El encuentro con la sociedad civil organizado por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México convocó a unas 150 personas y a pesar de tener lugar un mes antes de la sesión de Nueva York donde se discutirán los 17 objetivos y 169 metas de desarrollo mundial, no tuvo un formato claro y estuvo marcado por una participación general más parecida a una lluvia de ideas que a un proceso de consulta formal.

Al evento, realizado el 27 de febrero pasado, acudieron María Angélica Luna Parra, directora del Instituto Nacional de Desarrollo Social (INDESOL); el jefe de la oficina de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Presidencia, Gabriel Rivera Conde; el director de Temas Globales de la Secretaría, Roberto Dondich; Matilde García, directora de Vinculación con las Organizaciones de la Sociedad Civil de la Secretaría y la senadora Angélica Araujo de la Comisión de Relaciones Internacionales. A pesar de ser catalogada como una reunión prioritaria, el canciller José Antonio Meade no asistió.

El representante de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Gómez Robledo, mencionó que “para México es esencial que el trabajo de negociación garantice la participación plena de la sociedad civil organizada”. El énfasis del gobierno ha sido que la agenda se centre en la persona, en concordancia con el Plan Nacional de Desarrollo, ya que sin una perspectiva de inclusión social “quedaremos cortos” en los nuevos objetivos de desarrollo del milenio porque no se podrá garantizar que tenga un efecto transformador de las condiciones de vida de las personas, con especial atención a las poblaciones en situación de vulnerabilidad en todos los países, desarrollados y en desarrollo.

Sin considerar la realidad nacional, Gómez Robledo destacó que México hace hincapié en el tema de gobernanza, seguridad y justicia para garantizar la participación, la transparencia, la rendición de cuentas y la eficacia institucional.

El año pasado hubo un número importante de foros y encuentros para conformar la visión del informe del panel de alto nivel. En esta etapa, la última y crucial, el gobierno mexicano se enfocará en definir los mecanismos de participación con la sociedad civil en un ejercicio de corresponsabilidad para definir una agenda que se traduzca en mejores políticas públicas.

María Angélica Luna Parra, responsable del INDESOL, mencionó que es fundamental incluir los temas sociales desde una visión de responsabilidad global, especialmente de los países desarrollados, sobre todo en una época de migración. Destacó la importancia de permanecer atentos para no dar pasos atrás en los logros conseguidos en las distintas agendas de derechos e igualdad. Animó a las organizaciones civiles a manifestar qué temas no están siendo cubiertos por las políticas sociales, tales como el tema del cuidado, la trata, la violencia, a “ser puentes de lo que sucede con una visión de justicia y corresponsabilidad”. Luego de su intervención se disculpó por no poder quedarse a escuchar al resto de los participantes.

Es importante recordar que la Agenda Post 2015 se conforma por: a) la declaración política que acompañará la Agenda; b) los objetivos y metas de la Agenda que se establecieron en los objetivos de desarrollo sostenible (ODS); c) la reunión para el financiamiento para el desarrollo en Addis Abeba en julio de 2015 y d) la Cumbre de Alto Nivel de septiembre de 2015.

Las prioridades que el gobierno de México ha mantenido durante las negociaciones son: inclusión social y económica como eje rector de los ODS; la medición de la pobreza multidimensional que quedó reflejada en la meta 1.2; la perspectiva de derechos humanos; la igualdad de género; el estado de derecho y gobernanza como base del desarrollo sostenido; el reconocimiento a los derechos de los migrantes; la interrelación de desarrollo económico, social y medioambiental; la capacidad para lograr indicadores desagregados (a pesar de que sabemos que la mayoría de los países no tiene la capacidad de reportar), incluyendo la creación de indicadores regionales con países con niveles similares de desarrollo. Asimismo, la importancia de tener un mecanismo de seguimiento a la implementación.

La oficina de Presidencia mencionó que México tiene cuatro bases fundamentales para lograr implementar los ODS: el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), organismo sólido y autónomo del poder político; el Comité Técnico Interinstitucional, encabezado por la oficina de Presidencia; un sistema en línea que tendrá los indicadores de los ODS actualizados; y una sociedad civil, academia y medios de comunicación muy participativos.

Las y los representantes de la sociedad civil participaron a pesar de la falta de estructura mencionando que México ha tenido un liderazgo importante en el proceso y que ha estado abierto a la participación de la sociedad civil en las negociaciones de Nueva York. Las principales preocupaciones que se expresaron fueron garantizar la participación significativa de la sociedad civil en el proceso, garantizar que la evaluación de la implementación sea desde una perspectiva autónoma incorporando a la sociedad civil y la academia, y garantizar el financiamiento global y nacional y los medios de implementación.

La maestra Laura Becerra Pozos, directora de Equipo Pueblo, organización que pertenece a la campaña Beyond 2015 de América Latina, expresó que “la reunión es importante porque informa sobre la participación del gobierno mexicano en Naciones Unidas y porque expresa su interés por trabajar con sociedad civil”. Sin embargo, acotó que “no se puede decir que se recogieron propuestas, sino más bien las preocupaciones, que aunque fueron recibidas por las personas que van a las negociaciones y han sido sensibles, la campaña Beyond 2015 ha insistido en la necesidad de tener reuniones periódicas con una metodología clara de consulta”.

La CEPAL y la SRE mencionaron el ejercicio de alineación regional que se decidirá en una reunión regional con CEPAL en el primer semestre del 2016, y que la evaluación de la implementación de los ODS será a través de informes temáticos y de desarrollo humano del PNUD, con el Foro Político de Alto Nivel ECOSOC para orientar a los países en la implementación. Mencionaron que el financiamiento y medios de implementación son el mayor desafío.

La maestra Becerra coincide en que la construcción junto con la sociedad civil de los indicadores y el problema de los medios de implementación -específicamente los presupuestos nacionales y la cooperación internacional- son el mayor desafío para garantizar la transparencia y la rendición de cuentas después de la definición de la Agenda Post 2015 a nivel nacional.

Más información sobre la Agenda Post 2015 aquí.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.