En las últimas semanas ONUSIDA llevó a cabo una serie de consultas presenciales y virtuales para actualizar su estrategia durante los próximos seis años. El 19 de marzo fue el turno de México y Guatemala, cuyos representantes se reunieron en forma virtual con funcionarios de ONUSIDA a través de la plataforma Webex.

Como parte del proceso de consulta ONUSIDA elaboró el documento “Llegar a cero: ¿Cómo haremos la vía rápida para la respuesta al sida?”, pensado para facilitar el debate alrededor de la estrategia de ONUSIDA 2016-2021. En este documento ONUSIDA plantea que para alcanzar los objetivos de la vía rápida 90-90-90 es importante que las nuevas estrategias estén centradas en las personas y se avance en este enfoque, reduciendo la brecha entre quienes que se ven beneficiados y quienes se quedan atrás.

Mientras Llegar a Cero se enfoca en lograr cero nuevas infecciones por VIH, cero muertes relacionadas al sida y cero discriminación, la Vía Rápida (o Fast Track) se propone lograr que el 90 por ciento de las personas que tienen VIH conozcan su estado, que el 90 por ciento de quienes conocen su estado de VIH positivo estén en tratamiento, que el 90 por ciento de las personas en tratamiento logren una carga viral indetectable.

Un tema central de la consulta fue cómo priorizar las respuestas: ONUSIDA propone que se enfoquen en las zonas donde la epidemia de VIH continúa altamente concentrada, identificando los lugares que carecen de servicios de prevención, diagnóstico, tratamiento y apoyo. Además, la priorización de las respuestas requiere de distintas tareas como garantizar las inversiones logrando la sostenibilidad financiera y la movilización de recursos. También, empoderar a la sociedad civil y a los líderes locales.

La coordinación de la consulta virtual estuvo a cargo del asesor en Derechos Humanos y Género de ONUSIDA Guatemala, Rodrigo Pascal, quien compartió los parámetros que guían la actualización de la estrategia de ONUSIDA. Entre ellos se destacan el generar insumos de contexto geopolítico y prestar atención a las poblaciones que están siendo dejadas de lado, lo cual implica actuar en base a las necesidades específicas que tenga cada grupo o población clave.

De la consulta participaron representantes de poblaciones clave, de organizaciones civiles, responsables de programas de salud y funcionarios de ONUSIDA. El evento contó con dos bloques de participación con diferentes puntos de ideas por cada participante. El primer segmento se centró en el uso de las estrategias propuestas por ONUSIDA y su continuidad en el tiempo. En el segundo bloque las intervenciones se centraron en una respuesta al VIH pensada desde las poblaciones clave y los retos que esto representa.

La consulta en América Latina y el Caribe para la actualización 2016-2021 de la estrategia de ONUSIDA continúa durante este mes y finalizará en la reunión de Ginebra en abril próximo.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.