En las vísperas de conmemorarse otro Día Mundial de lucha contra el sida, ONUSIDA lanzó un campaña en las redes sociales con un claro mensaje: “Poner fin a la epidemia de sida en el 2030 es posible, pero sólo si se cierra la brecha entre las personas que tienen acceso a los servicios de prevención, tratamiento, atención y apoyo y las personas que se están quedando atrás”. Según el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida, cerrar la brecha significa empoderar y permitir a todas las personas, en todas partes, acceder a los servicios que necesitan.

“Al cerrar la brecha de pruebas del VIH, los 19 millones de personas que no son conscientes de su condición de VIH positivo pueden empezar a obtener apoyo. Al cerrar la brecha en el tratamiento, los 35 millones de personas que viven con el VIH tienen acceso a la medicina que salva vidas. Al cerrar la brecha en el acceso a los medicamentos para los niños, todos los niños que viven con el VIH podrán acceder al tratamiento, no sólo el 24% que tiene acceso en la actualidad. Al cerrar la brecha de acceso, todas las personas pueden ser incluidas como parte de la solución. Cerrar la brecha significa que el fin de la epidemia de sida en el 2030 es posible”, afirma el comunicado de ONUSIDA.

Es claro que si no se logran las mejoras y se alcanzan las metas comprometidas, lejos de frenar la epidemia, en los próximos cinco años, es posible que la epidemia vuelva a resurgir con un índice de nuevas infecciones superior al que se registra en la actualidad. El nuevo enfoque propuesto está centrado en el próximo lustro, en el que, con una acción inmediata y concertada, el mundo podría ser testigo del fin de la epidemia.

Como todos los años, en estas épocas, ONUSIDA publica y difunde su informe anual. El nuevo informe de ONUSIDA, Actuación inmediata: acabar con la epidemia para 2030, hace hincapié en que, si se adopta un enfoque de actuación inmediata, podrán evitarse aproximadamente 28 millones de nuevas infecciones por el VIH, así como 21 millones de muertes relacionadas con el sida.

Como lo hemos reflejado en otros artículos, entre las nuevas metas que se deberían cumplir para 2020, se incluye el objetivo 90-90-90, cuyo fin consiste en conseguir que el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico; que el 90% de las personas que tengan conocimiento de su estado seropositivo accedan al tratamiento; y que el 90% de las personas que tengan acceso a él, logren una represión viral efectiva.

ONUSIDA calcula que, en junio de 2014, unos 13,6 millones de personas tuvieron acceso a medicamentos antirretrovirales; ello constituye un gran paso hacia adelante para garantizar que 15 millones de personas accedan a dicho tratamiento para 2015. No obstante, todavía queda un largo camino por recorrer para lograr los objetivos 90-90-90. En particular, es necesario llevar a cabo grandes esfuerzos para cerrar la brecha en materia de tratamiento para los niños.

En ocasión de la fecha, el Director Ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé compartió un breve video con un llamado a la acción; disponible con subtítulos en este vínculo.

ONUSIDA, totalmente modernizada, invita este año a que nos sumemos en una campaña en las redes sociales (disponible en este vínculo) y ofrece materiales en español (encuéntrelos aquí). La mayoría de mensajes disponibles están en inglés pero invitamos a nuestros lectores a usarlos o desarrollar los propios agregando los hashtags propuestos #WAD2014 #CloseTheGap.

En un próximo artículo reflexionaremos sobre algunos temas centrales del informe anual (publicado sólo en inglés en este vínculo) y, más importante aún, compartiremos con nuestros lectores las actividades en los países para conmemorar Día Mundial del sida 2014.

Aprovechemos esta jornada mundial para recordar a las y los compañeros que han dado su vida por la lucha, para concientizar a nuestras comunidades y a los comunicadores de que la epidemia no ha concluido y a los tomadores de decisión que en sus manos, en los próximos 5 años, está el poder de terminar con esta crisis de salud y derechos humanos.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.