Esta semana, Acción Internacional para la Salud – AIS y la Red Globalización con Equidad realizaron varias reuniones, foros y talleres orientados a discutir la importancia de lograr una licencia obligatoria para atazanavir, un medicamento que se usa para el tratamiento para VIH y que se lleva más del 50% del presupuesto de antirretrovirales en el país, con el precio más alto de América Latina.

Foro Internacional Sobre Propiedad Intelectual. Lima, 25 de febrero 2015.

Desde Corresponsales Clave hemos publicado algunos artículos previos sobre este caso que detallan la situación del medicamento en el país y dejan clara la importancia de contar con una licencia obligatoria que permita la competencia en el mercado farmacéutico peruano, contribuya a una reducción de precios y, con el consecuente ahorro, se amplíe el tratamiento a más personas con VIH u otras afectaciones de la salud.

Tanto el Ministerio de Salud y la instancia responsable de proveer atención médica a los empleados dependientes, ESSALUD, están convencios de la importancia de utilizarla, pero deben enfrentar argumentos falaces que surgen desde otras instancias como el Ministerio de Economía y Finanzas y el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo que son conocidos por cuidar los intereses del empresariado multinacional, alejándose de la protección de los derechos de los ciudadanos y ciudadanas.

Por ello, este artículo no entrará en el detalle del por qué de la necesidad de la licencia obligatoria, sino que buscará discutir los argumentos que en su contra han aparecido en el ambiente.

Algunos argumentos especulativos y tendenciosos se han esgrimido, como que el Perú estaría incumpliendo el Acuerdo ADPIC. Falso. El Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la Organización Mundial del Comercio (OMC) prevé en su artículo 31 el uso de la licencia obligatoria.

Peter Maybarduk, Public Citizen.

También se intenta disuadir a los interesados en esta licencia con el argumento que el país sería puesto en alguna “lista negra” de parte de los Estados Unidos. Si bien esto puede ser cierto, según Peter Maybarduk, Responsable del Area de Acceso a Medicamentos de Public Citizen, estar en esa lista no significa nada para el desarrollo del país ni para las relaciones bilaterales. “Países aliados de los Estados Unidos, como Canadá e Israel están en esa lista y no significa nada”, señaló Maybarduk en una de sus intervenciones esta semana y añadió: “mi país (EUA) utiliza esa lista para intimidar un poco a los países y presionarlos a que se alineen a sus intereses”.

Se ha escuchado también señalar que el uso de una Licencia Obligatoria podría traer sanciones comerciales de la OMC para el Perú. Falso. El Profesor Carlos Correa, de la Universidad de Buenos Aires, señaló durante uno de los foros que no existe posibilidad de sanción en la OMC, siendo que es una herramienta legítima que está prevista en los Acuerdos ADPIC.

En algunas discusiones, algunos actores describieron la licencia obligatoria como un recurso ‘excepcional’. Falso.  Es un derecho que les asiste a los países y que está previsto en el ADPIC; además es utilizado de manera casi rutinaria en muchos países en distintos ámbitos de la tecnología, incluyendo el campo de los medicamentos. Es más, durante su presentación en el Foro Internacional sobre Propiedad Intelectual, que se realizó el miércoles 25 de febrero en Lima, Carlos Correa dio a conocer muchos casos en los que Estados Unidos ha otorgado licencias obligatorias, incluyendo medicamentos.

Profesor Carlos Correa, Universidad de Buenos Aires.

También se ha escuchado que una licencia obligatoria (LO) violaría acuerdos bilaterales de inversión y representaría una ‘expropiación’. Falso. Por un lado, la LO no es una expropiación; el titular de la patente mantiene los derechos sobre la misma y recibe regalías por ello. Además, el artículo referido a expropiaciones que forma parte de los acuerdos bilaterales comerciales que firma Estados Unidos señala claramente: Este Artículo no se aplica a la expedición de licencias obligatorias otorgadas con relación a derechos de propiedad intelectual conforme con el Acuerdo ADPIC, o a la revocación, limitación o creación de derechos de propiedad intelectual en la medida que dicha expedición, revocación, limitación o creación sea compatible con el Capítulo Dieciséis (Derechos de Propiedad Intelectual).”

En las últimas semanas, algunas personas también señalaron que una LO ahuyentaría a la industria farmacéutica y limitaría el ingreso (registro) de nuevos medicamentos que requiere el país. Este argumento no está basado en ninguna evidencia, señaló el Profesor Correa, y contraviene la racionalidad de las inversiones. Correa dijo que las empresas farmacéuticas van a seguir interesadas en el mercado peruano y que serán otros los aspectos que ahuyenten la inversión, como la inestabilidad política y la inseguridad.

Javier Llamoza, Acción Internacional para la Salud.

“Incompetencia o mala fe”, mencionó Correa como las dos alternativas que motivarían los argumentos que en esta nota hemos discutido. Y es que, técnicamente, los argumentos no son sostenibles; sin embargo, en un contexto de ignorancia en los espacios de toma de decisión, podrían ser usados para intimidar a aquellos que desean avanzar hacia una licencia obligatoria.

El Ministerio de Salud cuenta ahora con las herramientas técnicas y la decisión política para avanzar hacia una Licencia Obligatoria, pero se deberá enfrentar a otros sectores del gobierno que se oponen a la misma. Desde las organizaciones de sociedad civil del Perú, creemos que el apoyo de otras organizaciones de América Latina y el mundo a través de cartas al ministro o al viceministro expresando su respaldo a la licencia obligatoria será de mucha ayuda en esta causa.

Las comunicaciones deberán ser dirigidas a:

Ministro de Salud: Anibal Velásquez (avelasquez@minsa.gob.pe)

Viceministro de Salud Pública: Percy Minaya (pminaya@minsa.gob.pe)

#LicenciaObligatoriaYa!

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.