Lucy Esquivel de la Red de Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe (RedTraSex), Nadia Tévez de la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (RAJAP) y Mirta Moragas de la Convención Interamericana por los derechos sexuales y derechos reproductivos de Paraguay conversaron con Corresponsales Clave durante ELLA 2015 y dieron sus impresiones sobre el encuentro.

CC: ¿Cuál es su mirada sobre el segundo Encuentro Latinoamericano de Mujeres ELLAS 2015?

Lucy Esquivel, Redtrasex.

Lucy Esquivel (LE): Considero  muy bueno el encuentro porque cada participante ha venido con su propia agenda y en este evento se entrecruzan desde una mirada constructiva y participativa. Si bien las necesidades son diferentes lo que se intenta es unificar para poder incidir políticamente.

Nadia Tévez (NE): Principalmente me deja muda por la diversidad cultural, mujeres hermosas y contando sus propias experiencias. Es importante la participación de jóvenes y adolescentes, así como de jóvenes positivos. Cuesta mucho que las mujeres se empoderen y se junten.

Mirta Moragas (MM): Es un espacio interesante de mujeres más amplio y no solo un espacio feminista, que nos permite encontrarnos a mujeres de diferentes países de América Latina y el Caribe, que tampoco tenemos grandes diferencias

CC: ¿Qué le aporta a sus organizaciones la participación en este espacio?

LE: Para nosotras las trabajadoras sexuales es un logro el estar participando activamente por segunda vez. Incluir en diversas mesas el tema del trabajo sexual como un derecho y la diferencia entre trata de personas y trabajo sexual.

NT: Más que logros emergentes, y contar una experiencia de trabajo. Aunque no está incluido el tema de adolescentes y jóvenes sí lo está el de las mujeres con VIH, donde también hemos tenido la oportunidad de aportar desde nuestras experiencias.

MM: Es una oportunidad para para hacer conocer la campaña, abrir nuevos espacios para debatir sobre la invisibilidad de los derechos humanos de las mujeres lesbianas y bisexuales, la diferencia entre trabajo sexual y trata de personas, y la situación de las mujeres con VIH.

Nadia Tévez, RAJAP.

CC: ¿Cuáles son los desafíos?

LE: Uno de los grandes desafíos que tiene la RedTraSex es que el trabajo sexual sea considerado como un derecho laboral, como un derecho humano, y la presentación de la ley (de regulación laboral del trabajo sexual) en la región. Que no nos persigan como delincuentes porque estamos en contra de la trata de personas, a favor del trabajo sexual ejercido libremente. Hay que desmitificar la asociación entre trata de personas y trabajo sexual: una cosa es que yo sea una trabajadora sexual libre y autónoma, libre de escoger, y otra cosa es la trata de persona, ejercida contra mi voluntad. Lograr una ciudadanía política a nivel regional, que se respeten los derechos de las mujeres trabajadoras sexuales, que no se toque el Consenso de Montevideo.

NT: Considero como algo pendiente del segundo encuentro la inclusión en la agenda de la situación de adolescentes y jóvenes con VIH, para empoderarnos. El primer paso es la participación, ser adherentes a la vida, como decía Mariana Iácono.

MM: El desafío en general para todas las mujeres es el avance de derechos y garantías en países como Paraguay, donde no existen normativas que defiendan los derechos de las mujeres así como en otros países, donde sí existen normativas y no se cumplen. Es decir, se debe seguir trabajando en incidencia política para el cumplimiento de los derechos humanos de las mujeres.

CC: ¿Les gustaría hacer alguna recomendación?

Mirta Moragas, Convención Interamericana por los derechos sexuales y derechos reproductivos de Paraguay (imagen: Diario ABC).

LE: Que unifiquemos esfuerzos para lograr una agenda común regional, porque la división nos hace débiles. La lucha por los derechos humanos de todas las personas debe ser igual y entender que el feminismo es una lucha constante por la igualdad de condiciones para ejercer libremente nuestros derechos sexuales y derechos reproductivos.

NT: Utilizar el arte como algo innovador porque nos permite llegar a muchas personas. Por medio de una batalla cultural juntar las diversas agendas y coordinar a las organizaciones en una comunicación cultural.

MM: Se tomaron temas como el racismo y las personas LGBTTI pero no como mesas. Se deben analizar los conceptos, visibilizar más los temas transversales, ofrecer el espacio para que tengamos otras miradas, que todas participemos de los espacios y entender mejor los temas en discusión. Por ejemplo, a mí me hubiera gustado participar en la mesa sobre mujer y VIH para aprender de ellas.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.