Ante el grave desabastecimiento de medicamentos antirretrovirales suscitado en el segundo semestre del 2014, el gobierno de Honduras solicitó el apoyo de algunos países vecinos y obtuvo la respuesta de Jamaica, que donó medicamentos ARV que solucionarían el problema hasta marzo del presente año, mes en que se prevé que la compra hecha por Honduras, entre al país.

Además del desabastecimiento de medicamentos, varias denuncias por abusos en la compra, mal manejo y distribución de las medicinas, indujeron a que las autoridades correspondientes realizaran una intervención del Almacén Central. Allí se pudo encontrar que más de 1 millón de dólares en ARV presentaban irregularidades y no habrían sido distribuidos a los centros de salud a tiempo, lo que provocó se vencieran en el almacén. Los medicamentos en cuestión son efavirenz, lamivudina y zidovudina , lopinavir y ritonavir; entre otros.

Un diario digital local publicó un reportaje en el que muestra la corrupción que hubo en la compra y distribución de los ARV, en donde inclusive se pueden encontrar documentos que evicencian malversación de presupuesto, entre otros delitos.

Cabe destacar que varias de estas denuncias y hallazgos habían sido puestos en evidencia por parte de la sociedad civil, varios meses antes del inicio de la investigación oficial.

Benita Ramírez, representante de la ICW en Honduras, fue parte del grupo de sociedad civil que vigiló la entrega de los medicamentos recientemente donados. En cuanto a la crisis anterior ella afirma: “lo que se nos informó es que la casa farmacéutica a quienes les habían comprado los medicamentos, no tenía la materia prima para la producción de los ARV, por lo que estamos buscando otras alternativas que nos ayuden a que no haya desabastecimiento nuevamente”.

Si bien tenían indicios del vencimiento, Ramírez señala que el grupo de sociedad civil verifica que lo que ha sido comprado esté en la lista del almacén y que sea entregado a los usuarios; pero también es consciente de que como grupos organizados de personas con VIH no están suficientemente capacitadas para hacer una cercana vigilancia del suministro de medicamentos.

Acciones hacia adelante

Organizaciones de la sociedad civil que trabajan en la respuesta al VIH han iniciado una serie de reuniones para evitar que el desabastecimiento vuelva a suceder. Asimismo, se han reunido con representantes de ONUSIDA y OPS para capacitarse y realizar de mejor manera el monitoreo de la compra y distribución de medicamentos en el país.

Por otro lado, se están fortaleciendo algunos grupos que trabajan específicamente para garantizar el acceso a medicamentos. “En asocio con las organizaciones del Comité de Acceso a los Medicamentos, que funciona actualmente en la zona norte del país, haremos una sinergia con las organizaciones de  Tegucigalpa, para realmente darle el empuje a la temática y la vigilancia a los ARV y demás insumos para personas con VIH avanzado, para que esto (el desabastecimiento) no se vuelva repetir ”, comentó Sandra Zambrano, directora ejecutiva de Asociación para una vida mujer para personas con y afectas por el VIH (APUVIMEH).

Algunos de los activistas involucrados en la vigilancia del acceso a medicamentos comentaron que tenían cierto temor de que los mediamentos vencidos sean distribuidos en el sistema de atención, por lo que seguirán monitoreando de cerca la situación del abastecimiento de antirretrovirales.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.