 2 de enero de 2014, la serie mostró una escena en la que se discrimina a un hombre homosexual. Tal como lo ha señalado el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (CORDICOM) en su informe, en este programa “se utilizó un lenguaje despectivo e incluso peyorativo, que denota la intención de separar y excluir, encasillando a un grupo de personas que tienen distinta orientación sexual”.

Diane Rodríguez, presidenta de la asociación Silueta X, que trabaja en la defensa de derechos de la comunidad LGBTI, en especial con la comunidad de mujeres trans,  presentó una denuncia en contra del canal Teleamazonas por infracción a los artículos 62 y 65 de la ley de comunicación de Ecuador. Una reciente resolución responsabiliza al medio de comunicación por la difusión de contenidos discriminatorios y establece que el medio deberá difundir, en el mismo espacio, una disculpa pública a la colectividad de diversa orientación sexual, dentro de las 72 horas, contadas a partir de la notificación de la resolución. En este video pueden ver la disculpa transmitida.

Si bien la resolución planteada es un apoyo a la comunidad LGBTI, no es suficiente para personas que viven escuchando frases y viendo acciones de discriminación a diario en realitys, talk shows, prensa rosa  y hasta en los noticieros de la televisión nacional, no solamente hacia las personas de distinta orientación sexual, sino también contra mujeres, personas afroecuatorianas, indígenas, entre otras.

La Pareja Feliz, programa cómico ecuatoriano.

A propósito de esta denuncia, hace algunos meses otro de los canales con mayor rating en el país, Ecuavisa, realizó una reunión entre directivos, líderes de opinión y periodistas con activistas de la comunidad LGBTI. El resultado fueron cuatro mesas de trabajo en las cuales se debatían entre otros los siguientes temas: entretenimiento, periodismo informativo, periodismo cultural y contenidos. En la mesa de entretenimiento en la cual participé se debatió justamente la discriminación en los programas de comedia, haciendo énfasis en que estos programas denigran al ser humano y refuerzan estereotipos hacia personas de la comunidad LGTBI, generando a la vez una “camuflada homofobia”.  En ese mismo debate, un directivo del canal reforzaba su idea de que si bien el canal no quiere discriminar, estos programas  son los que generan rating, y ¿qué se puede hacer si eso es lo que les da réditos y es lo que la gente pide?  La reunión fue un excelente espacio de discusión y debate; sin embargo, han pasado meses y no se han concretado los compromisos generados en la misma.

El programa la Pareja Feliz fue sancionado por la emisión de este episodio discriminatorio, pero los comentarios de apoyo de sus seguidores han respaldado la posición de uno de los productores del programa que ha escrito en su cuenta de twitter: “¿Por qué una minoría quiere regular lo que vemos la mayoría? No a la intolerancia.”

A pesar de este gran paso en cuanto a medidas administrativa ejemplares para el respeto de los derechos de la diversidad sexual, los canales de televisión siguen discriminando y afectando a la población LGBTI; mientras ese contenido siga generando dinero, seguirá teniendo éxito y frente a las sanciones se escuchará el  clásico “no era mi intención”.

Otras medidas de presión son necesarias, pero por ahora, el mensaje inicial ha sido enviado y escuchado: que las personas de la diversidad sexual están atentas a los actos de discriminación que se presenten en sus programas y que no se quedarán en silencio.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.