El Ministro de Salud del Estado Plurinacional de Bolivia, Dr. Juan Carlos Calvimontes, hizo público el diagnóstico de VIH de un ciudadano boliviano, se trataría de un Magistrado Constitucional sobre quien pesa un juicio promovido por el Gobierno. Así, lo podran ver en un video (en este vínculo) y lo describe con claridad en un articulo llamado “VIH y terrorismo de Estado” la colega, Mónica Oblitas, en el periódico Los Tiempos (ver vínculo)

Explica Mónica en su artículo: “el Ministro ha hecho esta declaración supuestamente para desligar cualquier responsabilidad del Gobierno en caso de que la salud de este ciudadano se deteriore, pero con el afán de desprestigiar a esta persona, lo que es realmente alarmante en alguien que ha estudiado medicina y que regenta el despacho que tiene a su cargo la salud de la población boliviana.  El Ministro de Salud vulneró el artículo 9 de la Ley 3729 del VIH/Sida, como también, ha violado la Ley No. 045 contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación. Ni qué decir del juramento hipocrático”.

El hecho parece haberse iniciado con un pedido que hizo el 7 de diciembre el vicepresidente García Linera, ante varios medios de comunicación, para que se le informara sobre el diagnóstico de salud de la persona en cuestión. Para ello, se ha tenido acceso a la lista de pacientes del Programa de ITS/sida. Una lista a la que el Gobierno ya tiene acceso, y que puede ser usada en futuras ocasiones.

Algunos sectores en el país han solicitado la destitución del Ministro de Salud, como así también han criticado el uso discriminatorio que se hace del tema, por ejemplo, en recientes declaraciones del Vicepresidente.

Edgar Valdez, Director del Instituto para el Desarrollo Humano, IDH afirmó en una columna en el mismo medio: “Es inconcebible que la primera autoridad del país en salud, viole el artículo 9 de la Ley para la prevención del VIH/sida, No 3729 que dice: “El personal de salud que por razones de trabajo, toma conocimiento de la identidad de las personas que viven con VIH/sida no pueden divulgarla de ninguna manera”, “las personas con VIH no deberán ser objeto de publicaciones de prensa escrita ni televisiva, sin su consentimiento expreso”. El Ministro de Salud es la primera persona que debería instruir a todo el personal de salud, jueces, medios de comunicación y toda la población en general la obligación de conocer la ley y garantizar su cumplimiento”.

Estos hechos sucedidos, en el país hermano, no dejan mucho margen para interpretación, uno puede ver y oír a Ministro dando a conocer por televisión la situación de salud de una persona. No hay ninguna causa que justifique violación semejante de los Derechos Humanos. Cualquier persona, independientemente de su condición política o situación judicial debe tener acceso al tratamiento del VIH y otras infecciones relacionadas, sin por ello renunciar a ningún otro derecho, como lo es el de la confidencialidad. Hace un poco más de un año, la RedTraSex denunció que la justicia de Chuquisaca había ordenado arresto domiciliario a una Trabajadora Sexual por no asistir al hospital por su tratamiento.  En este caso en particular, debemos resaltar que aumenta aun más la responsabilidad de nuestro gobiernos por la salud y los derechos de cualquier persona privada de la libertad.

Este es un ejemplo más, de los desastres que se pueden hacer cuando se usa al VIH, la salud y los derechos de las y los ciudadanos para un ejercicio pobre de la política. Bolivia necesita de buenas políticas en VIH/SIDA que permitan revertir la situación critica actual, en lugar de hacer mala política con el SIDA.

A pesar de la obsesión de algunas personas en el gobierno de Bolivia, debemos reiterar que las Personas Viviendo con VIH no tienen obligación de tomar su medicamentos. Esto no releva al Estado de su obligación de cumplir con las leyes y normativas de VIH/SIDA, que incluyen en la mayoría de nuestros países la oferta del tratamiento antirretroviral voluntario en un contexto seguro y confidencial.

Nos gustaría saber el sentir, el parecer y las acciones a emprender por parte de la organizaciones nacionales de la Sociedad Civil, Redes Regionales, el Grupo de Cooperación Técnica Horizontal y ONUSIDA antes estos hechos lamentables. Desde este espacio los acompañaremos apoyando la difusión de sus acciones.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.