A 20 años de la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer y la adopción de la Plataforma de Acción de Beijing, diversos organismos de la Sociedad Civil y Ministras de la Mujer se dieron cita en la sede de la CEPAL, en Santiago de Chile, para analizar y evaluar  los principales retos y desafíos  en materia de acceso y adelanto de las políticas de género en la región.

La cita fue inaugurada por la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien señaló que “en estas casi dos décadas hemos visto avances significativos para las mujeres en muchos aspectos. Pero hemos visto también rezagos, diferencias regionales y dificultades en áreas relevantes, producto de nuevas formas de discriminación, que no por más sutiles son menos discriminatorias”. La ex Directora Ejecutiva de ONU – Mujeres, también lamentó que el 35% de las mujeres del mundo sufran violencia física y sexual y no se observen cambios cuando “crímenes horribles son amparados o tolerados por la ley”, como los “asesinatos de honor” o “ataques pasionales”. Bachelet detalló que entre 2011 y 2020 serán 50 millones de niñas menores de 15 años las que habrán sido obligadas a contraer matrimonio, y criticó  “la mutilación genital femenina, que afecta a 3,6 millones de niñas cada año”.

La Presidenta Bachelet sostuvo además que “las mujeres de todo el mundo necesitan de la acción decidida y comprometida de las instituciones internacionales y locales, juntas y forma coordinada; ya que “el fin de la violencia de género es la base de cualquier política de equidad. (…) Y hoy, más que mirar para atrás, es necesario hacerlo hacia adelante, hacia los desafíos antiguos que aún están pendientes y hacia los desafíos nuevos. Ese es, me parece el sentido de conmemorar los 20 años de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing: se trata de renovar el compromiso por derribar todas las barreras de la discriminación contra las mujeres, para que podamos vivir en un mundo de iguales en nuestra diversidad”.

Respecto a la situación del VIH en la agenda internacional, Bachelet recordó que en cuanto a la respuesta al sida, una preocupación especial de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, esta se ha estabilizado y la prevalencia de la infección se ubica en un 0.8 por ciento de la población adulta. Esto, junto con el mayor acceso a tratamientos, ha permitido disminuir considerablemente las muertes, que han bajado de 2.4 millones en 2005 a 1.5 millones en 2013. Aun así, hoy existen 35 millones de personas con VIH, la mitad de las cuales son mujeres, situación que fue resaltada por representantes de la sociedad civil que hiccieron un llamado a transversalizar los esfuerzos en materia de inclusión del VIH en la agenda regional de Desarrollo y visibilizar las problemáticas sociales asociadas al derecho a la salud sexual y reproductiva de las mujeres que viven con VIH.

Por su parte la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica y Social para América Latina y el Caribe – CEPAL, Alicia Bárcena, sostuvo en su presentación: “Queremos que todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que reemplazarán a los Objetivos de Desarrollo del Milenio a partir de 2015, tengan un componente de género”, en este sentido agregó que es fundamental transversalizar la perspectiva de género en la agenda y que no será posible alcanzar los objetivos sin igualdad.

En otro orden de ideas, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL reconoció el rol y la importancia de la sociedad civil al señalar que durante décadas las mujeres de nuestra  región  han abogado desde los movimientos  sociales  y los  mecanismos institucionales por la acción efectiva del Estado para evitar la discriminación en la sociedad. El hecho de que la igualdad oriente hoy las agendas gubernamentales es un triunfo del cual pueden legítimamente considerarse protagonistas”.

En ese sentido, la Representante del Movimiento Feminista Marcosur, Lucy Garrido, recordó que la autonomía de las organizaciones feministas para definir su agenda política y llevarla a cabo en el espacio público, es condición sine qua non para promover y ubicar la igualdad de género y los derechos de las mujeres como pilares de un desarrollo que, de verdad, sea eficaz”

Durante la reunión, la Comisión Económica y Social para América Latina y el Caribe presento diversos informes y estudios sobre el adelanto de la mujer en la región y ofreció recomendaciones para abordar las situaciones de vulnerabilidad y violencia hacia la mujer en la macro región. Al mismo tiempo, las organizaciones de la sociedad civil hicieron un llamado a los estados a levantar las reservas colocadas a Cairo, Beijing y al Consenso de Montevideo, para avanzar en el cumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres de América Latina y el Caribe.

La 51 mesa directiva de la Conferencia regional de la Mujer de América Latina y el Caribe fue la oportunidad propicia para el análisis de los desafíos para la implementación de la perspectiva de género en las agendas nacionales de adelanto para la mujer y una contribución de la región a las negociaciones de los objetivos de desarrollo sustentable que tienen lugar en la sede de las Naciones Unidas.

Sin el abordaje comprehensivo de la situación de las mujeres en América Latina, y los determinantes sociales, económicos y políticos del sida, no será posible el pleno desarrollo de la región. Nuestros países deben superar las inequidades entre hombres y mujeres y garantizar el pleno ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, para poder detener y revertir el impacto del VIH en nuestra región. Esto, por supuesto, de la mano con el intenso trabajo por los derechos de las personas de la diversidad sexual.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.